Preocupante raid delictivo en la capital rionegrina

En uno de los casos una portera de una escuela forcejeó con un joven que le quiso robar la cartera y la mujer sufrió una descompensación.



#

Distintas brigadas policiales tuvieron que atender y esclarecer una serie de hechos en el que quedaron involucrados una persona mayor de edad, y dos menores; en distintas causas; según pudo saber DeViedma.

Los nervios de punta tanto para los damnificados como para los efectivos, empezaron a la madrugada.

A las 7.10, una portera que se dirigía a su trabajo en el Centro de Educación Media (CEM) N° 18 tuvo que forcejear con un adolescente de 13 años que le quiso robar la cartera, en inmediaciones del establecimiento educativo.

Si bien, el joven huyó en medio de la frustración, la trabajadora del servicio de apoyo escolar pasó un mal momento como consecuencia de que sufrió una descompensación por el trance y tuvo que ser atendida por personal hospitalario.

Las autoridades escolares dieron aviso al 911, y de inmediato se montó un operativo para tratar de dar con el agresor. Fue entonces cuando personal de calle de la Rionegrino, identificó al adolescente en cercanías de la terminal de ómnibus, quien casualmente estaba abordando a una estudiante para robarle sus pertenencias.

Luego de ser reducido por el personal, los efectivos tomaron conocimiento que también había tenido una incursión en la madrugada en una concesionaria de la avenida Zatti. Constató el hecho delictivo ya que se encontró entre sus ropas el sello de la agencia autotriz.

Tras una demora en el destacamento 107, ubicado cerca de la terminal, para hacer los trámites de rigor fue entregado a sus progenitores.

Horas más tarde, personal de la misma dependencia tuvo que salir corriendo hacia el contiguo barrio Castello donde dos sujetos en una moto asaltaron a un niño al que le robaron la billetera.

El duo fue perseguido hasta que entregó mansamente en inmediaciones del club de empleados del IPPV. Sólo uno quedó detenido por ser mayor, en tanto que su compañero, también menor, fue entregado a sus padres. No obstante, pesa sobre ellos una segunda causa judicial al detectarse que la moto en la que circulaban había sido robada el día anterior en la vereda del CEM N° 19 del barrio Lavalle.


Comentarios


Preocupante raid delictivo en la capital rionegrina