Peruzzi: "Roca tiene la escala humana ideal para vivir bien"

El destacado psiquiatra subraya las particularidades que convierten a esta ciudad en amigable y justa para vivir.

“Roca no es una urbe ni es un pueblo”: esa dimensión la vuelve más que atractiva para vivirla día a día, con intensidad. Esto es lo que le pasa a Santiago Peruzzi (49), psiquiatra, al analizar a su ciudad natal en este nuevo aniversario de su fundación.

Marchó a los 17 a La Plata a estudiar medicina y volvió a los 26 recién recibido. “Al regresar trabajé seis meses en el hospital de Ingeniero Huergo hasta el día que un compañero de trabajo que se llamaba César, médico generalista, me dijo: “acá lo que faltan son especialistas, ándate a estudiar afuera”. Me fui a hacer psiquiatría de adultos en Mar del Plata. Al terminar cuatro años después nuevamente estuve tentado en regresar a Roca; fue entonces que tuve otra charla con otro médico que en ese momento trabajaba como psiquiatra, Luis Di Giacomo, quien me aconsejó: “no te quedes solamente con la psiquiatría, hay que tener una orientación dentro de la especialidad”. Eso y otras cosas me empujaron a irme a Barcelona donde viví 10 años. Allí me especialicé en psiquiatría infantil, hice máster y posgrado en psicoterapia psicoanalítica infanto-juvenil en la Universidad de Barcelona”.


Santiago Peruzzi subraya la espacio vital que ofrece Roca para que cada uno de sus ciudadanos pueda desarrollar todas sus potencialidades. Foto "Río Negro"

A los 41 años se encontraba trabajando como coordinador de un centro de salud mental infantojuvenil, incluido en la red de atención pública española. Estaba bien económica y profesionalmente en el lugar que deseaba estar pero el nacimiento de su hijo Astor fue lo que lo empujó a regresar a Roca. “La idea de que mis hijos crezcan en otro país y me hablasen en catalán nunca me gustó”, comenta.

Piensa que “Roca tiene una amplia ventaja respecto a otras ciudades. La cantidad ideal de habitantes: no es una urbe ni es un pueblo. Los tiempos de traslados, la presencia de un polo de salud atractivo y el aire puro que aún se respira son algunos de los tantos valores que hoy, por suerte, están en alza. La calidad de vida también se mide con índices subjetivos; para mí lo importante es el tiempo que uno dedica a la familia, el espacio vital que te ofrece la ciudad...”.

“Mudarnos de Barcelona a Roca no fue fácil, sobre todo convencer a mi mujer que es de Buenos Aires, aunque nos conocimos en España. Pero cuando vimos ese equilibrio entre la posibilidad de hacer vida de familia con un desarrollo laboral acorde con nuestras experiencias no lo dudamos”, agrega. Barcelona es muy linda para vivirla como turista; "pero para vivirla en el día a día como su habitante es fatal".


"Tener a pocos minutos del centro de la ciudad un entorno natural único es algo a lo que uno ya no renuncia a cierta altura de la vida", asegura Santiago Peruzzi a "Río Negro". Foto: "Río Negro"

Enfocado en este momento de la ciudad, en tiempo pandémico, Santiago afirma que “desde el punto de vista de la salud mental hay una alta demanda de atención y una falta de profesionales psiquiatras especialistas que tengan experiencia. Hace siete años que vivo en Roca y claramente la demanda ha ido en aumento y tiene que ver con las consecuencias mentales que deja la pandemia. Hace seis meses que estoy trabajando en el servicio de Pediatría del hospital de Roca, donde he descubierto personas comprometidas y creativas ante la falta de insumos y de dificultades de un sistema de salud público muy exigido”.

A la gente de Roca le interesa Roca, dice como un slogan. “Es una ciudad con mucho arraigo. Tenemos la cuota de narcisismo necesaria para poder cohesionar y hacer de esta una ciudad aún mejor para vivir. No existe charla de café ni reunión social en donde todo el mundo aporte ideas. Por ejemplo que a la ciudad le faltan bicisendas es algo que escucho permanentemente”.

-¿Qué te sigue gustando de la ciudad?

- Que el cielo tenga colores intensos, su aire puro, que uno pueda alejarse 10 cuadras del centro y sentir que no hay bullicio. Que existan sábados con una gastronomía y una oferta cultural interesante y domingos donde parezca un pueblo donde dormir una siesta silenciosa es posible. Mis hijos, aún juegan en la vereda.

En el ámbito médico existen muchos profesionales que vienen de otras ciudades del país descubriendo una mejor calidad de vida y de desarrollo profesional, asevera. “Esto convierte a Roca en un lugar interesante a desarrollar a nivel médico pudiendo ser un polo aún mayor de atracción, de generación de recursos y respuestas a una demanda de Salud que será cada vez mayor. Escucho a mis colegas y amigos que tengo en Barcelona que los gobiernos europeos están invirtiendo mucho y mejor en salud después de la lección que deja esta pandemia”. En este punto, asevera: “debería plantearse seriamente una política de inversión en el sector público de salud; nuestro hospital está rezagado con respecto a otros de la región”.

Es una ciudad con mucho arraigo. Tenemos la cuota de narcisismo necesaria para poder cohesionar y hacer de esta una ciudad aún mejor para vivir.

Santiago Peruzzi, psiquiatra

“Roca está en un momento donde, a mi entender, debería mejorar la infraestructura sin que eso implique seguir creciendo en habitantes. Existen grandes ciudades europeas conocidas con muy buena calidad de vida que son más chicas inclusive que Roca”, afirma.

-¿Qué le aportás a Roca?

-Mi aporte tiene que ver con la posibilidad de que cuente con un especialista en psiquiatría infantil, cosa que anteriormente a mi llegada no existía en Roca, debiéndose trasladar a otras ciudades quienes lo precisaban. En el hospital soy el único especialista en psiquiatría infantil en el Alto Valle de Río Negro.


Comentarios


Peruzzi: «Roca tiene la escala humana ideal para vivir bien»