Silencio del acusado por el crimen en las 1.200

El juez le imputó “homicidio simple” por la muerte de Pedro Antinao, ocurrida en la madrugada del sábado.





Archivo

CIPOLLETTI (AC).- Pablo Peña, el hombre de 35 años que está acusado por la muerte de Pedro Antinao, fue indagado ayer y, aunque se abstuvo de declarar, el juez le atribuyó el delito de “homicidio simple”. Las fuentes judiciales confirmaron que el imputado estuvo involucrado en una pelea en la cárcel de Cipolletti, que terminó con la vida del interno Ricardo Tapia, pero que en esa causa fue sobreseído. Sobre Peña ahora pesa una acusación por la muerte a puñaladas de Antinao, un joven de 22 años que en la madrugada del sábado caminaba junto a su novia por la calle Scalabrini Ortiz, en las 1.200 Viviendas. La víctima y el victimario se conocían y habían mantenido varios problemas, según se supo. Incluso la actual novia de Antinao era la expareja de Peña. La chica fue testigo directo del ataque y el herido se murió prácticamente en sus brazos. Según la acusación, Peña increpó a Antinao en la vía pública y después le aplicó ocho puñaladas, algunas en el tórax y otras en la espalda. Los investigadores secuestraron dos cuchillos, uno de grandes dimensiones. No está del todo claro si las dos armas de puño estaban en su poder. El juez Santiago Márquez Gauna indagó a Peña ayer por el delito de “homicidio simple”, que prevé penas que van de los 8 a los 25 años de prisión. Se supo que el acusado estuvo asistido por un defensor público y que se abstuvo de declarar. Peña fue uno de los cinco procesados por el homicidio de Tapia en la cárcel de Cipolletti. El interno estaba preso en el Penal 5 y cumplía una condena de seis años y ocho meses de prisión por un robo calificado. De acuerdo con la acusación inicial, otros reclusos lo atacaron con armas blancas mientras sus secuaces impedían que llegara la ayuda que la víctima pedía a los gritos. El crimen ocurrió el 9 de septiembre de 2012, a poco de que se inauguró la penitenciaría y fue el único homicidio dentro de ese establecimiento. En agosto, la Cámara Primera condenó a tres años de prisión efectiva a Raúl Campos, Diego Poblete y Evaristo Flores. Los otros dos procesados Peña y Richard Flores terminaron sobreseídos porque fueron considerados testigos de la pelea. El asesinato de Antinao ocurrió cerca de las dos del sábado en las 1.200 Viviendas, a pocos metros de la Subcomisaría 79ª. Mientras el agresor apuñalaba al joven intervino otro hombre que intentó inmovilizarlo. Hubo un cruce de golpes y, finalmente, el atacante escapó. Una de las personas que estaba en las inmediaciones persiguió al acusado en una moto y, en simultáneo, los vecinos corrieron hasta la comisaría. Los policías atraparon a Peña cuando pretendía saltar un paredón.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Silencio del acusado por el crimen en las 1.200