Peligran las clases en once escuelas rurales

Así lo revela ATEN en un relevamiento realizado en escuelas del sur de la provincia. Faltan sólo 10 días para el inicio del ciclo lectivo.



NEUQUEN (AN).- A 10 días de iniciarse el ciclo lectivo en escuelas rurales, hay al menos once establecimientos para los que el inicio de clases es una incógnita. Los problemas fueron constatados por el gremio ATEN, en la zona sur de la provincia, y son la falta de gas, la imposibilidad de acceso por el mal estado de los caminos, y las obras inconclusas.

El gremio informó que a través de una resolución, el Consejo Provincial de Educación (CPE) decidió trasladar el comienzo de la actividad para el lunes cuatro de septiembre, con el argumento de que las condiciones climáticas no permiten el normal funcionamiento de las escuelas del interior de la provincia.

Hoy, el secretario de la rama primaria de ATEN, Alejandro García, ofreció un relevamiento que da cuenta de las condiciones en que están los establecimientos ubicados en la zona sur de la provincia. En el gremio creen que la situación puede ser peor, pero hasta el momento no pudo constatar las condiciones del resto de las escuelas.

Para la realización del informe se tomó la palabra de los directores de los centros educativos, que trataron de acceder a las instalaciones en los últimos días y no pudieron hacerlo. El listado lo integran la escuela 43 de San Ignacio, la 320 de Costa de Catan Lil, 242 de Huilqui Menuco, 317 de Confluencia del Malleo, 231 de Aucapan, 287 de Nahuel Mapi Abajo, 306 Nahuel Mapi Arriba, 319 Aucapan Abajo, 308 de Quñe Pehuen, 222 Chiquilihuin y la 252 de Paimun.

“Se hace imposible llegar por el estado de los caminos, y los directores nos dicen que ni los municipios ni Vialidad provincial comenzaron a despejarlos. Hace falta remover la nieve acumulada, y canalizar arroyos que crecieron durante los últimos días”, dijo García ayer, tras dar a conocer el informe. Otro de los inconvenientes denunciados por el gremio ya ocurrió el año pasado, y es la falta de gas.

“No llegaron los tubos de reposición. Si mejoran los caminos, surge este problema adicional: no se puede calefaccionar los establecimientos y tampoco se va a poder cocinar”, dijo García. Según afirmó, en muchas escuelas el pedido de reposición de los “zepelines” con gas se hizo entre mayo y junio. Es el caso de las escuelas 43 de san Ignacio, 222 de Chiquilihuin, 306 Nahuel Mapi Arriba, 308 Atreuco Arriba.

En algunos establecimientos se estaban realizando obras de ampliación requeridas desde el año pasado, que fueron detenidas también por falta de gas. “Sucede que los obreros se quedaron para realizar los trabajo, y tuvieron que consumirlo”, dijo García. Sucedió en la 308 (se agregaban más aulas), en la 222 (cosntrucción de un jardín de infantes) y en la 43 (un aula y un comedor).

 


Comentarios


Peligran las clases en once escuelas rurales