Ricardo Cancela: cuando la convicción marca el camino





María Luisa Andrada*


Un gran defensor de los derechos humanos que antepuso el ejercicio de la función en todos sus actos: elevó la defensa pública y la llevó a una atención al público eficaz y eficiente.


Luego de la renuncia por jubilación del defensor general del Ministerio Público de la Defensa, Ricardo Cancela, es tiempo de decir lo que nadie dijo.

Es el primer defensor general de la provincia del Neuquén.

A inicios del 2012 se puso a la cabeza de la Defensoría ante el Tribunal Superior de Justicia e inició el camino de construcción de lo que más tarde sería el Ministerio Público de la Defensa. Antes no existía un Ministerio Público propiamente dicho, sino una suma de defensores oficiales, sin conducción institucional desde hacía un tiempo atrás.

Antes de su llegada, la función era subrogada por el fiscal ante el Tribunal Superior de Justicia: así de independientes estaban las funciones de acusación y defensa cuando prestó juramento.

Asumió el cargo y ocupó las oficinas que se encontraban ubicadas en el patio trasero de una conocida pizzería del centro neuquino.

El ingreso era único: la pizzería se encontraba a mano izquierda y para llegar a lo que luego sería la Defensoría General había que tomar un pequeño pasillo a la izquierda y atravesar el sector donde la pizzería recibía sus insumos (bolsas de harina, cebolla): así de valorada estaba la Defensa Pública cuando asumió.

No más llegar, puso manos a la obra y trabajó en la construcción de una Defensa Pública efectiva, eficiente e independiente, con la mirada puesta en la gente. Incluso en los escenarios más adversos, jamás abandonó su conducción.

Escribió de su puño y letra la Ley 2892 que dio nacimiento al Ministerio Público de la Defensa de Neuquén sentando las bases para una Defensa Pública independiente y autónoma, mirando el sistema internacional de protección de derechos humanos en todas las materias de competencia.

Con ese norte, diseñó estructuras de vanguardia: puso a disposición de los defensores públicos penales el Servicio de Gestión Penal para soporte en investigación con profesionales especializados, llevó las bocas de ingreso a la Defensa Pública Civil al interior provincial y a los barrios, a través de Servicios de Orientación Jurídica descentralizados; creó el Cuerpo de Asesores en Mediación, permitiendo que esa etapa esté en mano de asesores especializados; reforzó y creó Defensorías Públicas en toda la provincia; completó las estructuras de las Defensorías de los Derechos del Niño, Niña y Adolescente de todas las circunscripciones; promovió y concretó carreras horizontales para los integrantes de sus equipos interdisciplinarios

También instauró un Equipo Interdisciplinario para soporte de defensores públicos civiles y penales; creó la Defensa Pública de Ejecución para la atención especializada de quienes transitan la ejecución de pena; implementó un servicio de 0800 para las personas privadas de libertad; creó la Oficina de Ejecución de Honorarios, que dignifica la labor de los defensores públicos; creó la Oficina de Atención al Usuario para atender las necesidades no jurídicas de los usuarios; le puso voz a la comunicación institucional a través de la creación de una Oficina de Comunicación Institucional.

Además instrumentó una Oficina de Control de Gestión para diseñar políticas institucionales con áreas de apoyo técnico jurídico al servicio de los/as defensores/as públicos/as; creó una Oficina de Administración y Coordinación que nuclea todo lo atinente a superintendencia, recursos humanos y logística.

Concretó la creación del Órgano de Revisión de la Ley de Salud Mental en el seno del Ministerio Público, reforzando el compromiso de resguardo y protección de los derechos humanos de las personas en condiciones de vulnerabilidad.

Dio batalla ante la Legislatura provincial, tanto para reforzar iniciativas propias como para anteponer los derechos de los usuarios a legislaciones que los colocaban en situaciones de vulneración.

Concretó y promovió la participación de la Defensa Pública en espacios de discusión ajenos a su estructura y a nivel jurídico, llegó hasta instancias de la Corte Suprema promoviendo la protección de derechos.

Un gran defensor de los derechos humanos que antepuso el ejercicio de la función en todos sus actos: elevó la defensa pública y la llevó del patio trasero de una pizzería a espacios propios, adaptados para una atención al público eficaz y eficiente, acorde a los estándares internacionales de derechos humanos, concretando el derecho de defensa material y el acceso a la Justica en todas sus competencias.

Existen personas que trabajan con responsabilidad, compromiso, honestidad, integridad y convicción, y eso define a Ricardo Cancela.

* Secretaria penal de Ministerio Público de la Defensa.


Comentarios


Ricardo Cancela: cuando la convicción marca el camino