Primeros Pinos: un parque de nieve que se quedó fuera de pista

El lugar más accesible de la cordillera neuquina desde los centros urbanos muestra un lamentable estado de abandono y vandalismo. La Municipalidad de Zapala informó que no está habilitado el parque pero los fines de semana concurren miles de turistas.





Primeros Pinos, ubicado a pocos kilómetros de Zapala, se inscribió en los emprendimientos neuquinos que se abandonan. Este parque de nieve está ubicado a pocos kilómetros de Zapala, se llega por ruta asfaltada, es el lugar preferido para pasar el fin de semana, pero no tiene ningún tipo de servicio. Las construcciones están vandalizadas y la posibilidad de accidentes sin tener un servicio de emergencia a mano es un riesgo a evaluar.

En 2011 mediante firmas de convenios entre organismos públicos fue la municipalidad de Zapala la que se hizo cargo del parque, a 50 kilómetros de la localidad, y como una belleza inexplorada que permite observar el Quillén Mahuida tocando las nubes.

Se hizo una concesión y se lo explotó con relativo éxito. Antes de la pandemia hubo una fiesta de la nieve que congregó numeroso público.

En dos años, el abandono hizo lo suyo y Primeros Pinos se anotó como el segundo parque de nieve al que tapó el olvido. El primero es el cerro Wayle en Chos Malal.

Desde la Coordinación de Turismo, dependiente de la Municipalidad de Zapala se informó que el parque de nieve Primeros Pinos se encuentra desafectado de la oferta turística para la temporada invernal 2021, según Resolución N° 1288/2021.

El patio de la casa

51
kilómetros es la distancia que hay, por la ruta 13 que está asfaltada, entre la localidad de Zapala y Primeros Pinos.


La norma legal establece que “el parque de nieve no se sumará a la oferta provincial del producto nieve, hasta tanto se realice la licitación pertinente. Todo ello con el objetivo de salvaguardar la integridad y seguridad de los visitantes, dado que las instalaciones e infraestructura no se encuentran en condiciones óptimas de uso público en estos momentos”.

La coordinadora General de Turismo, Carolina Trabe, informó que el espacio presenta un deterioro en su infraestructura, instalaciones y equipamiento, con lo cual “no es posible dar inicio a la actividad turístico/recreativa invernal en dichas condiciones”.

En consecuencia, no se permiten las actividades invernales deportivas (esquí y snowboard) y turístico/recreativas, hasta tanto se garanticen servicios en condiciones de seguridad para el correcto desarrollo de la actividad turística en general.

La funcionaria advirtió a los visitantes no adquirir paquetes o promociones que vinculen el parque de nieve Primeros Pinos, “ya que no es posible hacer uso del mismo y de esta manera se evitarán inconvenientes y situaciones adversas al realizar un viaje hacia la zona que no ofrecerá servicios ni actividades turísticas momentáneamente”.

Caminar por la ladera del cerro La Atravesada o poder observar una mina abandonada son tracciones que ofrece el lugar pero que son totalmente agrestes por lo que, si no hay una preparación previa en términos físicos o se concurre con elementos de protección adecuados, significan un serio peligro, según se encargó de aclarar el montañista Antonio Rodríguez consultado por este diario.

Evaluó que en Primeros Pinos “hay pocos accidentes teniendo en cuenta que no hay carteles indicativos, no hay señalización”. Adujo que hace 40 años conoce el lugar y que la nieve aumenta los riesgos. Recordó lo que ocurrió hace dos años con una pareja que abandonó el auto en el que se movilizaba a unos 7 kilómetros del parque y murieron de hipotermia.

Recomendó a quienes concurren a pasar el día a este lugar que se informen respecto a las condiciones y las medidas de seguridad “que nunca están de más”.

En 2015, un estudiante de 18 años, Gonzalo Martínez, murió al caer al arroyo La Cascada (cerca del parque de nieve de Primeros Pinos) mientras practicaba snowboard.

El 20 de setiembre de 2019 fueron encontrados muertos Francisco Herrera y Daniel Venegas, oriundos de Plottier que se habían perdido en la zona de Primeros Pinos Los cuerpos habrían sido encontrados en la zona de El Atravesado, donde a fines de agosto de ese mismo año se había extraviado un grupo que realizaba una travesía de montaña.

El lugar se caracteriza por bosques de pehuenes dispersos, quebradas, paredes de basalto, riscos de piedra laja y un suelo rocoso surcado por el arroyo Guayapa o Carrer.

Varias dependencias estatales sin atención


El Ejército Argentino posee una guarnición en la que se realizan ejercicios de entrenamiento. Existe una hostería, propiedad del Instituto de Seguridad Social del Neuquén que como Ruca Malén está abandonada.

Cuando la concesión se hizo al municipio en 2012 se diagramaron servicios temporarios de atención al turista y al recreacionista.

En el verano recibe el turismo de paso a la zona del lago Aluminé y del lago Moquehue. En marzo llegan quienes juntan piñoñes.

Según fuentes de la cartera de Turismo por fin de semana durante la temporada invernal se contabilizaban hasta 5.000 visitantes que ahora siguen yendo.

Sin preparación, “desafiar la montaña es casi un suicidio”


El montañista y dirigente deportivo Antonio Rodríguez indicó que cualquier actividad fuera de una pista habilitada “implica muchísimo más riesgo que hacerlo en lugares con urbanización”.

Aclaró que pertenece a un grupo minoritario que se prepara para ir a la montaña en lugares que no son accesibles, aunque no por eso corren menos riesgo. Explicó que cuando se habla de actividad turística, de quienes van un ratito a estar en contacto con la naturaleza, “las condiciones son distintas y por eso se pide delimitación del terreno, análisis de avalancha que se hace en los centros de esquí” para que las personas no habituadas no corran riesgos innecesarios.

Con relación a Primeros Pinos, contó que si bien es una montaña pequeña han habido incidentes y accidentes y la masividad de acceso, por la cercanía y facilidad de arribo, pueden multiplicar estos hechos.

“Más allá que el parque esté cerrado, las actividades en la nieve reciben un impulso importante por medios y redes y por eso se toman decisiones equivocadas como cuando se ve un video donde se desliza en una pendiente”, contó.

Dijo que el sólo hecho de deslizarse sentado con pantalones no más es “peligrosísimo” porque la persona toma altísima velocidad a 50 kilómetros por hora y se puede topar con una piedra. “A veces esta ecuación de riesgo y diversión es difícil mensurarla cuando se sabe poco o no tiene formación”, describió.

Aseguró que observó a un turista que se lanzó sobre un cartel de Vialidad, una chapa filosa que se había doblado y se usaba de trineo. “Si llegaba a chocar con una persona le podría producir heridas gravísimas”, explicó y lo fundamentó en que “es parte de la diversión y no había nadie allí para decirles que eso no se podía hacer”.

Que no se habilite no significa que la gente no vaya porque es muy accesible.

Como todo parque tiene una superficie irregular y puede ocurrir como el caso de la víctima fatal que cayó a un arroyo que no lo vio porque estaba tapado por nieve.

“Para quienes estamos en la actividad, el desafío es ir a lo desconocido, ir a los lugares más remotos, más peligrosos y más difíciles de subir, esa es la lógica del deporte de montaña”, dijo.

“No tener una preparación y elegir estos desafíos es casi un suicidio en cualquier actividad, no sólo en el montañismo”, afirmó.

Mencionó el paracaidismo, el Kayak de aguas blancas y el esquí extremo.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Primeros Pinos: un parque de nieve que se quedó fuera de pista