Proponen aprovechar los residuos forestales para combatir el frío en Bariloche

El objetivo es apuntalar el plan Calor. Es un programa integral que también apunta a construir estufas económicas y mejorar las edificaciones de viviendas.




Noticias Diarias
>
Recibí las noticias
que te interesan
NEWSLETTER

El objetivo de aprovechar los residuos forestales es apuntalar el plan Calor. Archivo

El objetivo de aprovechar los residuos forestales es apuntalar el plan Calor. Archivo

El empleo de la enorme cantidad de desechos de poda y otros residuos vegetales que se acumulan en el Bariloche y su entorno con el fin de calefaccionar viviendas sin acceso al gas de red es el objetivo central de Bionergía Andina, un emprendimiento no gubernamental que trabaja desde hace tres años en sociedad con el municipio para aprovechar ese material y sumarlo al plan Calor.

Ese capítulo del plan se complementa con otro, destinado a promover la fabricación de estufas baratas y eficientes y un tercero, que apunta al mejoramiento de las viviendas, para evitar la pérdida calórica.

El director de Bioenergía Andina, Erio Schweickardt, explicó que el objetivo está puesto en mejorar la calidad de vida de las familias “en situación de vulnerabilidad” y destacó que el aporte que realizan es especialmente importante en el actual contexto de pandemia.

Dijo que con la llegada del frío las necesidades de calefacción y sus efectos sobre la salud se van a sentir mucho más.

En el Alto de Bariloche son varios miles los hogares que no tienen gas natural. La mayoría corresponden a los barrios Nahuel Hue y Malvinas, donde la red está prometida desde hace años, pero no podrá ser estrenada este invierno.

El proyecto Bionergía Andina nació en abril de 2017 y finalizaba este año, pero fue extendido hasta 2021 debido a la crisis generada por el coronavirus.

El impulso inicial surgió de la Fundación Invap, que gestionó y obtuvo un aporte no reintegrable del BID Lab (un programa del banco interamericano) por un monto de 830 mil dólares y debió sumarle una contraparte similar, en mano de obra, bienes y donaciones.

Verónica Garea, directora de la fundación, dijo que el objetivo es apuntalar el plan Calor, que esta semana comenzó con los cronogramas de entrega.

Señaló que “si bien la pandemia no está relacionada con la disposición de combustible para calefacción, sí es sabido que una calefacción deficiente incide en la mayor vulnerabilidad para las enfermedades respiratorias”.

Schweickardt dijo que el aprovechamiento sistemático de los residuos forestales aporta también soluciones a otro problema, que es el riesgo de incendios por acumulación de material combustible.

El trabajo de Bionergía Andina se inscribe en la misma línea que el desarrollado por el Ciefap, hace ya un par de años, cuando presentó una caldera de tecnología austríaca que funciona con astillas de madera y es apta para calefaccionar con circuito de agua caliente un edificio de hasta 600 metros cuadrados.

Según Schweickardt, esa caldera tiene un costo operativo cinco veces menor que el de generar el mismo aporte calórico con gas licuado, como es de uso corriente en distintos establecimientos públicos en zonas apartadas, donde no hay gas de red.

El especialista destacó que el potencial es enorme porque la biomasa que se desecha en el ejido de Bariloche y que está disponible para producir leña y combustible por chipeo es de 50.000 toneladas anuales, lo que en términos calóricos “equivale a 1.500.000 garrafas de diez kilos”.

Por lo general esos volúmenes llegan y se acumulan en el vertedero, y hasta no hace mucho se quemaban a cielo abierto en forma regular, hasta que lo prohibió un fallo judicial.

Schwickardt dijo que el acopio de leña en las instalaciones que Bionergía Andina dispone en el mismo vertedero ya está en marcha y podrán aportar 600 metros cúbicos a los programas del municipio.

También realizaron ya una decena de talleres de construcción de estufas, en los que se capacitaron 150 personas, y hay otro emprendimiento para la producción de paneles destinados al aislamiento térmico de las viviendas, “pero ahora ese trabajo quedó parado por la cuarentena”.


Comentarios


Proponen aprovechar los residuos forestales para combatir el frío en Bariloche