Parir en cuarentena: hubo 17 nacimientos en el Castro Rendón de Neuquén

Cambió la atención durante la pandemia de Covid-19: los turnos se dan más espaciados, se permite el acompañamiento de una persona durante el parto y se restringe la cantidad y la duración de las visitas.



La comunicación entre quienes están cursando un embarazo y el plantel médico se hace a través del teléfono, mail y Facebook. Foto Florencia Salto.

La comunicación entre quienes están cursando un embarazo y el plantel médico se hace a través del teléfono, mail y Facebook. Foto Florencia Salto.

Lorena Tonk se prepara para parir durante la pandemia de Covid-19 a su primer hijo: Santino. Tiene 27 años y cursa un embarazo de 36 semanas. Es jueves y espera su turno para ser atendida en el hospital Castro Rendón, donde en promedio ocurren 1.100 nacimientos anuales y cuenta con el servicio de neonatología de mayor complejidad de la provincia. “No nos han abandonado”, insistió.

“Hace dos semanas me tocó el último control, que alcancé a atenderme en el consultorio normal. La doctora ahí ya me comentó los cambios que iban a haber con respecto al modo de atención. Todas las dudas iban a ser por guardia, a mí me citaron para hoy. Estoy tranquila, son más ansias las que tengo”, afirmó la joven, cuya fecha de parto es el 18 de abril. Ya le anticiparon que las visitas serán restringidas, por lo que su familia y amigos conocerán al bebé por videollamada. El distanciamiento es sólo físico.

Desde el 20 de marzo, cuando comenzó el aislamiento obligatorio, hasta el 1 de abril nacieron 17 niños y niñas en el Castro Rendon. El plantel se puso en contacto con las embarazadas de bajo y alto riesgo y pautó tres formas de comunicación, ya que se limitó la circulación por el edificio: a través de la línea 4490844 de 9 a 13 horas, por la cuenta de Facebook del servicio de obstetricia, y por correo electrónico: obstetriciahpn@hotmail.com.

Si bien hay restricciones de circulación en el hospital, los controles de embarazo no se suspenden. Foto Florencia Salto.

“Estamos generando un protocolo de control de embarazo en pandemia. La idea es que durante este tiempo podamos turnar y arreglar con la gente del laboratorio: entonces la paciente que viene va al laboratorio, se hace la ecografía y tiene su control. En una sola visita podemos resolver las tres cuestiones. Lo que necesitamos lograr es eso: que la paciente venga una sola vez”, explicó María Inés Martínez, jefa de obstetricia del hospital.

La evidencia hasta el momento indica que las mujeres y personas gestantes no son grupos de riesgo de Covid-19 (ver aparte).

Martínez aseguró que los partos se hacen de la misma manera. “Lo que se ven disminuidos son los acompañantes, se exige uno solo porque la paciente tiene derecho a estar acompañada. Las visitas se restringieron a una sola hora, una sola persona”, agregó.

Las circunstancias en que se recomienda que una embarazada vaya a la guardia en este momento son: cuando presenta contracciones uterinas frecuentes durante al menos dos horas seguidas, si está en fecha probable de parto; contracciones uterinas antes de los nueve meses; cualquier accidente que necesite controlar el estado del bebé; pérdida de líquido y/o de sangre por genitales externos; ausencia del movimiento del bebé; picazón intensa en el cuerpo; dolor fuerte de cabeza, nuca o visión borrosa, ante caídas.

“No es que nos hayan dejado de atender, no es que nos hayan soltado la mano. No, todo lo contrario. También es para destacar eso”

Lorena Tonk tiene 27 años e ingresó en la semana 36 de gestación.

Embarazo y coronavirus

*El ministerio de Salud de la Nación informó que no se ha demostrado  transmisión transplacentaria del Covid-19, ni a través de la lactancia. Las mujeres y personas gestantes y los recién nacidos no son población de riesgo.

*Esto es una diferencia central, por ejemplo, si se lo compara con la Gripe A (H1N1). De hecho la vacuna está indicada en personas embarazadas.


Comentarios


Parir en cuarentena: hubo 17 nacimientos en el Castro Rendón de Neuquén