Perdió el ojo de un balazo

NEUQUEN (AR).- Un confuso episodio terminó con un hombre que salvó milagrosamente su vida tras recibir tres balazos, y muchos interrogantes para determinar qué fue lo que originó el ataque.

El herido, de unos 45 años, se encontraba en un Fiat Uno, cuando aparentemente -y por causas que se desconocen- recibió tres balazos. Uno de ellos le provocó la pérdida de un ojo, aunque el proyectil presentó orificio de entrada y salida, y por milagro no afectó órganos vitales.

"La bala salió a dos centímetros del cerebro", señaló ayer uno de los médicos que atendió al herido al noticiero de Aire Noticias. Los otros dos balazos, la víctima los recibió a la altura de la cadera y en una pierna. Este último también presentó entrada y salida.

Pero lo más llamativo, es que con las graves heridas sufridas, la víctima habría caminado alrededor de 30 cuadras, hasta llegar a una estación de servicios donde fue auxiliado.

Según los primeros datos que tienen los efectivos de la comisaría Segunda, el damnificado fue abordado por varias personas mientras estaba en su auto, y lo balearon aparentemente durante un intento de asalto.

El vehículo fue secuestrado por la policía, y mostraba en varios de sus cristales los impactos de arma de fuego que luego hirieron al conductor.

Se confirmó que el baleado estuvo en todo momento lúcido y no presenta complicaciones neurológicas, mientras que la policía trata de dar con los autores.


Comentarios


Perdió el ojo de un balazo