42° Expo Rural de Choele Choel: Pastoreo y ecosistema, hacia una ganadería sostenible

La ganadería regenerativa apunta a restablecer el equilibrio de suelos y pastizales mediante un manejo adecuado del recurso, con un gran aporte a la problemática del cambio climático.





Por Antonia Devesa (INTA)

La ganadería regenerativa es un sistema que está cobrando cada vez mayor relevancia ya que permite restablecer el equilibrio de suelos y pastizales, devolver biodiversidad a los ecosistemas, aumentar la rentabilidad con bajo nivel de insumos, mejorar el bienestar animal y la calidad de la carne, promover el arraigo rural y mitigar el cambio climático.

La clave para regenerar el ecosistema está en el manejo del pastoreo. Concentrando a los animales por potrero y rotándolos se logran tiempos de descanso apropiados, luego de cada defoliación de plantas. Es decir, se coloca un gran número de animales en superficies más chicas por un tiempo determinado, y se los va trasladando a otros espacios a fin de que las plantas de diferentes especies (las más y las menos preferidas por ellos) queden en igualdad de condiciones de recuperarse.

De esta manera, el tiempo de descanso al que se someten los potreros luego del pastoreo pasa a ser una herramienta fundamental en la recuperación de todos los procesos naturales que suceden en el agroecosistema ganadero, porque permite una mayor estabilidad y un mejor manejo de los recursos disponibles.


Mayor reserva de biomasa



En ese lapso todas las especies vegetales pueden aprovechar la energía del sol para crecer en su parte aérea y desarrollar sus raíces, generando una mayor reserva de biomasa -que luego será fuente de alimento para los animales-, y un mejor aprovechamiento del agua y de los nutrientes del suelo.

El fortalecimiento de la vegetación se torna, además, en una estrategia de defensa ante situaciones de estrés hídrico que suelen ser muy frecuentes en la zona bajo estudio.

Otro aspecto de la ganadería regenerativa es que se presenta como un aporte positivo a la problemática del cambio climático, ya que permite obtener grandes cantidades de dióxido de carbono (uno de los gases principales que inciden en el calentamiento global) y almacenarlo en el suelo, de manera segura. En este sentido, es válido reflexionar que este tipo de modelo podría reposicionar al productor ganadero como parte de la solución, y no del problema, frente al desequilibrio del ecosistema.


Una experiencia en marcha



A principios de 2021, el INTA aprobó el proyecto “Producción de carne bovina para el abastecimiento de mercados regionales”, que en una de sus líneas de trabajo promueve la difusión de prácticas y la puesta en marcha de experiencias en materia de ganadería regenerativa y manejo integral de establecimientos en las áreas de influencia de las Agencias de Extensión Rural Valle Medio y Río Colorado.

Manejo del pastoreo, clave en la ganadería regenerativa.


Acorde a estos objetivos se comenzó a planificar, junto a representantes del Programa Ganadero del Ministerio de Producción y Agroindustria de Río Negro, una propuesta para implementar en forma gradual este modelo en el territorio mencionado, que pone el foco en la cría de bovinos.

A la experiencia se sumaron profesionales del sector privado y productores que decidieron aportar sus predios y recursos a este proceso de aprendizaje colectivo.

Durante el transcurso del proyecto se generaron numerosos espacios de intercambio de opiniones y conocimientos sobre manejo de pastizales naturales, planificación del pastoreo, ordenamiento del rodeo, aplicación de nuevas tecnologías y servicios ecosistémicos, entre otras temáticas.


Proyecto macro regional



En la misma dirección de trabajo, recientemente se lanzó el proyecto macro regional “Ganadería sostenible en zonas áridas de la Patagonia” que surge desde el sector de producción ganadera representada en los Consejos Regionales del INTA Patagonia Norte y Patagonia Sur, con el objetivo de mejorar la eficiencia y el bienestar animal desde una visión integradora y sistémica de la ganadería.

De acuerdo con los equipos técnicos que impulsan el proyecto, coordinado por el Med. Vet. Andrés La Torraca, de INTA Chubut, hay un cambio de paradigma que no sólo es traccionado por la industria sino también por consumidores que exigen certificación de calidad a lo largo de todo el proceso de producción. Para cubrir esta demanda se requieren sistemas ganaderos eficientes e innovadores que respondan a los efectos del cambio climático y promuevan la diferenciación de productos y el agregado de valor en origen en toda la cadena.

Ambas herramientas programáticas constituyen el marco metodológico y la fuente de financiamiento para las líneas de acción actuales y de los próximos años, en las cuales hay un fuerte compromiso de acompañar los cambios que se vienen dando en relación al consumo de alimentos y la sustentabilidad del ambiente donde estos se producen.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
42° Expo Rural de Choele Choel: Pastoreo y ecosistema, hacia una ganadería sostenible