Por una deuda, le cortaron el gas a Alpat pero una cautelar ordenó la reconexión

Ahora la Provincia analiza respaldar a la empresa en el cambio de proveedor.

#

La firma Alcalis de la Patagonia (Alpat) estaría negociando la posibilidad de comprarle gas a YPF, luego de que una deuda que mantiene con la firma Camuzzi provocara que la fábrica estuviera sin el vital suministro, y tuviera que paralizar su producción.

Las gestiones para definir un nuevo comprador contarían con el respaldo de la Provincia, pero hasta ahora la posibilidad se complica debido a que YPF solicita 60 millones como garantía de la transacción. Un monto que la firma no dispondría y que el Estado rionegrino difícilmente podría cubrir.

El corte y la cautelar

El corte se efectuó el lunes cerca de las 15. A las 17 de ese día se presentó el amparo en el Juzgado y a las 20 se hizo pública la aceptación de la medida cautelar.

Por estas horas, la fábrica todavía estaba aguardando la reconexión del gas, que había sido ordenada por una medida cautelar dictada por la jueza Vanessa Kozaczuk.

La magistrada, que está a cargo del Juzgado Civil, Comercial, de Minería, Sucesiones y Familia Nº 9 de la ciudad recibió un recurso de amparo presentado por la empresa. Esa presentación contó con el respaldo del municipio y del gremio que nuclea a los trabajadores que se desempeñan en la planta, que es el sindicato de industrias químicas y petroquímicas (Spiqyp).

Aunque la jueza estaba en duda sobre la competencia que tendría su juzgado para resolver sobre el tema de fondo (la disputa que atraviesan Alpat y Camuzzi por la deuda que ésta última reclama) resolvió, en lo inmediato, hacer lugar al pedido que solicitaba la cautelar.

Por eso, ordenó que, en un plazo máximo posterior a tres horas desde la notificación, la proveedora de gas reconectara el suministro. Fundó su decisión en el “daño ambiental” que “se podría generar” debido a la parálisis de la actividad en la fábrica.

Preocupación

Con respecto al corte, que seguía vigente hoy martes, los trabajadores, funcionarios locales y dirigentes se manifestaron alarmados por sus posibles consecuencias.

“Una salida de servicio así implica al menos dos días, una vez restablecido el suministro, para que la planta retome sus niveles de producción”, expresó Roberto Troncoso, uno de los referentes de Spiqyp. Además, manifestó su pesar por este nuevo cimbronazo a la economía de la firma del grupo Indalo, que está en la mira de la Justicia.

“Pensábamos que el mes que viene, como venía bien la producción en la planta, podíamos aspirar a negociar que volvieran a abonarnos el sueldo mediante un pago único, y no desdoblado en al menos tres veces, como viene ocurriendo desde hace tiempo”. Igual, el gremialista destacó que en ese sentido lograron un entendimiento con la empresa. “Cobramos los aguinaldos por completo y este mes están cumpliendo con los pagos que acordamos para los salarios”, afirmó.

El legislador del FPV Javier Iud, por su parte, alertó sobre los posibles perjuicios del corte de gas. “Una empresa como Alpat tiene hornos que no pueden ser paralizados porque esto puede provocar efectos impredecibles, pueden salir de servicio definitivamente” dijo. Además, recordó que “la empresa produce su propia energía eléctrica mediante turbinas que se alimentan de ese insumo”.

Y confirmó que, en los próximos días, junto a autoridades del gobierno provincial, trabajarán en respaldar a la firma que deberá definir “a quien le comprará gas ahora, como lo pagará y quien garantizará esos pagos”.


Comentarios


Por una deuda, le cortaron el gas a Alpat pero una cautelar ordenó la reconexión