Otra de espías, esta vez con Irán

Científico nuclear iraní regresa tras denunciar “secuestro” por parte de EE. UU.





AP

BERLÍN (DPA) – El caso es digno de una película de espionaje, al igual que el de hace diez días envolvió a EE.UU. y Rusia. Por lo menos, en la versión que el científico nuclear iraní Sharam Amiri, recién liberado en Estados Unidos tras un año de cautiverio, dio a los medios de su país. Según el testimonio brindado hace algunas semanas en la televisión nacional iraní, Amiri fue secuestrado en Arabia Saudí por la CIA, el servicio de inteligencia norteamericano, para ser forzado en Estados Unidos a hablar sobre su trabajo. Después de ser mantenido prisionero durante un año en el estado de Arizona, el científico consiguió huir, para llegar de alguna manera a Washington, a miles de kilómetros de distancia. Ahí encontró refugio en la embajada de Pakistán, que representa los intereses iraníes en Estados Unidos. Luego, el Ministerio de Exteriores persa logró su liberación. Desde Washington, en cambio, se cuenta una versión muy distinta. “Sharam Amiri estaba por voluntad propia en Estados Unidos. Y se puede ir cuando quiera”, dijo el martes la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, justo antes de que el científico abandonase el país. Otras fuentes del gobierno norteamericano hablaron incluso de que el ex empleado de las autoridades nucleares iraníes había traicionado a los suyos y cooperaba con la CIA. “Fui engañado en Arabia Saudí para que me suba a un auto, luego fui amenazado y sedado. Cuando me desperté estaba en un avión rumbo a Estados Unidos”, sostuvo en cambio Amiri en la televisión persa. Para muchos expertos, sin embargo, la versión norteamericana es más verosímil. Entre otras cosas porque no parece plausible que un iraní que no conoce el país pueda escapar de una cárcel en Arizona y llegar a la lejana Washington. Varios exiliados iraníes parten por ello de que es cierto que Amiri se cambió de bando y que colaboró con la CIA. Y estiman que la familia del científico en Irán fue puesta bajo presión para conseguir su regreso. Amiri llegó anoche a Qatar después de haber afirmado que aclarará, en Irán, las circunstancias de su “secuestro” por los servicios secretos de EE.UU. Su llegada a Irán está previsto para hoy, según el ministerio iraní de Relaciones Exteriores. “Una vez en Irán, aclararé las alegaciones de la prensa extranjera y del gobierno estadounidense, que han dañado mi reputación”, declaró Amiri al canal iraní Press-TV. Amiri dijo que, cuando realizaba una peregrinación, “uno de los hombres me apuntó con una pistola. Me inyectaron y cuando me desperté me encontraba en un avión militar”, añadió. En Estados Unidos, afirmó, “sufrí presiones psicológicas enormes. Me presionaron para que presentara documentos a la prensa estadounidense (…) y dijera que me había refugiado en Estados Unidos por mi propia voluntad y que había traído conmigo esos documentos”. Añadió que se negó pese a que le ofrecieron dinero. Según él Israel planeaba encerrarlo en “cárceles secretas”.

El polémico científico podría ser doble o triple agente de espionaje.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Otra de espías, esta vez con Irán