Reapareció Caló y mantiene su candidatura



#

Archivo

“No es el candidato del gobierno, por lo que no tiene que estar cuando desde la Rosada tiran de la piola”. Así, un colaborador del secretario general de la UOM, Antonio Caló, justificó sus mini vacaciones y la ausencia de la entrevista colectiva del sector antimoyanista con Cristina Fernández de Kirchner. Sin embargo, tras señalar que Caló mantiene firme su aspiración a conducir la CGT, reveló que el dirigente metalúrgico sostiene contactos reservados con emisarios de la presidenta y se desentiende tanto de las “fantasías periodísticas” como de las desavenencias internas por “intereses sindicales menores”. Desde el domingo Caló se encuentra en Buenos Aires, listo para presidir mañana un encuentro nacional de la UOM. El vocero que habló con este diario aseguró que la cita con Cristina no había sido pactada con antelación y se armó de urgencia, cuando ya el metalúrgico había iniciado un descanso en el país. “No iba a postergar sus vacaciones por una reunioncita (sic) para la foto y en la que no iba a definirse un corno los planteos que hacen el conjunto de las organizaciones”, señaló aunque no dejó de consignar que en esa deliberación estuvo el secretario adjunto de la UOM, Juan Belén. Para los metalúrgicos, firmes defensores del “modelo K”, los puentes “están rotos” con Hugo Moyano, al frente de la CGT. En cuanto a lo que definen como “la internita” dentro del sector mayoritario, consideraron “una pillería cómica” la nominación del taxista Omar Viviani, como parte de un “plan B”, en caso de que se frustrara la postulación de Caló. También le restaron chances a Gerardo Martínez, de la Unión Obrera de la Construcción, a raíz de las denuncias en su contra como agente de la dictadura en principios de los 80. No descartaron empero, gestiones unitarias detrás de hombres de Smata y los textiles, gremios que conducen Ricardo Pignanelli y Jorge Lobais. Anoche, Caló mantuvo el siguiente diálogo telefónico con “Río Negro”: –Muchos juzgaron extraño que se haya marginado de las negociaciones para conformar la nueva CGT. ¿A qué se debió? –Simplemente a que había programado mis vacaciones y desconocía la convocatoria. Desconecté el celular. No soy irrespetuoso para dejar plantado a la presidenta. Y quiero desmentir todas las barbaridades que dijo la prensa, como que haya ido a España a hacerme un lifting. Ya estoy reintegrado y desde mañana (por hoy) pasaré revista a todos los temas. –¿No abandonó la pretensión de dirigir la CGT? –La que mantiene la candidatura es la UOM. Yo soy el candidato de los trabajadores y no del gobierno de turno. Los que afirman eso, no me conocen. Acá se visualizan dos CGT, ya no hay vuelta de hoja. Las cartas están dadas y el truco hay que jugarlo. –Se especuló con que estaba molesto por la falta de respuestas oficiales a los pedidos gremiales. ¿Es así? –No hay diferencias en las inquietudes de los diferentes sectores del movimiento obrera. La agenda es común a todo el mundo y seguramente la señora presidenta nos dará una respuesta. Como representante de un gremio industrial, soy consciente de los problemas laborales. Cuando alguno estornuda afuera, somos los primeros que sufrimos. En lo personal, tengo dos prioridades: que el salario familiar se universalice a todos los trabajadores y que se eleve a la brevedad el mínimo no imponible.

Caló: “Hablaron barbaridades”.

ARNALDO PAGANETTI Agencia Buenos Aires


Comentarios


Reapareció Caló y mantiene su candidatura