Productores en busca del desarrollo

En 2011 se armó la asociación Sanhue. Mejorar las instalaciones y la genética, entre los objetivos.



1
#

2
#

Porcicultura en el Alto Valle

Todos son productores. A pequeña escala aún, pero con fuerza e impulso para crecer. Todos están radicados en diversas ciudades del Alto Valle y tienen un motor que los empuja y los aúna: la porcicultura. Por eso, hace un tiempo comenzaron a trabajar en forma coordinada, a compartir e intercambiar experiencias, y decidieron crear Sanhue, la primera asociación de productores porcinos del Alto Valle.

El grupo, que reúne a casi una veintena de productores desde Guerrico hasta Mainqué, busca integrarse para lograr un mayor desarrollo de la actividad, mejorando la calidad de las instalaciones para la cría de los animales.

En Cervantes, desde hace más de cuatro años Alejandro Lema y María Marta Veloso suman esfuerzos para sacar a flote la economía familiar desde la chacra que adquirieron cuando decidieron dejar Bariloche y radicarse por estos lares. “Él era gastronómico y yo empleada de un súper. Un día dejamos todo y nos vinimos para acá. Empezamos a trabajar esta chacra y acá estamos”, sonríen. “Tenemos de todo, los chanchos y también gallinas, pavos, terneros, nos compramos una vaquita…”.

Pero el fuerte, al igual que en el resto de los casos, es la producción porcina. “Decidimos juntarnos con los vecinos y empezamos a ayudarnos para poder hacer algo mejor”, dice la mujer.

La asociación se formó en el 2011 y ya va camino de obtener la personería jurídica. Trabajan junto a integrantes de la carrera de Servicio Social de la UNC –colabora la estudiante Johanna Hernández– con el asesoramiento de profesionales del INTA.

La asociación de productores de porcinos Sanhue “es una organización reciente que trata de recuperar tradiciones y aspira a crecer en el mercado de la región. Busca posicionarse como un actor local con capacidad de disputar y negociar con los otros actores. También fortalecer la economía familiar de los productores a partir de su participación en la asociación”, mencionaron.

Sanhue es la traducción de “cerdo” en lengua mapuche y éste fue elegido porque, a decisión y criterio de los productores, era el nombre con el que mejor podrían distinguirse de las demás asociaciones.

“La idea es también mejorar la genética”, agrega otro productor, Julio Pranao, de Guerrico.

La presidenta de la agrupación, Miriam Durell, tiene su granja en Allen y también produce a baja escala. “Hoy, solos, cada uno por su lado puede hacer poco. Por eso nos juntamos; el objetivo es conseguir más beneficios, tanto en el alimento, que es caro, como para mejorar las instalaciones. También pensamos en cambiar la genética de los cerdos, porque tenemos que competir y hoy están trayendo mucha carne de cerdo de Chile”, explica. Actualmente, el tema de los alimentos para los animales es uno de los puntos que más preocupan. “Cuesta entre 1,20 y 1,30 pesos el kilo de maíz en la forrajería y 120 la bolsa de alimento para cría y recría… es mucho, cuando podríamos comprar o producirlos entre todos”, destaca Miriam. “Queremos hacer bien las cosas, nos estamos capacitando, mejorando las instalaciones con comederos y bebederos para asegurar el tema de la sanidad, y necesitamos una manito”, concluyen los productores valletanos.

Silvana Salinas

slsalinas@rionegro.com.ar


Comentarios


Productores en busca del desarrollo