RÍO SUELTO: Un domingo diferente





Y un día el fútbol argentino volvió. Abierto, bien abierto. Tanto que hasta lo transmitió Canal 26, una señal de noticias.

Fue una especie de «destape», después de tantos años de imágenes codificadas y celosamente guardadas, y de actitudes casi miserables como guardarse no sólo los goles, sino también jugadas para sus propios programas.

Entre el viernes y el domingo todos quisieron pasar todo, fútbol argentino por todos lados. Y la verdad, no estuvo nada mal. Más bien estuvo buenísimo. Pero fue raro.

Raro no escuchar a Macaya comentar el clásico del domingo y raro volver a escuchar los relatos de Marcelo Araujo y su inoxidable «¡sharap!». Raro porque se trata de la voz oficial del fútbol codificado de los tiempos de TyC, del relator que durante los años ´90 le dedicó cada transmisión dominical «al presi» Carlos Saúl. ¡Para eso habría sido mejor volver a Mauro Viale! Al menos, su «quién mueve» era menos irritante.

Y al contrario de lo que podría suponerse, la pérdida de exclusividades hará de Fútbol de Primera un mejor programa. Sin los goles ni las mejores imágenes reservadas para sí mismo, estarán obligados a mejores ideas para competir en el llano con el resto. No les vendrá nada mal después de tantos años de tenerla fácil.

Se sabe, fútbol sin codificar y sin monopolios abusivos está muy bien, pero la cosa no debería terminar aquí. Julio Grondona les debe una explicación los clubes por tantos años de fútbol regalado a una empresa privada que hizo lo quiso porque el presidente de la AFA lo permitió.

Pero nada dijo sobre este asunto, el jueves pasado, cuando se firmó la sociedad AFA-Estado. En cambio, prefirió decir que se trataba del «hecho más importante en la historia de la AFA».

Y fue raro que «tan importante hecho» sólo haya aparecido después de que fracasara con el Prode bancado y después de pedirle más plata a TyC y que TyC se la negara. Recién entonces, y respaldado por un gobierno en verdad interesado en su disputa con principal accionista de TSC -la dueña de la señal-, se animó a romper con el monopolio privado.

Todo lo demás es un discurso que no resisten un archivo de dos semanas.

JUAN MOCCIARO jmocciaro@rionegro.com.ar


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
RÍO SUELTO: Un domingo diferente