La crisis llegó a la firma Mirasal y solicitó su concurso de acreedores

La empresa, cuyas principales instalaciones se encuentran en la localidad de Allen, se presentó ayer en convocatoria. Su dueño asegura que llegó a esta instancia tras un millonario embargo de la Agencia Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

22 ago 2018 - 07:13

Ayer la región petrolera se conmocionó tras conocerse que Mirasal, la contratista más importante de YPF en Allen, entró a un concurso de acreedores. La firma tiene una deuda con la AFIP, situación que ya fue investigada por este medio, que era hasta el 2 de julio pasado de 180 millones de pesos.

Pero también se encuentra en deuda con proveedores que según manifestó Guillermo Rotondo, presidente de Mirasal, es de aproximadamente de unos 30 millones de pesos. Por esta última, la firma no tuvo otra opción que entrar en la convocatoria.

Más información | Facturan millones pero los investigan por evasión

Para que el acuerdo tenga éxito, más de la mitad de los acreedores deben estar conformes con la propuesta de pago que le haga la empresa y el juez debe homologar el trato. De esta manera Mirasal podría hacer una quita y pagar sus compromisos financiados en cuotas.

Sin embargo si no se llega a un acuerdo, los acreedores pueden pedir la quiebra de la empresa. Esto complicaría mucho la situación ya que pondría en riesgo los 350 puestos de trabajo que tiene la planta.

“Hicimos un comunicado para que no se escuchen campanas distintas, porque tejen e inventan mucho en estos casos”, dijo Guillermo Rotondo en comunicación con “Río Negro”.

En el texto oficial señalaron que la presentación en concurso de acreedores es ante el juzgado Civil y Comercial Nº 5 de Roca.

“Dicha herramienta jurídica es la que posibilitará regularizar las obligaciones corrientes por las circunstancias ya conocidas por los distintos involucrados”, expresa el texto.

Queremos llevar tranquilidad y manifestar nuestro firme y sostenido compromiso con la actividad que realizamos y con todas las partes ligadas en la misma. Mirasal continuará abonando regularmente sus obligaciones salariales como al presente y comerciales en tiempo y forma”, finaliza.

Rotondo señaló que está situación fue consecuencia de un embargo de unos 70 millones de pesos que le hizo la AFIP el 20 de marzo pasado. “Ese embargo me descalzó. Con esa plata que me embargaron me privaron de pagarle a proveedores”, señaló.

El dueño de Mirasal mencionó que la deuda la tiene con unos 30 acreedores que lo abastecían de varios insumos, pero que el contexto no representa ninguna crisis ya que “está todo hablado”.

Más información | YPF oficializa inversión de u$s 550 millones en el área “Fernández Oro”

“Voy a hacer una propuesta, esto es muy cortito, no es grave, lo tuve que hacer para regularizar todo. No hay nada de riesgo o una crisis, es una practica habitual”, manifestó para mostrar tranquilidad. “Está todo en orden no hay reducción de personal y los sueldos están al día. Está todo bien”, reiteró con optimismo. El empresario negó que la deuda con la AFIP sea de 180 millones sino que “es menos de la mitad”.

Por otro lado aseguró que los trabajos que la empresa realizó a YPF fueron certificados y pagados. “YPF paga bien en tiempo y forma, se está trabajando en forma normal”, manifestó.

Este diario intento comunicarse con la intendenta de Allen, Sabina Costa, para tener su palabra del tema pero no tuvo respuesta.

Una empresa con pasado moroso

“Río Negro” investigó a la empresa Mirasal, una firma dedicada a la actividad petrolera- que dio una salto importante en sus ganancias- pero lidera el ranking en la AFIP de empresas morosas por no pagar tributos.

El organismo recaudador consideró hasta el 2 de julio pasado que la compañía debía unos 180 millones de pesos. Rotondo disiente con esa cifra. “Ya me embargaron 48 millones. Cuando me inscribí en un plan de pago debía 70, que con intereses se iban a 120 millones. Empecé pagando pero hubo dos o tres meses que no pude por la merma de la actividad. Mi prioridad era mantener la fuente laboral y el plan se cayó. Quise continuarlo pero me dijeron: ‘plan caído no se puede levantar’”, expresó.

Ayer Rotondo nuevamente negó que la deuda fuera de 180 millones y remarcó que en marzo la AFIP le embargó 70 millones. Este embargo según él, no le permitió pagar a unos 30 proveedores y generó una deuda de unos 30 millones de pesos. Por este motivo se presentó a una audiencia de acreedores.

Datos
70
millones de pesos es aproximadamente el embargo que le realizó la AFIP a Mirasal, según manifestó su dueño.
$ 30
millones ronda la deuda que tiene la firma con sus acreedores, fundamentalmente con proveedores.
ALLEN

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.