Massa, el MPN y la interna que falta





La fecha para la segunda interna se anunciará el 9 o 10 de septiembre, cuando Omar Gutiérrez asuma su tercer mandato al frente del partido.


Solo 20.800 afiliados estarán convocados a votar en las internas del Movimiento Popular Neuquino para renovar autoridades en seis seccionales. Al final no hubo acuerdo para una lista de unidad en los órganos provinciales, pero la Azul y Blanca de Guillermo Pereyra no presentó competencia y dejará que la Azul quede al mando nuevamente.

Algo bueno, evalúan, porque evitará movilizar por dos a los 98.000 que integraban el padrón, ergo, el hastío cuando toque el turno de elegir candidaturas en noviembre. La fecha definitiva para esa interna se anunciará el 9 o 10 de septiembre, en el momento en que Omar Gutiérrez asuma su tercer mandato al frente del partido.

El MPN quedará, otra vez, encabezado por una dirigencia exclusivamente masculina. La distribución paritaria que obliga la ley permitió la incorporación de dos mujeres en los segundos puestos: Gloria Sifuentes en la Junta de Gobierno, repitiendo el cargo que ocupó este año tras la renuncia de Pereyra, y Ana Pechen en la Convención que presidirá Jorge Sapag.

Las nóminas no son las que definen qué cargo en la estructura ocupará cada postulante, pero hay cierto acuerdo para que ambas retengan ese lugar en la fórmula definitiva. Son justamente dos a quienes les asignan chances (o aspiraciones) de ir por la vicegobernación junto a Marcos Koopmann: en un caso a fuerza de promoción militante y, en el otro, por resultado de buena imagen y antecedentes.

En la seccional primera, la cara del consenso terminó siendo Germán Chapino, un diputado más de la rosca que de la actividad legislativa, cercano al secretario general de CALF, Darío Lucca. Para la carrera de la capital se había largado la subsecretaria de Juventudes, Natalia Garay, quien el jueves a la noche agradeció al gobernador haberla dejado como candidata 20 de la Junta de Gobierno.


Hay desconfianza en el sector Azul de que el propio Sergio Massa sea uno de los principales sponsors de la candidatura de Rolando Figueroa.


Mejor le fue a Daniela Sifuentes, quien había reservado el color turquesa, pero que terminará siendo parte del equipo de Chapino, probablemente en la secretaría de Acción Política que le permitirá ser la cara de la seccional en el trabajo con los barrios.

La interna del MPN fue apenas un capítulo en una semana donde predominó la agenda petrolera y Neuquén pudo, otra vez, sacar porte de perro grande frente a un país que no logra salir del lugar de pequeño.

La visita del ministro de Economía de la Nación, Sergio Massa, dejó definiciones esperadas y deslució al Frente de Todos local, que quedó desdibujado frente a un MPN que se llevó las menciones, los abrazos y los besos con ruido del tigrense.

A Sapag le tocó un virtual cargo de consejero en la nueva estructura y, a Gutiérrez, las medidas que no había conseguido del renunciado Darío Martínez. “Todo lo que teníamos pendiente el ministro lo ha anunciado”, destacó en la conferencia que brindaron en la Argentina Oil&Gas Patagonia. Un poco al margen quedó el precandidato Koopmann, quien pese a los esfuerzos de campaña todavía no logró sumar millas en los despachos de Buenos Aires.

Quien sí las tiene, y en cantidades que algo desvelan al oficialismo, es el diputado nacional Rolando Figueroa. Massa lo nombró tres veces durante su discurso, lo recibió con calidez cuando se encontraron en el pasillo y lo invitó a ser parte de la comisión legislativa que trabajará en las nuevas medidas para Vaca Muerta.

Figueroa dijo horas más tarde a Energía On que estaba seguro de que en cuatro años la provincia iba a estar mejor. “Vamos a tener una propuesta política superadora que va a transformar Neuquén”, afirmó con una euforia poco habitual para sus entrevistas.

Hay desconfianza en el sector Azul de que el propio Massa sea uno de los principales sponsors de Figueroa y el colchón sobre el cual pueda caer el dirigente si no encuentra lugar en la interna de candidaturas que falta.

Algo como “si no soy yo ustedes tampoco”: una división por cuatro en el 2023 podría ungir como gobernador a cualquiera con la suerte suficiente de alcanzar un 28%.


Comentarios


Logo Rio Negro
Massa, el MPN y la interna que falta