Las rutas “provinciales” que buscan Río Negro y Neuquén tendrían peaje

Los gobiernos avanzan con la redacción del documento que pedirá formalmente a Nación la administración de las rutas 22 y 151. Weretilneck aclaró que el cobro no se aplicaría para los habitantes de la región.

Río Negro y Neuquén presentarán “a lo sumo en diez días” su proyecto conjunto para que Nación les transfiera la administración de las rutas 22 y 151.

Así lo anticipó ayer el gobernador, Alberto Weretilneck, quien ratificó la idea de establecer un sistema público-privado para el mantenimiento de los caminos, abriendo la puerta a un esquema de peajes, pero orientados principalmente “a quienes usan las rutas y no son habitantes de Río Negro ni de Neuquén”.

El mandatario dijo que la intervención de los gobiernos provinciales en este momento se hizo inevitable, porque si no se lograron resultados favorables durante las cuatro gestiones nacionales anteriores, que hacían de la obra pública un eje central de sus proyectos, mucho peor será el saldo ahora, con una gestión que manifiesta abiertamente que el presupuesto del Estado no se usará para ese tipo de inversiones.

“Consideramos que vamos a perder los próximos cuatro años y el deterioro va a ser tan grande que será inviable la conectividad dentro y hacia fuera de Río Negro”, aseguró Weretilneck cuando fue consultado por Río Negro en Viedma.

El titular del Ejecutivo rionegrino había adelantado su mirada el miércoles pasado, cuando compartió una actividad en Neuquén con el gobernador, Rolando Figueroa. Ayer detalló que su colega neuquino “comparte nuestro análisis” y por eso “vamos a gestionar juntos, las dos provincias, el traspaso de las rutas que nos integran, esencialmente la 22 y la 151”.

“Los dos ministerios de Obras Públicas están preparando la documentación con las fiscalías de Estado y ni bien esté consensuada la propuesta la transmitiremos al gobierno nacional”, indicó Weretilneck, quien aseguró que todavía no hubo contactos con Nación.

Otra información, aportada por fuentes oficiales, indicó el fin de semana que el ministro de Obras Públicas, Alejandro Echarren, ya adelantó de manera informal el planteo a funcionarios nacionales y la primera reacción recibida fue lejana al entusiasmo.

No obstante, el gobernador insistió ayer en que “no va a haber nada mejor” que la provincialización de las rutas, “porque está claro que los gobiernos centrales no entienden la importancia que tienen para nosotros y tampoco le prestan atención”.

“La ampliación de la Ruta Nacional 22 es un trastorno para los habitantes de la región norpatagónica. Pasaron cuatro presidencias desde que empezó a transformarse en autovía desde Chichinales (Río Negro) hasta Arroyito (Neuquén): Néstor Kirchner, Cristina Fernández, Mauricio Macri y Alberto Fernández; y tampoco hay avances con Javier Milei”, recordó luego un comunicado oficial del Ejecutivo rionegrino.

“La parálisis y abandono acarrean el inevitable deterioro en diversos tramos que la tornan intransitable y un peligro para los 50 mil vehículos diarios que la circulan, sobre todo para el porcentaje que lo hace entre General Roca y Cipolletti”, finalizó ese documento.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora