Pese a las importaciones, faltará
el gas para las industrias

La empresa controlada por el Estado gastará <br />u$s 1.689 millones. La producción local mantiene <br />un ritmo creciente, pero aún no es suficiente.



#

En la región las principales instalaciones afectadas serán las que están relacionadas a la industria del jugo y las cerámicas.

El gobierno nacional, a través de Enarsa, confirmó que continuará importando gas para garantizar el consumo domiciliario durante los meses más fríos. Sin embargo, tal como ocurre desde hace años, el abastecimiento no estará cubierto para el sector industrial. El titular de la empresa estatal, Hugo Balboa, anticipó que las compras totalizarán un monto de u$s 1.689 millones y que parte de lo adquirido llegará desde Chile.

De acuerdo a la presentación que encabezó Balboa ante la prensa, el gobierno tiene previsto ingresar entre los meses de junio y agosto fluido desde Bolivia por u$s 317 millones, a través de los puertos de Bahía Blanca (u$s 342,8 millones) y Escobar (u$s 342,8 millones) y pagará u$s 82 millones por lo que llegue desde territorio chileno.

“El suministro está garantizado, no creemos que haya problemas en la demanda prioritaria que es la del gas domiciliario. Pero también depende mucho de las temperaturas ambientes y eso no lo podemos regular”, explicó Balboa.

A la importación de este hidrocarburo, debe sumarse la llegada de gasoil, requerida por la mayorista del mercado eléctrico Cammesa, por u$s 621 millones. Con este volumen de combustible se busca asegurar la demanda para las centrales de generación eléctrica.

Desde Nación reconocieron que el suministro de gas no está garantizado para la industria. Se trata de una maniobra que se utiliza desde hace años para priorizar el abastecimiento domiciliario, cuando llegan los días más fríos. En la región esta medida afecta centralmente a la industria juguera y a las cerámicas que por el alto consumo de sus hornos, quedan dentro de las restricciones.

Los precios que pagará Enarsa este año muestran una gran dispersión. El fluido de Bolivia será el más barato que ingresará al país con un precio de u$s 4,94 para el millón de BTU. Sin embargo desde el gobierno boliviano ya anticiparon que no podrán cumplir con las metas contractuales acordadas. El gas que ingrese por Bahía Blanca (GNL) le costará al Estado u$s 6,98, mientras que por el chileno –que llegará vía el gasoducto GasAndes– se desembolsarán u$s 8,07.

Balboa indicó que pese al precio que se pagará por el fluido que vendrá desde Chile, si no se contara con esa opción los costos totales incrementarían en u$s 41 millones.

Pese a que la producción nacional de gas viene creciendo de la mano de los no convencionales, el ritmo no es el esperado: la extracción acumula un 3,7% en los últimos 12 meses. El gobierno nacional aseguró, a partir del 2018 , un precio de u$s 7,5 para el millón de BTU con el que busca acelerar las inversiones. Según las últimas estimaciones oficiales, el país podría prescindir de las importaciones en un plazo no inferior a los cinco años.

En números

Datos

u$s 8,07
es lo que se pagará por el gas que se importará desde Chile. Es el precio más alto que desembolsará Enarsa.
u$s 621
millones destinará el gobierno nacional para la compra extranjera de gasoil.
u$s 41
millones es el ahorro que asegura Nación obtendrá al contar con el gas chileno. Es por cuestiones de capacidad y contratos en los puertos.

Comentarios


Pese a las importaciones, faltará el gas para las industrias