Sin advertir que era filmado, Bolsonaro se pregunta cuanto vale poner un juez aliado en la corte

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, deslizó que existe algún tipo de corrupción en el proceso de selección de los jueces de la corte propuestos por el propio jefe del Estado para ser aprobados por el Senado.





Sin saber que estaba siendo filmado antes de una entrevista caótica que mantuvo con el nuevo canal de noticias de la ultraderecha Jovem Pan, Bolsonaro habló con sus asesores sobre la corrupción y preguntaba si alguien sabía cuánto vale la designación de un juez del Supremo Tribunal Federal.

«Presten atención: ¿Cuánto creen que vale un puesto para el Supremo Tribun…?», dijo el Presidente, y se frenó cuando percibió que sus propias redes sociales lo estaban transmitiendo en vivo.

El mandatario sufre un bloqueo en el Senado para poder aprobar la designación de su exministro de Justicia André Mendonca, un pastor presbiteriano que es una de las banderas de su gestión: colocar al poder neopentecostal en la máxima corte del país.

Al darse cuenta de que estaba siendo filmado, Bolsonaro cambió de asunto pero antes también hizo referencias a los altos precios del peaje que se negociaban en las licitaciones.

«¿Eso está grabando?», preguntó, y comenzó a cambiar el tema para afirmar que si en 2018 hubiera ganado Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT), las elecciones, actualmente el país estaría en confinamiento contra la pandemia.

Entre los comentarios hechos en forma privada Bolsonaro también citó que una forma de corrupción es pedir un par de zapatos a alguien y que en esa caja en lugar de calzado «aparezcan billetes verdes», aunque no refirió si eso lo conoció actualmente o durante sus 28 años de diputado.

Estas declaraciones fueron realizadas en el intervalo de la entrevista con el nuevo canal de tv por cable Jovem Pan, subsidiario de la radio popular paulista que ha adherido al bolsonarismo más extremo.

Uno de los integrantes de la mesa de la Jovem Pan es un ultraderechista exbolsonarista, el humorista e imitador André Marinho, hijo del magnate Paulo Marinho, quien en 2018 cedió su mansión como cuartel general de la campaña de Bolsonaro y luego rompió relaciones.

El humorista le preguntó por los desvíos de dinero púbico por los cuales está investigado el senador Flavio Bolsonaro, hijo mayor del presidente.

«Marinho yo soy el Presidente y respondo por mis actos», dijo Bolsonaro, que, enojado, se levantó de la mesa y abandonó la entrevista que estaba siendo transmitida en forma virtual.


Comentarios


Seguí Leyendo

Sin advertir que era filmado, Bolsonaro se pregunta cuanto vale poner un juez aliado en la corte