Se muda la tradicional pizzería de la diagonal en Neuquén

Los dueños del inmueble de Belgrano resolvieron no alquilarlo más y la intención es venderlo para construir un edificio. El comercio de pizzas se mudará al Patio de Franz.





Se comenzó a desmantelar la estructura que funcionaba frente a la vivienda. Foto Mauro Pérez

Se comenzó a desmantelar la estructura que funcionaba frente a la vivienda. Foto Mauro Pérez

Después de 30 años una de las tradicionales pizzerías de la capital abandona su histórico edificio y se muda a una nueva casa. El comercio identificado con un bigote negro dejó el local de Belgrano y diagonal 9 de Julio, reconocida esquina donde vivió el ex gobernador del territorio del Neuquén, Eduardo Elordi.

Los propietarios de la esquina tomaron la decisión de no alquilar más el local, “porque hay intenciones de venderlo para que se construya allí un edificio”, comentaron desde la casa de comidas.

Esa esquina guarda una historia fundacional de la ciudad de Neuquén y la pizzería también dejó allí su impronta a lo largo de tres décadas.

Dos datos

28 años
funcionó el local comercial en la esquina estratégica del polo gastronómico de la ciudad de Neuquén.
12
años fue gobernador del territorio nacional del Neuquén Eduardo Elordi quien vivió en la esquina de Belgrano (antes se llamaba Delfín Gallo) y la diagonal 9 de Julio.

Los archivos no dejaron rastros exactos sobre el año de construcción de la casona de Elordi y diagonal 9 de Julio y Delfín Gallo (hoy Belgrano), pero los investigadores estiman que podría ser alrededor de 1915. El ex gobernador Elordi estuvo a cargo del Ejecutivo desde 1906 hasta 1918. En 1930 funcionaba en esa esquina la Jefatura de Policía, ya en ese entonces el edificio era mencionado como “la primitiva residencia del ex gobernador Elordi”. Los estudiosos del patrimonio histórico aseguran que no existen registros que puedan confirmar que la casona fuera habitada por algún otro gobernador.

La esquina ubicada estratégicamente en el corredor gastronómico de la capital, tuvo varios usos luego a que dejará de ser la Jefatura de Policía. En tiempos más modernos funcionó la confitería Tío Franz, a la que posteriormente se le agregó una pizzería que sería bautizada Franz y Peppone.

En sus primeros años de existencia la construcción era una casona grande, pero luego de varias remodelaciones se dividió en dos, en el local comercial y en la casa familiar.

En un futuro inmediato la fisonomía de ladrillos a la vista y el interior cargado de historia cambiará de forma, acompañando los tiempos modernos.


Comentarios


Se muda la tradicional pizzería de la diagonal en Neuquén