Se acortan las distancias en la elección bonaerense

Encuestadores consultados por “Río Negro” hablan de “empate técnico”. El resultado está abierto: la intención de voto por CFK se estancó y algunas mediciones ubican por encima a Bullrich.



1
#

Cristina Kirchner, Esteban Bullrich y Sergio Massa, candidatos a senadores. (Foto: archivo )

2
#

3
#

4
#

En la recta final para las elecciones del domingo, la mayoría de los encuestadores coinciden en una cosa: en Buenos Aires las diferencias se acortan, las cosas se emparejan. Y ya se habla de “empate técnico”. Más allá de que una mayoría de encuestas dan como ganadora a Cristina Kirchner –no faltan, sin embargo, las que ubican a Cambiemos en primer lugar también por menos de un punto–, en las últimas semanas la intención de voto para la ex presidente se estancó e incluso decreció, mientras que la del oficialismo, con una campaña fuerte, subió. Lo mismo para el massismo. Sin embargo, una situación preocupa al gobierno: el alto ausentismo podría determinar una derrota.

Las encuestas realizadas durante la primera semana de agosto (varias consultoras prefieren no publicar nuevas antes del domingo), prevén diferencias exiguas. Según OPSM, de Enrique Zuleta Puceiro, la formula de Kirchner gana por 0,3% de diferencia: en julio la diferencia era de casi 2 puntos. La última de Giacobbe & Asociados, de Jorge Giacobbe, ubica a la lista de Esteban Bullrich, de Cambiemos, 0,8% arriba. “Las curvas de Cambiemos y de Kirchner se aproximan”, dice Zuleta

En el promedio de las mediciones de julio, que realizó Ricardo Rouvier en base a encuestas de la mayoría de las consultoras, la diferencia fue 5% a favor de Unión Ciudadana. Rouvier también da para agosto a CFK arriba, pero habla de “empate técnico”: “Se emparejó, porque creció Cambiemos en los últimos días”, afirma. El encuestador Hugo Haime calcula 3 puntos de diferencia a favor de Kirchner (31 a 28), pero hace tres semanas la diferencia era de 8%. Reconocen, sin embargo, los encuestadores, que el margen de error es del 3%, de modo que el resultado puede darse para un lado o para el otro.

Massa figura en tercer lugar (aparte). Florencio Randazzo, cuya candidatura generó gran revuelo, finalmente no levantó vuelo, y no supera el 6% en las mediciones.

La campaña bajo perfil, a puertas cerradas, de CFK, podría haberle costado, opinan Haime y Rouvier, el estancamiento y hasta la pérdida de votos. Por otro lado, la campaña activa, las recorridas y el tan criticado timbreo, habría producido el efecto contrario para el oficialismo. “Cambiemos puso toda la carne al asador, frente a una Cristina con campaña reducida, Cambiemos hizo una campaña expansiva, con buena comunicación. Pusieron a Carrió y Vidal a caminar, que tienen la mejor imagen en la Provincia”, dice Rouvier.

El oficialismo mira con atención dos índices: indecisos y ausentes. Los indecisos, o voto volátil, rondan el 10%. El voto de Cristina, opinan Giacobbe, Zuleta y Rouvier, es un voto “durísimo”, poco variable, para sumar y para restar. La volatilidad está más entre los votantes del massismo y Cambiemos, muy anti-K, que podrían robarse votos hasta el último día.

Aún más preocupante para el gobierno parece ser la posibilidad de ausentismo. Luego de semanas de criticar las PASO, poco útiles este caso para dirimir internas, el discurso del gobierno mutó en un reiterado llamado a ir a votar este domingo. Por fallecidos, ciudadanos en el extranjero y otros factores de error, la asistencia perfecta significaría que vote el 82% del padrón. Por ahora iría a votar el 70%.

Giaccobe calcula que el 9% difícilmente vaya a votar, y el 3% aseguró que no lo hará. “El kirchnerismo logró generar entusiasmo, y difícilmente un votante cristinista falte. Allí falló el gobierno. Muchos dicen que votarían a Cambiemos, pero que no saben si irán a votar. Con Massa también pasa. De ese 12%, la gran mayoría son Pro. Con que un 5% Pro no vaya, Cristina gana por ausentismo”, grafica.

“La clave está en el 12% que nos dice que no va a ir a votar. El resultado dependerá de a quién respondan esos ausentes”.

Jorge Giacobbe,

titular de Giacobbe y Asoc.

“Falló la hipótesis del peronismo dividido en tres. Se dividió el voto anticristinista, y eso le resta votos a Cambiemos”.

Enrique Zuleta Puceiro,

director de OPSM.

El enigma del voto a Massa, la tercera opción en la provincia

La alianza 1País, de Sergio Massa y Margarita Stolbizer, se ubica, en las últimas encuestas, tercero. Pero la medición del voto massista ha demostrado ser un problema para los encuestadores: los porcentajes varían del 12,5% al 24%. Con una definición reñida el domingo entre Cambiemos y Unión Ciudadana, el massismo tendrá que trabajar duro para eliminar la idea de que la elección de octubre será un balotaje y no perder el voto anti-K en manos del oficialismo.

Las mediciones de Giacobbe le dan 12,5%; las de OPSM, 22,7%; Rouvier alrededor del 16%, y Haime 23,5%. La diferencias respecto al voto massista, afirman los consultores, –más allá de alguna acusación sobre quién paga la encuesta– tiene que ver en la metodología de la medición. El votante massista está poco interesado en política, dice Haime, y no atendería encuestas telefónicas. Además, es un voto atomizado, no concentrado en sectores, afirma Rouvier, y es más difícil que entre en la muestra.

“Las terceras fuerzas tienen riesgo: si logran que la discusión sea lo que proponen Massa y Randazzo, o si la discusión es si vuelve Cristina o gana el Gobierno”, afirma Giacobbe. Para Rouvier, ya es alta la polarización.

Zuleta matiza: “Hay un porcentaje que no le va a querer dar a Cristina la victoria. Pero, octubre no es un balotaje, no es que desaparecen Massa y Randazzo y elijo entre los otros. Por ahora, los encuestados dicen que van a van a mantener el voto de agosto en octubre”.

La campaña bajo perfil, a puertas cerradas, de CFK podría haberle costado, según los analistas, el estancamiento y hasta la pérdida de votos.

“Hace tres semanas tenía una Cristina de ocho puntos de diferencia. La última semana achicó a tres”.

Hugo Haime,

titular de Aime y Asoc.

“Se emparejó porque creció Cambiemos en los últimos días. Es una situación de in-certidumbre, puede ser empate técnico”.

Ricardo Rouvier,

titular de Rouvier y Asoc.

Datos

“La clave está en el 12% que nos dice que no va a ir a votar. El resultado dependerá de a quién respondan esos ausentes”.
“Falló la hipótesis del peronismo dividido en tres. Se dividió el voto anticristinista, y eso le resta votos a Cambiemos”.
La campaña bajo perfil, a puertas cerradas, de CFK podría haberle costado, según los analistas, el estancamiento y hasta la pérdida de votos.
“Hace tres semanas tenía una Cristina de ocho puntos de diferencia. La última semana achicó a tres”.
“Se emparejó porque creció Cambiemos en los últimos días. Es una situación de in-certidumbre, puede ser empate técnico”.

Comentarios


Se acortan las distancias en la elección bonaerense