Río recargado en Roca: los findes se llena de lanchas, kayaks y bañistas

Unas 500 lanchas están registradas en Roca y crece año a año el número de matrículas. Se suma el boom de venta de kayaks. La flexibilización de la cuarentena acerca más gente a las costas.

Refresco riesgoso. Bañistas y lanchas con esquiadores disfrutan muy cerca en la costa roquense. Foto: Gonzalo Maldonado.

Año a año crece el número de embarcaciones -lanchas, motos de agua, kayaks y tablas sup- que se ven en el río Negro en la zona de Paso Córdoba. También el de los bañistas que los fines de semana inundan las costas para huir del calor. El riesgo de accidentes se multiplica, crecen las voces de alerta y Prefectura ya reforzó los patrullajes para disuadir a los que aceleran en el agua.

Unas 500 lanchas están registradas en Roca y cada sábado o domingo circulan más de 30, según los datos brindados por la autoridad naval. Cincuenta personas realizaron la tramitación del carnet de timonel en noviembre y matricularon 30 embarcaciones en club Náutico.

Al número de lanchas hay que sumarle el boom de ventas de kayaks y tablas sup.

Lanchas

500
Están matriculadas en Roca. A fines del 2020 Prefectura registró 30 nuevas embarcaciones.
50
exámenes para extender las licencias de timonel tomaron los prefectos en el Náutico de Roca.

Muchos de los navegantes experimentados se van a zonas más alejadas de Paso Córdoba. “El vértigo de circular fuerte en las rutas llegó al río. Ves poco respeto de los códigos del agua y crece la sensación de inseguridad. Esto ya no es disfrute”, se quejó Fabio, un roquense de 54 años que ha tenido cinco embarcaciones a lo largo de 20 años. Dijo que cuando junta la plata se va con su familia y su lancha a los lagos de la cordillera, para pasear en paz.

Consideró que la sensación de inseguridad en el río no es sólo por los conductores irresponsables, sino por los bañistas que comparten el área de maniobras de entrada y salida de las lanchas. “Falta infraestructura que delimite esas zonas, un boyado aunque sea”, criticó.

Costas con mucha gente. Una postal tìpica de cada fin de semana en las riberas del río Negro en Roca. Foto: Gonzalo Maldonado.

Para el jefe de Prefectura del Comahue, Gabriel Almada, en el río pasa como en la calle. “El pibe joven prefiere un auto pistero, que haga rudio y corra. En la lancha o en el jet sky es igual. Buscan el aplauso de la costa”.

Prohibido bañarse

Desde el municipio de Roca se indicó a Rio Negro que en Paso Córdoba está prohibido bañarse y que la prioridad es garantizar la calidad del agua. “La única forma de hacerlo es en el Balneario Municipal de Apycar, donde se utiliza agua de perforación para el piletón, se agrega cloro, alguicidas y se realizan limpiezas semanales para asegurar la salud de los bañistas”, se indicó.

A diferencia de Neuquén capital, Roca no tiene bañeros en las zonas más concurridas del río.

Balizar el río en zonas de muchos bañistas es complicado. Hay que proteger más a quienes están en el agua; y para eso, hay que identificar claramente los balnearios habilitados".

Prefecto Gabriel Almada

El alerta por la intensidad en Paso Córdoba surgió desde las áreas de Ambiente y Turismo de la comuna. La ola de calor temprana, la flexibilización de los controles en pandemia, las ganas del disfrute tras un largo confinamiento y el impacto de la crisis económica se combinaron para originar mayor afluencia.

Almada reconoció que hubo un movimento inicial “muy fuerte” en diciembre. “La gente se liberó y salió en masa. Nos reunimos con las autoridades en Roca y acordamos incrementar patrullajes. En los fines de semana sucesivos todo se reacomodó”.

La particularidad del río Negro es que es solo un curso de agua complicado. Y no se pueden sectorizar actividades, como sí ocurre en los lagos de la región.

Al describir los controles, Almada dijo que Prefectura se acerca a una embarcación, l pide que pare en la costa y allí hace la inspección documental, tanto de quien maneja la lancha (carnet náutico deportivo vigente) elementos de seguridad: chalecos salvavidas, bengala de mano, entre otros.

Zona de lanchas en el Náutico de Roca. Hacía allí deriva Prefectura las lanchas cuando en sus patrullajes detecta infracciones o les requiere la documentación.

Recomendaciones para navegar


Lanchas y botes semirígidos

-La navegación: sólo bajo condiciones meteorológicas favorables y luz diurna.

-Antes de iniciarla, informar a Prefectura. Personalmente o llamando al 2995344833 (Prefectura Regina) o al 106. Mencionar la zona a navegar y hora estimada de regreso.

-Usar siempre chaleco salvavidas y elementos de seguridad reglamentarios.

-No ingerir alcohol antes y durante la navegación.

-Contar con la habilitación Náutico Deportiva.

-Impedir que conduzcan menores no habilitados.

-Llevar elementos de señalización.

-Respetar áreas de navegación establecidas.

-Nunca navegar cerca de bañistas o embarcaciones menores.

En kayak

-La navegación debe ser bajo condiciones meteorológicas buenas y luz diurna.

-Usar siempre el chaleco salvavidas y llevar los elementos de seguridad reglamentarios (pollera cubre cockpit, achicador, cabo de remolque, silbato, etc).

-Remar alejado de buques/embarcaciones deportivas a motor.

-En caso de vuelco nunca abandonar el kayak, siempre posee reserva de flotabilidad.

- Todas las normativas de consulta están en el sitio web oficial de la Prefectura Naval Argentina https://www.argentina.gob.ar/prefecturanaval.


A remarla en el Limay. Una familia largá el paseo, para olvidarse de la pandemia.

Creció fuerte la venta de Kayaks

El alto costo de las lanchas -atadas al valor dólar- es el principal motivo del frenó en sus ventas, según los testimonios de quienes las comercializan en Neuquén.


El movimiento más fuerte se da con la adquisión de kayaks. En el caso de Viedma, un vendedor indicó que crecieron los pedidos en pandemia, pero que las entregas de los botes recién se harán en marzo, ya que la producción se vio sobrepasada por la gran demanda.

Valor

9.000
El precio en dólares de un motor de 5 HP y cuatro tiempos para una lancha


También registraron más actividad los talleres para el mantenimiento y la puesta a punto de los medios acuáticos.

“Con la pandemia no es lo mismo que antes. Hay menos actividad. Arrancó un poco en noviembre por inicio de temporada. Venían para que le hagamos el servicio (mantenimiento) pero eso después nuestro trabajo mermó”, explicó un empleado de un local náutico de la ciudad de Neuquén.


En otro comercio náutico, uno de sus empleados explicó que “en ventas está muy tranquilo. Por los costos elevados, a la mayoría no le alcanza para comprar”.


Dijo que un motor de 5 HP de cuatro tiempos cuesta casi 9 mil dólares. “Es lo que está permitido para navegar los lagos de la zona. Y está evaluado con un dólar entre turista y blue. No es un dolor oficial. No es un costo accesible”, indicó.


Desde el mismo negocio añadieron que los gomones “casi no se consiguen”.
Explicaron que los servicios de mantenimiento de los equipos tienen demoras porque hay que esperar de 30 a 60 días a que lleguen los repuestos.


Con los kayak es distinto. “Apenas se liberó todo, las ventas crecieron un 50%. Es un deporte más bien individual, en la naturaleza, y con distancia entre un remador y otro. Desde septiembre se empezó a notar que hubo mucho gente que se volcó al canotaje”, apuntó Pascual Orellana, que junto a su familia tiene una fábrica de este tipo de embarcación.


“No ha entrado en enero el mismo trabajo que en diciembre. Pero siempre es un mes más complicado  Pero diciembre fue muy bueno”, expresó.
Comentó que un kayak del tipo travesía para una sola persona cuesta entre 50 y 60 mil pesos. Están incluidos los remos en el precio.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Río recargado en Roca: los findes se llena de lanchas, kayaks y bañistas