Seis años de prisión para el odontólogo neuquino

“Se hizo justicia”, dijo la madre de la víctima.



#

El fallo se leyó ayer sin la presencia del acusado ni de sus abogados defensores. Hay diez días hábiles para apelarlo.

Luis García

NEUQUÉN (AN).- El testimonio en Cámara Gesell de la niña víctima y los informes de los profesionales de la Salud fueron claves para que la Cámara Criminal Primera resolviera condenar a seis años de prisión efectiva al odontólogo David Narváez. Los jueces encontraron probados los hechos y lo hallaron culpable del delito “abuso sexual gravemente ultrajante”. “Se hizo justicia, se dio lo que esperábamos, que se condenara a esta persona, y que no volviera hacer esto con ningún chico más”, sostuvo emocionada la madre de la niña. Sin la presencia del acusado ni de sus abogados defensores, los jueces Andrés Repetto, Mario Rodríguez Gómez y Alfredo Elosu Larumbe dieron a conocer ayer pasadas las 14 y a puertas cerradas el fallo que condenó a Narváez a seis años de prisión efectiva. Repetto explicó que el tipo de delito no prevé una inhabilitación específica para que ejerza su profesión, pero el Código Penal establece la inhabilitación absoluta (vinculada con cuestiones de manejo patrimonial y la patria potestad) para penas mayores a tres años. Ahora las partes tienen diez días hábiles para apelar el fallo, de lo contrario quedará firme. Las pruebas que resultaron determinantes para la condena fueron el testimonio de la niña en Cámara Gesell y los informes de las psicólogas y profesionales de la salud que atendieron a la víctima. Narváez fue encontrado culpable de abusar de la niña durante las consultas, en el consultorio que tiene en la esquina de calles Roca y Catriel. “Se hizo justicia. Se dio lo que esperábamos, que se condenara a esta persona, y que no volviera hacer esto con ningún chico más, porque si mi hija está bien ahora es por todo lo que hicimos”, aseguró la madre de la víctima minutos después de escuchar la sentencia. Todavía emocionada agregó que “no hay nadie que le devuelva su tranquilidad pero es una forma de reparar algo”. La mujer integra la Asociación de Lucha contra la Impunidad y adelantó que continuará trabajando en casos similares. “Quiero decirles (a quienes atraviesan por situaciones similares) que si uno denuncia estos delitos, y hay gente que apoya, puede llegar a haber justicia”, agregó. La defensora del Niño y el Adolescente, Silvia Acevedo, remarcó que se trató de una sentencia impecable. La pena máxima para este tipo de delitos es de diez años, y la fiscalía había solicitado cinco años de prisión mientras y la querella siete. Uno de los jueces, Elosu Larumbe, quedó en minoría con su propuesta de condena a 7 años.


Comentarios


Seis años de prisión para el odontólogo neuquino