Planteos por el aborto en Bariloche

Los hizo la defensora de menores. La intervención médica aún no se realizó

Archivo

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- A pesar de que la representante de la persona por nacer presentó un recurso de apelación para que nombren un tutor especial para la defensa del feto y pidió la nulidad de lo actuado y la inhibición del juez Martín Lozada por el principio de imparcialidad, la resolución de la Cámara del Crimen podría resultar abstracta si la operación ya fue realizada o se realiza en las próximas horas, tal como ocurrió con la interrupción de embarazo autorizado el año pasado en Viedma.

La defensora de Menores, Paula Bisogni, realizó la presentación ante Lozada apenas conocido el fallo que autoriza la interrupción del embarazo de T.F.N., y en su escrito objetó la intervención del juez en la excepcional solicitud y en la investigación de la presunta violación, pero no se expidió sobre el fondo de la cuestión. El juez Lozada elevó esas objeciones a la Cámara del Crimen y aguardará su decisión, que puede devenir en abstracta si el aborto se realiza antes.

Al igual que Bisogni, el fiscal Marcos Burgos pidió la inhibición del juez Lozada y la intervención de un tribunal de Familia, sin manifestarse sobre la cuestión de fondo, en tanto que el representante de los intereses de la menor abusada, el defensor Manuel Caferatta, consideró improcedente el pedido de autorización.

En este caso puntual y por haber sido requerida su intervención, Lozada autorizó el aborto para facilitar el acceso a la justicia, pero aclaró que ante esa solicitud no es necesario siquiera la denuncia, dejó en manos de los médicos determinar la urgencia o no de la operación, y en la voluntad de la menor someterse o no a ella, hasta el último momento.

La menor abusada, a juicio del psicólogo forense Oscar Benítez, presenta todas las características de comportamiento descriptas en 1983 por Ronald Summit y reunidas bajo la sigla SAASI (Síndrome de Acomodamiento al Abuso Sexual Infantil), fenómeno también descripto como “crimen secreto” o “cáncer moral”. Las etapas del fenómeno pasan progresivamente por “el secreto, la desprotección, el atrapamiento y la acomodación, la revelación tardía, conflictiva y poco convincente y por último la retractación”.

El menor abusado se encuentra atrapado en un “no contarás”, “es un secreto” y “queda entre nosotros”, y en la amenaza “si lo decís voy a matarte”, “voy a matar a tu mamá”, “se enojan con vos, porque vos lo provocaste”, “vos te lo buscaste”, o “todos los padres hacen esto con los hijos” o “lo hago por tu bien”. De esa manera, el abusador deja la culpa y la responsabilidad de proteger o mantener a la familia “unida” en las espaldas del niño abusado, y así se sintió la menor, que requirió la interrupción de su embarazo, pero quiso liberar a los abusadores de las sanciones que merezcan.

El juez Lozada elevó el planteo de la defensora de menores a la Cámara,


Comentarios


Planteos por el aborto en Bariloche