Rohm dijo a la jueza que es inocente

El vicepresidente del Banco General de Negocios declaraba anoche en el marco de la causa por presunto lavado de dinero y fuga de capitales que lleva adelante la jueza María Servini de Cubría. Su hermano, José, el presidente de la entidad, viajó a Estados Unidos y sigue siendo requerido por la Justicia argentina.



Mientras José “Puchi” Rohm, el presidente del Banco General de Negocios (BGN) viajó a Estados Unidos y sigue siendo requerido por la Justicia argentina, su hermano, Carlos Rohm, le dijo anoche a la jueza María Servini de Cubría que es inocente pero se negó a contestar las preguntas que le hicieron por supuesto lavado de dinero y fuga de capitales.

Es que, según dijeron fuentes del caso, la mayoría del material secuestrado serviría en realidad para probar la fuga de capitales al exterior, pese a la instalación del “corralito” financiero, e incluso habría datos de que se “escaparon” unos 70 millones de dólares, a través de supuestas operatorias con el Banco Central.

Lo cierto es que Carlos Rohm, vicepresidente del BGN y detenido desde el último miércoles, se negó hoy a contestar las preguntas que le hizo la jueza Servini de Cubría frente al fiscal Carlos Stornelli -que sigue el tema del Banco de Crédito y Comercio Internacional (BCCI), sospechado de lavado de dinero- y ante la fiscal designada especialmente por la Procuración General de la Nación, Alejandra Perrau, luego de que los representantes del Ministerio Público originales se negaran a imputar directamente a algún sospechoso.

A las 14, vestido con un saco azul, pantalón beige, camisa blanca y sin corbata, Carlos Rohm fue obligado a descender del auto que lo trajo desde su celda y llevado a los tribunales.

Como algo poco usual cuando se trata de detenidos importantes, Rohm fue mostrado ante las cámaras de televisión que registraban la noticia y conducido hasta el tercer piso donde lo esperaban su abogado, Alfredo Iribarren, y su hijo y sus sobrinos.

Pero no era el único que estaba en el despacho de Servini. De hecho, ya se encontraba declarando Alberto Camali, un contador que fue detenido en uno de los allanamientos. Estaba acusado de haber intentado borrar pruebas, pero en realidad -según le explicó a la jueza- lo que hacia era anotar los papeles que los policías se estaban llevando.

En base a esas explicaciones, que parecieron lógicas, la jueza lo dejó en libertad.

El tercer detenido, un supuesto apoderado de los Rohm cuyo nombre no trascendió, creía que iba a correr con la misma suerte.

Es que fue detenido, también en los allanamientos, cuando habría estado rompiendo papeles y los habría intentado tirar por la ventana, según las versiones de fuentes del caso.

Sin embargo, fue en ese momento que llegó la nueva fiscal y pidió que se lo imputara también del delito de “subversión económica”.

Así, el hombre quedó detenido, mientras Carlos Rohm cumplía con el trámite procesal de la declaración.

(DYN)

Moreau salió a responderle a López Murphy

El diputado radical Leopoldo Moreau acusó ayer al economista Ricardo López Murphy de pretender “agitar el fantasma de una supuesta dictadura marxista” para “desestabilizar al país, cambiar el gobierno y dolarizar la economía”.

“Piensa (ese economista) que puede ser el (Juan María) Bordaberry (ex presidente de Uruguay en los 70) que algunos sectores militares carapintadas están propiciando para desestabilizar al país, cambiar el gobierno y dolarizar la economía”, denunció el legislador a través de un comunicado.

Advirtió a la clase media que reclama por sus cuentas a través de cacerolazos “que no deje utilizar sus justos reclamos por sectores que buscan la desestabilización de Argentina que pretende beneficiar a los bancos, cambiar el gobierno y dolarizar la economía”.

Moreau replicó expresiones del ex ministro de Economía delarruista publicadas en el diario Clarín, en las que el economista y militante en la UCR bonaerense, acusó a Moreau y al ex presidente Raúl Alfonsín, entre otros dirigentes del radicalismo de ese distrito, de haber propiciado la caída del gobierno del ex presidente Fernando De la Rúa.

“Estas declaraciones -señaló Moreau- seguramente tienen que ver con la necesidad de muchos economistas que como él, buscan desembarazarse de la responsabilidad que tuvieron en sostener este modelo económico ultraconservador a lo largo de los últimos 11 años y entonces buscan chivos expiatorios”, cuestionó Moreau.

“Desembarazarse”

“Estas declaraciones seguramente tienen que ver con la necesidad de muchos economistas que como él, buscan desembarazarse de la responsabilidad que tuvieron en sostener este modelo económico ultraconservador y ajustista, a lo largo de los últimos once años y entonces buscan chivos expiatorios”, señaló Moreau.

El senador radical dijo que el economista, quien lanzó su candidatura para “una alternativa política”, según sus propias palabras, intenta “justificar su responsabilidad sobre el desastre que hoy vive la Argentina”.

Señaló también que “por otra parte, resulta tragicómico que (López Murphy) diga que Alfonsín y yo estuvimos en una conspiración para derrocar a De la Rúa, cuando es a todas luces evidente que De la Rúa cayó precisamente, por escuchar las recetas económicas que le proponía (Domingo) Cavallo, López Murphy y Fernando de Santibañes”.

“Esta actitud de López Murphy se emparenta con los intentos de algunos bancos extranjeros en la Argentina que quieren volver todo marcha atrás, para que el país desemboque en una dolarización que les revalorice sus activos y mejore sus balances”, advirtió.

Menem pide un acuerdo estratégico con Estados Unidos

El ex presidente Carlos Menem sostuvo que “el país tiene que salir ya mismo del corralito financiero que paraliza al aparato productivo”, advirtió que “llegó la hora de rectificar el rumbo” económico y expresó la idea “de avanzar hacia la negociación de un acuerdo estratégico con Estados Unidos”, para “destrabar la indispensable asistencia financiera internacional”.

Menem insistió con su propuesta de dolarización, a la que consideró “una opción que se impone por la fuerza de los hechos, la única alternativa viable para inyectar certidumbre y, a partir de allí, confianza a la economía argentina”.

Amplió que “en las actuales condiciones, es una imperiosa necesidad social”. En una solicitada publicada ayer por el diario Ambito Financiero, que lleva sólo su firma, el ex jefe del Estado estimó que el país “atraviesa una fenomenal crisis de confianza interna y externa”.


Comentarios


Rohm dijo a la jueza que es inocente