Piden la exclusividad del juez Torres

A dos meses del crimen de Del Frari. Scilipotti asegura que sólo hay indicios.

CIPOLLETTI (AC).- Pablo Scilipotti, el marido de Diana Del Frari, dijo ayer que pedirá que el juez Juan Torres continúe trabajando en forma exclusiva en la causa "un tiempo más", porque ve que aún no han aparecido elementos como para encaminar la investigación.

Por resolución del Superior Tribunal de Justicia, Torres y la fiscal de la comisaría judicial de Cipolletti Alejandra Berenguer, fueron abocados a la investigación del crimen. El plazo acordado por resolución vencería a fin de mes. "Voy a seguir pidiendo que se quede en la zona y que continúe como hasta ahora dedicándose a los casos que le asignaron en su momento, porque evidentemente acá falta mucho. Hay que seguir trabajando duro como todos los días, porque ya pasaron dos meses y todavía no se llegó a ningún puerto concreto", argumentó.

Ayer se cumplieron dos meses del crimen de la kinesióloga cipoleña. Poco después de las 20,30 los familiares y amigos de la víctima se reunieron frente a su consultorio para elevar una oración en su memoria.

Antes de que comenzara la ceremonia religiosa, Sicilipotti le comentó a "Río Negro" que el expediente ya tiene 6 cuerpos, unas 1.200 fojas y más de 100 testimonios, además de algunas pericias. Sin embargo, dijo que aún no se vislumbran datos concretos que conlleven a imputar a alguna persona en el crimen. "Se sigue trabajando y se han incorporado algunas declaraciones y pericias, pero no ha habido nada trascendente. Hasta ahora solamente hay pericias e indicios", mencionó.

Los últimos estudios realizados los efectuó el personal de Criminalística de Neuquén y estuvieron relacionados con algunos rastros que aparecieron en el consultorio en su momento, como manchas de sangre, por ejemplo. "Se analizan algunas fotografías para tratar de dilucidar cómo sucedieron los hechos", explicó Scilipotti. Pero aclaró que aún no puede evaluar los resultados.

Scilipotti es querellante en la causa, y por lo tanto tiene acceso al expediente. A pesar de estar en contínuo contacto con la justicia, asegura que no puede volcarse aún a una hipótesis. "Sigo con varias. Creo que como nos faltan un montón de pericias sería aventurado que eligiera alguna".

Lo único que mencionó es que en sus sospechas están incluidas tanto las personas que tenían alguna relación con Diana como desconocidas. Y no olvidó recordar que el día que asesinaron a su mujer "la comisaría Cuarta estaba autoacuartelada". Cree que este elemento es importante, porque "era como si ese día había zona liberada en Cipolletti".

Reveló que se recibieron llamados al 0-800 que se destinó al caso. "Algunos fueron bromas, otros denuncias en las que se imputaba a gente en distintos delitos y que fueron transferidas al juez de turno, y también hubo cuestiones que pueden llegar a servir, nada contundente", indicó.


Comentarios


Piden la exclusividad del juez Torres