Exclusivo Suscriptores

Rodolfo Aguiar: “Si le va bien a Milei, a todos nos va a ir muy mal”

El dirigente cumplió 100 días al frente de ATE Nacional. En una entrevista con RÍO NEGRO habló del rol del sindicalismo en el contexto actual, “la calle” como bandera de lucha, su relación con Weretilneck y la meta de que los salarios superen la línea de pobreza.

Rodolfo Aguiar tuvo en escalonado ascenso en el poder sindical nacional. De aquella delegación gremial en la sede de PAMI Roca que dejó a fines de 2011 para conducir a nivel provincial, llegó en 18 años de carrera a liderar ATE en todo el país, cargo que asumió el 6 de noviembre con un discurso de triunfo del “federalismo”, que ahora reivindica para enfrentar las políticas de Javier Milei, a quien considera un “enemigo” de los estatales y afirma: “No quiero que le vaya bien, porque si le va bien al Presidente, a todos nos va a ir muy mal”.

Aguiar fue 6 años delegado en PAMI, 8 secretario general de ATE Río Negro donde tuvo su primer enfrentamiento con la ley de disponibilidad que sancionó Carlos Soria ni bien asumió en diciembre de 2011. Los últimos 4 años secundó la conducción nacional de uno de los mayores gremios estatales del país. La confrontación es su estilo -incluso excesos que le valieron causas judiciales aún abiertas- e hizo de ella una premisa para el crecimiento del sindicato, que finalmente fue reconocido durante la gestión anterior de Alberto Weretilneck, con quien ahora retomó la buena sintonía para establecer el ansiado Convenio Colectivo de Trabajo.

En una entrevista con RÍO NEGRO, el dirigente nacido en Ingeniero Huergo, habló del contexto difícil para liderar el gremio de los estatales a nivel nacional, su vínculo con el gobernador, la crítica indirecta al líder de UPCN, Juan Carlos Scalesi, y la necesidad de poner como faro en la discusión salarial rionegrina la línea de pobreza.

¿Cómo afronta el nuevo rol de conducir ATE Nacional en un momento muy complejo de la Argentina y para los estatales?

El sindicalismo argentino enfrenta uno de sus mayores desafíos desde recuperada la democracia, el desafío más grande de los últimos 40 años, porque hay un gobierno que ha llegado al poder por el voto popular y que pretende aplicar un programa económico del que solo se encuentran antecedentes en la última dictadura militar. Para nosotros, los estatales, ese desafío incluso adquiere una mayor dimensión porque tenemos un Presidente que ha declarado públicamente y en reiteradas oportunidades que el Estado es una asociación de delincuentes, que el Estado es el enemigo a vencer, son términos de guerra. Tenemos un gobierno que nos ha declarado la guerra.

¿Cuál es la estrategia para enfrentarlo?

Hay que remitirse al 24 de enero, en esa huelga general, una novedad fue el federalismo y otra la unidad del movimiento obrero. Estoy empecinado en que el sindicato lo vamos a conducir desde las provincias, no lo vamos a conducir desde la Capital Federal y en cuanto a la unidad, hay que tener en cuenta que no la hacen los dirigentes tomándose un café o en una oficina, no alcanza la voluntad de la dirigencia, hay que hacerla a través de asambleas plenarios, congresos y fundamentalmente hay que hacerla en la calle.

Rodolfo Aguiar esta semana, con la pechera de ATE frente a la reja del camino Tacuifí y el cordón policial que lo custodiaba. Foto: Marcelo Martinez

ATE fue a la Justicia por el DNU y la Ley Ómnibus, ¿Esa es la vía?

Es una batalla ganada porque se la ganamos a un gobierno que aborrece todo lo que sea público y que descree del Estado. Pero nosotros decidimos actuar en tres planos: en el Congreso, con una ardua tarea con todas las bancadas del parlamento, en lo Judicial, pero siempre dijimos que ninguna de esas vías depende de nosotros, lo único que depende de nosotros es la calle y ese es el camino que tenemos que profundizar. La huelga general del 24 de enero marca un antes y un después en esta gestión de gobierno porque fue un golpe fuerte para Milei. No hay que aceptar hipocresías: yo no quiero que a Milei le vaya bien, muchos acostumbramos a escuchar que si le va bien al Presidente nos va a ir bien a todos los argentinos; en este caso, con estas ideas que tiene, si le va bien al Presidente a todos nos va a ir muy mal. Este gobierno ha hecho de la Argentina un Titanic y estamos todos arriba, si no logramos ponerle freno, nos vamos a hundir.

¿Cuál sería la salida si a Milei no le va bien?

Milei tiene que cambiar. La salida siempre es democrática, nadie está planteando una interrupción del mandato, tienen que funcionar los resortes institucionales y así como en el Congreso se le puso un límite, seguir poniéndole límites y evitar un ajuste brutal que se descarga fundamentalmente sobre las espaldas de los trabajadores, jubiladas, jubilados y sectores populares. La movilización tiene que ser creciente, el peor error que podemos cometer en este momento es dejar la calle, están en riesgo decenas de miles de puestos de empleo el 31 de marzo cuando venza el plazo de prórroga de 90 días de los vínculos laborales de 70.000 trabajadores.

¿Cuál es el rol del sindicalismo?

Así como el sindicalismo se enfrenta su desafío más grande de los últimos 40 años, también digo que tiene que haber una mirada reflexiva, tenemos que pensar que tal vez en las elecciones presidentes triunfó la idea de un nuevo Estado, no es casual que algunos gobernadores anticiparon esa idea, porque con el correr de los años este Estado tal y como está se ha ido apartando de las necesidades reales que tiene la gente. Para discutir un nuevo Estado que esté al servicio de la gente, ATE en esa mesa se sienta.

Este gobierno ha hecho de la Argentina un Titanic y estamos todos arriba, si no logramos ponerle freno, nos vamos a hundir».

Weretilneck es uno de los gobernadores que habló del nuevo Estado, ¿Cómo enmarca su postura?

El gobierno provincial fue uno de los primeros en interpretar esta supuesta demanda de la sociedad y digo que son tiempos de lucha, pero también son tiempos de mucha creatividad e inventiva, que no son tiempos en estos momentos para egos desequilibrados de dirigentes sindicales o dirigentes políticos y en ese caso haber tenido una reunión y decir que vamos a avanzar en un Convenio Colectivo de Trabajo en la provincia ha sido un paso significativo.

En Cipolletti, Aguiar y Weretilneck tuvieron un reencuentro y coincidieron en el rechazo al DNU y la Ley Ómnibus impulsada por el presidente Javier Milei.

¿En qué beneficiaría a los trabajadores?

El nuevo Estado lo discutimos los trabajadores, no se nos impone. Por una ley, es tan importante un convenio colectivo de trabajo porque nos permite a los trabajadores convertirnos en el legisladores por un momento, porque una vez que es homologado se convierte en norma. Todas las provincias patagónicas tienen convenios colectivos, Río Negro viene retrasada en esa materia, pero lo importante es que si hay que discutir un nuevo Estado, lo hacemos mediante esta herramienta, el convenio colectivo que ya tiene una ley votada.

UPCN plantea reparos y es el otro gremio de los estatales…

No son tiempos para súperyo o egos desequilibrados, cuando un ego está desequilibrado uno cree que la verdad de uno es una verdad absoluta y tiene muchas dificultades para tener empatía, para ponerse en el lugar del otro. No son tiempos de egos desequilibrados en Río Negro, de todas maneras creo que algunos planteos se hicieron, por ejemplo, uno es que se discuta en el Convenio Colectivo el aspecto salarial, ahí nosotros estamos también completamente de acuerdo.

¿Cómo sigue la cuestión salarial en Río Negro?

Nos preocupa encontrar una línea de trabajo en las próximas paritarias, son tiempos muy difíciles, los ingresos de los trabajadores se han destruido en cuestión de semanas, por lo tanto me parece que ahí es donde tiene que aparecer seguramente conflictividad en ascenso. También para mí el faro de la negociación salarial en la provincia tiene que ser la línea de pobreza (NdR: roza los 600.000 pesos).

El gobierno dijo que no iba a dar aumentos porcentuales, sino lo que podía pagar…

Tiene que ser la línea de pobreza la base. A comienzos de diciembre estábamos con los salarios 3.000 pesos debajo de la línea de la pobreza, hoy esa franja se ha ensanchado, si nosotros no logramos que los salarios de los estatales, los que menos cobran, se ubiquen por encima de la línea de la pobreza, esa caída va a ser irremontable durante la actual gestión y para eso hay que pensar que no sé si lo resuelve un porcentaje, hay que tener una mirada amplia, puede ser porcentaje o también puede ser una suma fija o una combinación de ambos, para evitar un fuerte achatamiento de la pirámide salarial. Creo que tanto gobiernos como sindicatos deberían aferrarse a la consigna ‘ningún estatal pobre en la provincia de Río Negro’ porque a la medida que avanza la erosión de los ingresos, la pérdida del poder de compra y este programa económico que se pretende aplicar a nivel nacional, va a ser muy difícil de remontar si nos seguimos alejando de ese parámetro.

Weretilneck frenó el pase a planta que ATE había acordado con Arabela Carreras el año pasado ¿lo dialogaron ahora?

No puntualmente, estoy convencido que más temprano que tarde ese pase a planta se tiene que dar, forma parte de esa ampliación de derechos que le hizo a JSRN tener su apogeo electoral en la provincia, no somos el ombligo del mundo, me imagino que un gobierno tiene muchos sectores, facetas, aristas, yo analizo desde lo que nos toca a nosotros que es el empleo público. Hemos llevado adelante dos o tres procesos de pase a planta permanente.

Ese rechazo del gobernador estuvo más vinculado a la pelea interna con su antecesora?

Es una de esas vacunas que llevan dos dosis, algo puede ser por las diferencias que tenía con la anterior mandataria, pero también ya de alguna manera empezaba a interpretar esa demanda de la sociedad y sectores políticos que habían logrado estigmatizar el empleo público y que los estatales muchas veces aparecíamos absolutamente desprestigiados. Fue un poco de las dos cosas, pero se tiene que retomar y tiene que quedar claro que en esta provincia el estar contratado o en planta permanente insume el mismo costo para el Estado, por lo tanto esa no puede ser el argumentación.

Ascenso

18 años
de carrera sindical tiene en su haber Rodolfo Aguiar. Comenzó como delegado de PAMI donde estuvo 6 años en ese rol.

La violencia en Villa Regina y una condena a medias


El episodio de agresión de Villa Regina, donde un militante de ATE golpeó con la cabeza al presidente del Concejo Deliberante, Maximiliano Garré, tiene matices para Rodolfo Aguiar, quien dijo esperar la definición judicial, pero puso sobre la mesa la “violencia” que implican los despidos masivos.

Ariel Leguizamón, Andrés Mardones y Damián Zavala tuvieron pedido de detención la semana anterior por parte de la fiscalía, pero un juez entendió que no había motivos para que estén privados de libertad hasta la formulación de cargos.

El momento en el que Garré recibe un cabezazo, que le generó lesiones en su rostro. Antes había sufrido otras agresiones.

Hubieron despidos masivos en la Municipalidad de Villa Regina, siempre cuando se habla de violencia parece que es violencia la que ejercen los trabajadores que reclaman y violencia no es dejar trabajadoras embarazadas despedidas, trabajadores con tratamientos oncológicos con toda su familia en la calle, esos masivos despidos generaron un enfrentamiento, una confrontación”, afirmó el secretario general de ATE Nacional.

Aguiar dijo que “ni siquiera se ha podido probar que hayan existido lesiones leves más allá de un video que existe” y afirmó “en este caso estaba clara la intención de montar un show para poder disciplinar a todos los trabajadores que pretenden reclamar, los pretendían detener, no estuvieron nunca eludiendo la justicia, no existe antecedentes que por una carátula de lesiones leves vaya alguien detenido”.

El dirigente señaló que a lo largo de su historia ATE enfrentó “muchas causas armadas”, afirmó que “los actos violentos hay que repudiarlos vengan de donde vengan, en este caso esperemos que actúe la justicia”.


Comentarios