Violenta apertura de sesiones en Villa Regina: el historial de los dirigentes de ATE denunciados

El acusado por la agresión física al presidente del Concejo participó años atrás en otro grave hecho durante una protesta.

La Justicia rionegrina investiga desde ayer a la conducción del gremio ATE en el Alto Valle Este, por la agresión física que sufrió el martes por la noche el presidente del Concejo Deliberante de Villa Regina, Maximiliano Garré.

El sindicato se defendió hablando de “una emboscada” a los dirigentes que intentaron ingresar al recinto donde el intendente, Luis Albrieu, protagonizaba la apertura de sesiones ordinarias, pero su relato dejó de lado el cabezazo que recibió en su rostro el titular del Poder Legislativo local.

La conducta del gremio no sólo se orientó a minimizar las lesiones del funcionario, sino también a evitar que se identifique al protagonista principal de los hechos. Y esa postura probablemente esté relacionada con el pasado del dirigente, que ya enfrentó un proceso judicial por otra violenta protesta de ATE.

Según informó el propio Garré a la Justicia, el agresor fue Ariel Leguizamón, un hombre que en el 2017 fue detenido luego de haber estado prófugo durante varios días, por los incidentes registrados en la Legislatura, en Viedma, que derivaron en graves heridas para miembros de la Policía provincial.

Leguizamón fue capturado hacia fines de junio de ese año y fue procesado junto al entonces secretario general del gremio en la provincia, Rodolfo Aguiar, a su entonces adjunto, Aldo Capretti, y al titular de ODEL, Miguel Báez, por entonces referente de los grupos que instalaba ATE en las calles o en oficinas públicas para sus protestas.

Esa causa finalmente se cerró con sobreseimientos, logrados a partir de acuerdos entre la defensa y las querellas, que implicaron el pago de 750.000 a las víctimas.

De acuerdo con la información aportada por funcionarios locales, Leguizamón forma parte ahora del cuerpo de placeros del municipio reginense y se mueve cerca de la secretaria general de la seccional, Rosa Ñanco.

Dentro de ese grupo se organizó el martes la presencia en el acto de apertura de sesiones, en un contexto muy delicado para el municipio, a partir de la decisión de Albrieu de no renovar el contrato a 110 trabajadores.

“La dirigente había sido invitada por Garré para este martes a la tarde a la sesión del Concejo para abordar el despido de 110 trabajadores en diciembre pasado. Pero Ñanco nunca pudo ingresar al recinto, porque fue expulsada a empujones”, aseguraron desde ATE en un comunicado, en el que informaron también que la secretaria general sufrió lesiones en una mano cuando le cerraron delante, en forma intempestiva, una puerta.

“Eso es mentira. Nunca la invité a la sesión”, respondió ayer Garré cuando fue consultado sobre los hechos.

El presidente del Concejo dialogó con RÍO NEGRO RADIO y no dudó en afirmar que “ATE busca un muerto”.

La agresión más grave ocurrió luego de un cruce inicial, en el que Garré dijo que le arrojaron el líquido de un vaso, y de los cánticos y gritos que buscaron interrumpir el discurso de Albrieu. Cuando el acto terminó y todos se retiraron, el presidente del Concejo fue abordado por los referentes del gremio y en ese momento fue cuando sufrió el golpe en su rostro.

“Físicamente no estoy grave, pero estoy muy angustiado por lo que pasó, afectado por lo que puede pasar y triste. La verdad es que podemos discutir cualquier cosa: renovar un contrato, no renovarlo, aumento salarial… cualquier tema que sea discutible, pero ya golpearme a mí, que formo parte de una institución, yo creo que es un ataque a la institución que es el Concejo Deliberante”, sostuvo el titular del Deliberante.

Sobre la defensa que ensayó el gremio, Garré comentó que “los vídeos me eximen de cualquier aclaración. Son los modos de ATE, si tienen que hablar con honor a la verdad tienen que ir presos. La Justicia lo va a tomar en cuenta. Estoy convencido de que es tan claro y contundente que la Justicia lo va a tomar en cuenta”.

“Me pegaron en los dientes, estoy un poco dolorido. También recibí golpes y patadas en el cuerpo. Estamos en peligro todos los que ejercemos cargos públicos ante estas patotas, pero somos más los vecinos de bien”, finalizó el presidente del Concejo Deliberante.

La causa judicial quedó en manos de la fiscal Vanesa Cascallares, quien avanzaba ayer con la recolección de pruebas, entre ellas los videos donde quedó registrado el momento exacto del ataque al funcionario.

Ñanco, los antecedentes y la respuesta con otra denuncia

La conducción de ATE respondió a las acusaciones con una denuncia contra el propio Maximiliano Garré.
La presentación fue realizada primero en la Comisaría Quinta y luego ratificada en la Comisaría de la Familia, donde la titular del gremio en el Alto Valle Este, Rosa Ñanco, acusó al presidente del Concejo de Regina de violencia psicológica, simbólica, física y laboral.

En sus declaraciones radiales de ayer, Garré describió a Ñanco como una dirigente «famosa por el nivel de violencia que ejerce».

Y en ese sentido, hay que recordar que en diciembre del 2017 la dirigente protagonizó un incidente dentro del municipio de Huergo, en el que se denunció una agresión verbal al entonces intendente, Miguel Martínez y un ataque físico al titular de Gobierno, Carlos Patelli.

“No es la primera vez que esta persona tiene estas actitudes frente a diferentes autoridades municipales, tiene un largo historial de violencia y agresiones a funcionarios y edificios de instituciones delas localidades de Godoy, Cordero, Regina, Rio Colorado y Roca”, dijeron entonces desde el gobierno de Huergo.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios