Por las tarifas, la CEB cargó duro contra el EPRE

La cooperativa pretendía una suba del 17%.



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Profundo disgusto causó en la conducción de la CEB la noticia de que el Ente Regulador Provincial (EPRE) había aprobado para esta ciudad un aumento promedio de la tarifa eléctrica del 5,5%, cuando la concesionaria había pedido el triple. Los directivos de la cooperativa hablaron de ñoquis en el ente fiscalizador y de intenciones políticas ocultas, en lo que se constituye en una declaración de guerra.

Como primera reacción, el presidente de la cooperativa, Omar Goye, anunció que presentarán un “recurso de reconsideración” sobre lo determinado por el EPRE, con apelación “a la vía jerárquica”. De modo que la cuestión tarde o temprano exigirá un pronunciamiento del gobernador Miguel Saiz. “Pero de última también está la vía judicial”, recordó Goye.

Si bien no fue del todo sorpresiva, la decisión sobre un ajuste tarifario que consideran insuficiente generó fuerte impacto entre los consejeros de la CEB.

El incremento se sentirá más en los hogares de menores recursos y en los comercios de mayor demanda (ver aparte).

Sugestivo, Goye dijo que lo ocurrido “puede estar preparando el camino para disparar el artículo 26 del contrato de concesión”, según el cual en el caso de que la CEB entrara en concurso de acreedores, la concesión se caería y quedaría a cargo de la provincia.

No descartó que haya “una intención política” en la decisión de cerrar caminos a una recomposición tarifaria “más acorde con e costo de los insumos y las necesidades de inversión”.

Aseguró que la economía de la CEB “está casi saneada”, pero que de quedar consolidado el aumento del 5,5%, sufriría nuevos desequilibrios porque no podría afrontar las inversiones para mejorar su capacidad de distribución y porque se verá forzada a refinanciar una vez más la millonaria deuda bancaria.

El tesorero de la empresa, Pablo Frisch, dijo estar convencido de que la recomposición tarifaria otorgada “no busca otra cosa que quedar bien con el gobierno nacional”. También disparó munición gruesa contra el EPRE y recordó que mientras obligó a la CEB a mantener o rebajar sus tarifas, en los últimos cinco años ese organismo subió un 79,5% la tasa de fiscalización que le cobra a la CEB. “Uno ve que ese dinero sirve para crear oficinas y sostener ñoquis en Bariloche”, dijo Frisch, en obvia referencia a la nueva delegación abierta por el EPRE en esta ciudad, cuyo titular es Rodolfo López Alfonsín.

El directivo de la CEB recordó que el aumento pedido “no fue caprichoso y estuvo fundamentado en un estudio técnico realizado por la consultora Lapenna y Asociados, la misma que antes había contratado el EPRE para analizar la propuesta tarifaria de Edersa”.

Frisch concentró su ofuscación sobre el directorio del ente regulador. “Han rechazado el cuadro tarifario propuesto pero sin ningún fundamento técnico, porque en el directorio del EPRE deberían ser todos idóneos en energía y resulta que ninguno entiende nada. Esto lo vamos a investigar”, advirtió.

Para defender la razonabilidad del ajuste tarifario pedido por la CEB, señaló que existe un fallo judicial reciente a favor de Edersa, que le otorga una recomposición tarifaria del 5% que el EPRE le había denegado “y que es retroactivo dos años”.

Frisch quitó responsabilidad a Saiz porque, dijo, le consta que “el propio gobernador pidió dos veces al EPRE que discutan técnicamente la propuesta tarifaria, pero se negaron”.

Dijo que de aquí al año próximo se deben invertir 2,5 millones de pesos para cubrir el aumento de la demanda “Durante ocho años no se invirtió nada. Sería bueno saber dónde estuvo el EPRE en todo ese tiempo”

 

El aumento se sentirá en los bolsillos

CIPOLLETTI (AC) – Aunque no era lo que la CEB esperaba, el aumento en la tarifa de luz de Bariloche que acaba de aprobar el EPRE se sentirá en los bolsillos de los barilochenses, especialmente en los hogares de menores recursos y los comercios de gran demanda.

Para los que menos consumen -identificados como las franjas menos pudientes del mercado- el aumento será del 14%, comparando el cuadro tarifario de noviembre de 2003 que se aplicó y el que ahora se dispuso con retroactividad a esa fecha.

Un incremento de la misma proporción tendrán que afrontar los comerciantes de consumos altos (3.500 kilovatios hora por mes) y con demandas de potencia que no les permiten ser considerados grandes usuarios.

En cambio, las viviendas de grandes consumos (500 kWh por mes, por caso) apenas sentirán los efectos del incremento dispuesto por el ente regulador. Pagarán un 0,63% más.

Los comercios más modestos, en cambio, que demandan muy poca electricidad (unos 200 kWh por mes) recibirán las boletas de la CEB con un incremento del 2,5%.

Como ocurrió hace dos años con Edersa, la nueva tarifa de la CEB adquirió, con esta decisión del ente, nuevas categorías de clientes.


Comentarios


Por las tarifas, la CEB cargó duro contra el EPRE