Ruca Che: el gigante que se apoderó del oeste de Neuquén

En 1995 se inauguró el estadio Ruca Che. Esa noche se disputó el preolímpico de básquet camino a los juegos de Atlanta 96.

1
#

El edificio fue también sede de grandes eventos culturales. Por su escenario pasaron glorias del rock nacional.(Foto: mauro pérez )

2
#

El histórico partido que estrenó el piso de parquet de la flamante cancha.(Foto: archivo diario río negro )

3
#

Un 20 de agosto de 1995 la ciudad fue protagonista de un hecho histórico en lo deportivo y en lo social. Decir que llegó gente de todas partes de todo el continente no sería faltar a la verdad, es que ese día se encendía por primera vez en esta capital la llama olímpica del torneo preolímpico de básquet “Copa de las Américas”.

Tal ocasión merecía el mejor espacio y así fue. Con olor a pintura y madera nueva aún, se abrían las puertas del Estado Ruca Che en el corazón del barrio San Lorenzo Sur.

El proyecto para construir un “gigante deportivo” en el oeste de la ciudad se gestó y concretó durante la gestión del ex gobernador Jorge Sobisch. Con una inversión estimada en 6 millones de pesos se levantó un estadio de 2.500 metros cubiertos de cancha, vestuarios, plateas, dependencias administrativas y playa de estacionamiento. Durante el plazo que duró la obra se escuchaban voces desconfiadas de que realmente el estadio iba a tener la funcionalidad y uso que se había prometido y otras que reafirmaban que era un gran logro para el barrio y para toda la ciudad porque se abría un lugar para que los chicos, adolescentes y jóvenes pudieran acercarse a la práctica deportiva.

Cuando la obra se terminó se esperó el mejor momento para que su inauguración ingresara a los anales de la historia neuquina. Así sucedió.

Esa tarde-noche una multitud se acercó a presenciar el acto inaugural y gritó entusiasta cuando vio ingresar al seleccionado nacional de básquet con el cordobés Marcelo Milanesio a la cabeza y a las otras ocho delegaciones de países que participaron del torneo preolímpico donde se ponía en disputa un lugar en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996.

La llama olímpica fue encendida por los deportistas Tranquilino Valenzuela y Marcelo Torres.

Hubo exhibiciones de gimnasia deportiva acompañadas por juegos de luces y láser perfectamente combinados, reconocimiento a los jugadores y entrenadores, hacedores del básquet argentino y discursos emocionados. “Este gimnasio lo inaugura el gobernador, pero lo construyó un pueblo guapo, que va a seguir siendo guapo para trabajar por el país que todos los argentinos queremos”, dijo por entonces el gobernador Jorge Sobisch.

Los neuquinos que con el avance de las obras desconfiaban de obra de tal magnitud y de su utilidad, celebraron la apertura de un estadio en medio de uno de los sectores más postergados de la capital neuquina.

Datos

“Este gimnasio lo inaugura el gobernador pero lo construyó un pueblo gaucho, que trabaja por el país que queremos todos”,
dijo en su discurso el exgobernador de Neuquén Jorge Sobisch.
Esa noche el seleccionado neuquino de básquet ganaba el partido por un estresante 74-72.

Comentarios


Ruca Che: el gigante que se apoderó del oeste de Neuquén