Probaron los filtros del acueducto Los Barreales

En dos semanas sumarían el caudal de agua para abastecer Cutral Co

#

Los equipos permitirán que el líquido pueda ser potabilizado.

Andrea Vázquez

CUTRAL CO (ACC).- Ayer, se concretó una prueba en los filtros de “retrolavado” del acueducto “Los Barreales” y se estima que de continuar de este modo, en dos semanas más se podría filtrar el agua y potabilizarla para incorporarla a la cisterna que tiene el EPAS aquí y sumar al caudal que llega desde el río Neuquén a través del ducto “Buena Esperanza”. Y engrosar así el volumen que se entrega por las redes a los vecinos de las dos ciudades. A principios de enero se hizo la primera prueba de envío de agua desde el lago “Los Barreales” , a través del ducto de 45 kilómetros y ayer se hizo el test de los “filtros” que son seis. Estos equipos son los que permitirán que el líquido que llega a través del sistema “Barreales” denominado también “San Isidro Labrador” pueda ser potabilizado y luego ingresado a la cisterna de 20 millones de litros que está en el predio del EPAS, en el barrio Parque Oeste y la que se abastece desde el río Neuquén. Ayer, se hizo la prueba de “filtros de retrolavado” y por esta razón es que una importante cantidad de agua escurrió por la avenida Hernández, las calles Traful y Espejo. El presidente del EPAS, Mauro Millán que supervisó las tareas ayer, explicó que se fiscalizó el funcionamiento de los equipos de filtrado –que son seis en total–. “Lo que se hizo fue un retrolavado de los filtros, de una parte, para seguir colocando las otras partes y una vez completos los filtros están listos para empezar a funcionar”, expresó. En esta tarea, se probó la operación de estos filtros y el automatismo por parte de la empresa subcontratista encargada de capacitar al personal del EPAS para la operación de este equipamiento, indicó Millán. El escurrimiento de agua que se observó ayer por las calles aledañas al predio del EPAS era precisamente por esa tarea. Las pruebas permitieron además limpiar el ducto –que tiene una extensión de 45 kilómetros– de los sedimentos que pudiera haber acumulado con el paso del tiempo. En el mismo lugar, donde están los filtros, se encuentran también los receptáculos para los productos químicos para lograr la decantación y la cloración. Este proceso permitirá que el agua que llegue del lago Barreales “entre en las mismas condiciones que la que llega por el sistema de "Buena Esperanza"”, acotó.


Comentarios


Probaron los filtros del acueducto Los Barreales