«Se han perdido los objetivos del ministerio social»

Ministro Pérez: son muchos los que sufren, tienen hambre, necesidades detectadas y no cumplidas por nuestra negligencia. Debería haber prioridades para los que más sufren y menos tienen: los indigentes, los enfermos, los niños y tantas madres jefas de familia, que se encuentran en un estado de abandono y en un olvido funcional en todos sus aspectos: sociales, culturales y políticos.

Los chicos están? el porqué depende de políticas de prevención. La pobreza estructurada en caso, y cada madre o familia necesita de las acciones y funciones de este Ministerio, «que ha perdido los objetivos sociales» garantizados por nuestra Constitución.

La crisis puede ser económica, pero no hay valores morales para asumirla y dar la cara con una política de contención, de respeto y de integración. Todos permanecen en continuas reuniones, mientras los sectores indigentes decaen en crisis internas, llegan los problemas: de salud, alcoholismo, drogas, delincuencia, prostitución y lo peor, el desarrollo humano desaparece dando lugar a presiones, cortes de calles y rutas.

Tengo mucha bronca por las injusticias y la discriminación de género que he padecido a lo largo de los años con diferentes funcionarios en el lugar de trabajo.

Cuando estaba el Sr. Tarifeño, me condenaba a las esperas en los pasillos, sin límites de tiempo y sin tener respeto por los esfuerzos de muchos para que él llegara a ser subsecretario.

Sólo le importó armar su propia chacrita, pero él discrimina con una sonrisa y educación. A pesar de todo, jamás dejé de asistir al usuario o beneficiario o indigente: atendí en el auto, en la calle, en los barrios, en los comedores, hoy en los pasillos, porque no tengo un espacio físico donde evacuar y desarrollar soluciones para cada caso, ya que ellos necesitan acciones directas para darles el marco legal que se necesita.

Es preciso obtener certificados médicos, lo que se logra con la interacción de otros agentes y la buena voluntad para conseguirles un turno, como lo hace la asistente social Valeria, del Hospital Heller, o nuestro compañero Juan Carlos Rodríguez, que siempre asiste en los casos emergentes. También el presidente de la Cooperativa Calf, Dr. Silva, colaboró evitando los cortes de luz para que los chicos pudieran nebulizarse. Gracias a todos los que se suman intercalando acciones de solidaridad y desarrollando un equilibrio para esta sociedad.

Sr. Ministro: usted hoy me cierra la puerta, ordenando a la Sra. Patricia Micosi que yo no ingrese a las oficinas. La maldad insolente, la indiferencia por los demás, la discriminación son los males de este siglo, pero muchos se aferran a esto para sostenerse en un trabajo. Yo confío en que usted tenga la valentía, la fortaleza, la sensibilidad y la buena voluntad para tomar la realidad y la problemática social.

Todos juntos podemos consensuar y articular acciones en el bien común con los recursos económicos y humanos de que disponemos, pero con políticas y planes de integración y no de exclusión. Jamás estuve amurada a la sillita del poder; con fuertes luchas consigo un vehículo y combustible, me traslado a los barrios donde están los problemas, pero no quiero que me gane la impotencia. Saldremos adelante únicamente con el respeto y el amor al prójimo.

Ojalá que Dios lo guíe espiritualmente, lo ayude y le brinde la sabiduría para, con equidad y justicia social como ejes principales de las acciones y funciones de la institución, lograr cumplir con los objetivos y programas propuestos.

María Godolfreda Barrio

DNI 11.901.220

Neuquén


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios