AHORA: la Corte rechazó la candidatura de Weretilneck

Rechazo a la judicialización de la protesta

La CTA analiza la situación de los procesados por reclamos sociales



NEUQUEN (AN) – El procesamiento de los dirigentes sociales neuquinos se debatirá en la mesa de conducción de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA). Los sindicalistas denunciaron que de los 3.500 procesador por reclamos que hay en todo el país, 600 corresponden a esta provincia y por ello fustigaron al gobernador Jorge Sobisch. “Que la gente sepa qué presidente va a tener si lo votan”, dijo Fernando Lisse, representante de derechos humanos en la central. Informó ayer, antes de viajar a Buenos Aires que el procesamiento de los dirigentes sociales de todo el país se abordará en una reunión.

“En Neuquén, donde vive el 1% de la población de todo el país, tenemos el 25% de los procesados. Estas cifras muestran claramente cuál ha sido la política del gobierno de Sobisch, quien en lugar de solucionar los problemas so

ciales, el hambre y la desocupación, lo que ha decidido es tratar se encarcelar a los dirigentes”, sostuvo.

Señaló que el intento de nacionalizar el reclamo apunta a que todos aquellos que vean a Sobisch como candidato a presidente, sepan a quién están votando. “Vamos a tener una Argentina sin salud, sin educación, sin trabajo y con mucha pobreza, porque esta es la realidad de Neuquén que Sobisch no quiere mostrar”, aseguró Lisse.

El sindicalista señaló que “el gobierno ha decidido seguir dándole plata a los amigos”. Particularmente recordó el apoyo a la actividad privada de la salud en lugar de mejorar la atención pública. Al respecto puso como ejemplo el caso del barrio Hipódromo donde los vecinos tienen que transitar siete kilómetros para atenderse en un centro médico.

Sobre la ley 2302, cuya reforma impulsa el gobierno, dijo que “decir que la alternativa al problema de los jóvenes es ponerlos en la cárcel, como plantea (Luis) Manganaro, es una vergüenza”.


Comentarios


Rechazo a la judicialización de la protesta