Sucesión de Gennuso: sobran nombres y también la cautela

En Juntos Somos Río Negro, aseguran que la opinión del intendente pesará, pero si la gobernadora decidiera competir, no habría lugar para otros nombres. En el PRO apuestan por el exsecretario de Seguridad de Nación. El Frente de Todos, en su laberinto.





El escenario electoral en el municipio de cara al 2023 empieza a generar hipótesis y escarceos y pirotecnia variada, de los que participan dirigentes de todas las fuerzas políticas, atraídas por un juego que en algún punto les resulta adictivo.

Muchos de ellos coinciden en señalar que “es muy prematuro” cualquier lanzamiento a esta altura, cuando falta casi un año para la elección en Bariloche, pero también que la “instalación” previa -sobre todo de figuras poco conocidas- lleva trabajo y tiempo.

La danza de precandidaturas supera largamente la docena de nombres y se potencia ante el fin de ciclo del intendente Gustavo Gennuso, que en diciembre de 2023 terminará su segundo mandato.


Demasiados anotados en el oficialismo


En el oficialismo de Juntos Somos Río Negro dan por sentado que habrá un examen puntilloso de “capacidades” en la búsqueda del perfil adecuado y que la opinión de Gennuso va a pesar. Pero no será excluyente. La gobernadora Arabela Carreras no habla del tema, pero su candidatura a intendente es una variante a analizar.

Una fuente de ese partido aseguró que si se decide no habría margen para rivalidades internas. Si bien se trataría de un “descenso” sin antecedentes, la idea es que comandar el municipio de Bariloche -por la envergadura de la ciudad, su proyección y visibilidad- es un puesto político apetecible para cualquiera. Y JSRN, quiere asegurar el triunfo.

La misma fuente repasó otros dirigentes de Juntos que podrían terciar en la pulseada, como el actual diputado nacional Agustín Domingo, el legislador Juan Pablo Muena (quien sonó hace meses pero ahora perdió terreno) y varios aspirantes con interés manifiesto que provienen del Frente Grande, una de las fracciones que confluyeron en lo que hoy es el partido de gobierno en la provincia.

A la cabeza de esa minilista aparecen el ministro de Obras Públicas Carlos Valeri (quien ya fue candidato a intendente, derrotado por Gennuso), la actual presidente del Concejo Municipal Natalia Almonacid y la legisladora Claudia Contreras.

El actual intendente también pretenderá dejar un sucesor de su propia tropa y en principio se inclinaría por la actual jefa de Gabinete Marcela González Abdala, aunque no están descartados el secretario de Desarrollo Humano del municipio, Juan Pablo Ferrari (tendría el favor de las encuestas), y el exjefe de Gabinete Marcos Barberis, quien renunció hace pocos meses.

Consultado sobre la cuestión, el propio Barberis dijo que por ahora se tomó “un descanso”, pero mantiene diálogo frecuente con Gennuso. Aseguró que su aspiración de ser intendente está intacta y que de ser así, lo haría en la lista de JSRN. Descartó la opción de postular por otra fuerza.

Entre quienes buscarán el sillón máximo del Centro Cívico se anota también el actual concejal Pablo Chamatrópulos, del partido vecinal Podemos, quien ya fue candidato hace tres años y logró el 7,5% de los votos. “En lo personal es un sueño y una expectativa muy profunda”, dijo ayer Chamatrópulos, aunque aclaró luego que “hoy no es tiempo de ocupar energías en el proceso electoral”.


Trabajo lento


La precaución de no lanzarse antes de tiempo es lo primero que transmitieron varios de los consultados, sabedores de que al votante no le caen bien los apresurados. Pero también talla la necesidad de dar a conocer y “trabajar” la imagen de quienes no tienen alto nivel de conocimiento.

Es el caso de Eugenio Burzaco, exsecretario de Seguridad de la Nación, radicado desde hace un tiempo en Bariloche. La referente local del partido PRO Fernanda Chueri dijo abiertamente que trabajan por su precandidatura, pero “al revés que otras veces, la prioridad ahora es elaborar un proyecto serio para el municipio” y luego adosarle los nombres.

Admitió que Burzaco no tiene presencia territorialen Bariloche y llegado el momento necesitará enfocarse en ese objetivo. Si se trata de adivinar sus intenciones a través de la red Twitter no parece muy decidido, porque sus mensajes recientes casi exclusivamente se concentran en temas nacionales y no dedica atención alguna a Bariloche.

Tal vez el pronóstico más incierto en relación con las próximas elecciones tenga que ver con el futuro de la alianza Juntos por el Cambio (Bariloche por el Cambio, fue la etiqueta que llevaron en 2019), ya que el radicalismo está en plena convulsión interna y parece mayoritaria en su seno la idea de romper con el PRO y la Coalición Cívica. Un dirigente consultado ayer, que integra el comité Bariloche, dijo que el diálogo con el macrismo casi no existe y “se abren muchas posibilidades”.


El peronismo, en su laberinto


El poder que ejerce y enarbola Junos Somos Río Negro también se hace sentir en el Frente de Todos, donde hay una división marcada entre los que se muestran más propensos a tejer acuerdos con el senador Alberto Weretilneck, y por ende con el oficialismo provincial, y quienes lo rechazan de plano.

La fuerza en la que confluyen distintas expresiones del peronismo tiene pendiente todavía la elección de sus autoridades provinciales. A nivel local hay varios subgrupos con independencia funcional, que complican cualquier vaticinio.

El necesario zarandeo de opciones todavía está lejos de ofrecer un horizonte claro. El primer examen para ellos también será la elección provincial. El ordenamiento que se den para esa cita (sería el 9 ó el 16 de abril) influirá luego en los municipios, entre ellos el de Bariloche.

Aun así, el Frente de Todos ya tiene también algunos anotados en la carrera por el sillón mayor del Centro Cívico, como el expresidente del Concejo y actual legislador Ramón Chiocconi, la exDefensora del Pueblo municipal y líder del partido Incluyendo Bariloche, Andrea Galaverna (aunque también con la opción firme de ir “por afuera”). y el delegado de la CNRT Claudio Thieck, principal actor local del partido Renovador, que orienta el ascendente ministro de Economía Sergio Massa.

El mapa preelectoral se completa con el Partido Unión y Libertad (que superó el 5% hace tres años) y por el Frente de Izquierda y los Trabajadores, que también suele presentarse en las municipales con lista propia y logró el 4,5% en 2019. Facundo Britos, del Partido Obrero, dijo que la cuestión electoral la dejan para más adelante. “Nuestra preocupación y ocupación ahora es la lucha contra el ajuste y difundir una salida socialista”, afirmó.

Varios dirigentes de los consultados aclararon que aportaban conjeturas si era con reserva de sus nombres, a sabiendas de que “la crisis es enorme y hacer política electoral ahora es poco inteligente”.


Panorama abierto


Los estrategas estarán atentos a los sondeos y también miran los números de elecciones anteriores, un paso indispensable antes de trazar cualquier plan.

Tendrán en cuenta seguramente que Gennuso ganó dos elecciones seguidas pero con desempeños muy distintos.

En 2015 logró el 47,6% de los votos y superó por 24 puntos a la segunda María Martini (entonces con la boleta del FpV).

Pero cuatro años después bajó mucho: alcanzó apenas el 32,9% y se benefició por la dispersión de los opositores. El Frente de Todos (con Daniel Natapof) logró apenas el 17,7% y lo siguieron Podemos (Pablo Chamatrópulos) con el 7,5%; Bariloche por el Cambio (Santiago Palmeyro) con el 6,6%; el PUL (Miguel Carrasco) con el 6,6% y el Frente de Iquierda con el 4.5%.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Sucesión de Gennuso: sobran nombres y también la cautela