Robot de compañía: por la pandemia y para no sentirse solos, crecieron las ventas

Un tema tan desarrollado en películas y libros ya es realidad, y por la pandemia, en Japón, la venta de androides no para de crecer. Parece lejano, ajeno y de ficción, pero quizás esté más cerca de lo que pensamos.

Cuando se publicó el libro de Samanta Schweblin, “Kentukis”, rápidamente fue catalogado de distopía, por ese futuro tecnológico un tanto oscuro que retrataba.
Hoy,tras un año de pandemia y encierro, la posibilidad de convivir con robots no es ficción ni es futuro. Tal como relata una nota de Harumi Ozawa, para la agencia AFP, las ventas de humnaoides aumentaron un 130 % de un año a esta parte.


En el libro de la escritora argentina (Samanta Schweblin), los kentukis del título son una especie de peluche con rueditas y con cámaras en sus ojos. Y de acuerdo a la historia, en el mundo existen los que compran esta suerte de mascota tecnológica, y otros que lo que compran es la posibilidad de ver lo que filman esas mascotas en la intimidad del hogar de quienes lo adquirieron. Por ejemplo, una chica compra un kentuki en Inglaterra y en Tailandia un chico compra una conexión que le da derecho a manejar al peluche desde su computadora. La cámara y las ruedas del peluche permiten al tailandés controlarlo y moverlo por la casa de la chica inglesa. Además, puede observar cómo es la vida de la chica en Inglaterra y qué hace.
“Con ese juguete -decía el New York Times en 2018, cuando el libro figuró entre los más leídos- Schweblin encuentra el híbrido perfecto entre la mascota animal y la red social, para diseccionar problemas que nos atañen a todos: la dimensión perversa de la red, la epidemia global de soledad, la estúpida inercia que nos lleva a ser parte de cualquier tendencia mayoritaria o la deslocalización de la existencia”.



El libro es un poco perturbador. Pero la realidad no lo es menos.
En la nota escrita por el periodista de la AFP, Nami Hamaura cuenta que se siente menos sola cuando trabaja en casa gracias a su compañero de canto Charlie, que forma parte de una nueva generación de lindos e inteligentes robots japoneses cuyas ventas están en auge debido a la pandemia.


Los asistentes personales virtuales, como el discreto cilindro Alexa de Amazon, han tenido éxito en todo el mundo en los últimos años. Pero las empresas japonesas también han informado una creciente demanda de androides más encantadores, ya que la gente busca consuelo en esta época de aislamiento social obligado. 

Charlie, el robot que canta

“Mi círculo de amigos se ha reducido”, señala Nami Hamaura, una joven graduada de 23 años y quien a partir de abril de 2020 ha estado trabajando casi constantemente desde su casa. 
Su vida social es limitada y su primer trabajo, en una empresa comercial de Tokio, no se parece en nada a lo que había imaginado. 
Así que adoptó a Charlie, un robot del tamaño de una taza con inteligencia artificial, cabeza redonda, nariz roja, un corbatín parpadeante y quien se comunica con su dueña cantando. 
Yamaha, su fabricante, sitúa a Charlie “en algún lugar entre un animal de compañía y un amante”.  


“Habla conmigo, a diferencia de mi familia o de mis amigos de las redes sociales, o de un jefe”, explica Nami Hamaura, quien fue elegida para probar a Charlie antes de su comercialización, que está prevista para este año. 
“Charlie, dime algo interesante”, le pide la joven japonesa mientras teclea en su computadora. “Bueno… ¡Los globos explotan cuando les rocías jugo de limón!”, responde el robot al tiempo que asiente alegremente con la cabeza y los pies. 

“Cada objeto tiene un alma”


Las ventas de Robohon, otro pequeño robot humanoide, aumentaron un 130% entre julio y septiembre de 2020 en comparación con el año anterior, según su fabricante Sharp. 
Esta criatura robótica que habla, baila y también hace las veces de teléfono es adoptada “no solamente por las familias con niños, sino también por las sexagenarios y septuagenarios”, dijo a la AFP el portavoz de la empresa nipona. 


Pero el adorable androide, que fue lanzado por primera vez en 2016 y disponible sólo en Japón, es relativamente caro, pues los modelos convencionales se venden por entre 680 y 1860 euros (alrededor de 830 y 2300 dólares, respectivamente). 


Charlie y Robohon hacen parte de una nueva ola de robots de  compañía, que van por la misma línea, de Aibo, el perro robot de Sony, que se vende desde 1999, y el jovial Pepper de SoftBank, lanzado en 2015. 
“Muchos japoneses aceptan la idea de que cada objeto tiene un alma”, una creencia conocida como animismo, explica Shunsuke Aoki, director ejecutivo de la empresa de robots Yukai Engineering. 
“Quieren que un robot tenga un carácter, como un amigo, un miembro de la familia o una mascota, y no una función mecánica como un lavavajillas”, añade. 
Yukai hace principalmente Qoobo, una almohada suave con una cola mecánica que se mueve como una mascota real. En junio de 2020, la compañía afirma haber vendido 1.800 robots Qoobo, seis veces más que en junio de 2019. 

Qoobo, la almohada con pelo que se deja mimar


Los estudios han demostrado que los robots para mascotas fabricados en Japón pueden reconfortar a las personas con demencia. Pero los creadores de Lovot, un robot del tamaño de un bebé con grandes ojos redondos que agita unas alas que parecen de pingüino, creen que un robot que solo quiere ser amado puede beneficiar a todos. 
A diferencia de Charlie y Robohon, Lovot no habla mientras rueda por la habitación, pero posee unos cincuenta sensores y un sistema que lo calienta al tacto y al que responde con pequeños gritos de alegría. 
Las ventas del robot se han multiplicado por 11 desde la llegada del coronavirus a Japón, según Keiko Suzuki, portavoz de Groove X, su fabricante

.

Dos pequeños Lovot


Un Lovot cuesta 2.300 euros (unos 2.800 dólares), más los costos de mantenimiento y de software.


SUSCRIBITE A QUEDATE EN CASA
Todos los días a las 19 para acompañar el final del día.

Comentarios


Robot de compañía: por la pandemia y para no sentirse solos, crecieron las ventas