El puente de Paso Córdoba resiste, pero la Ruta 6 sufre el peso de la arena para Vaca Muerta

Un informe oficial asegura que no hay fallas estructurales en la obra construida en 1970. El camino que usan los camiones se deterioró en nueve meses y genera riesgos.

El puente de Paso Córdoba tiene firmado su diagnóstico, luego de ser evaluado a fines del 2023 para saber si la estructura construida hace más de 50 años resiste el paso de los camiones batea que transportan arena para Vaca Muerta. Ese informe oficial asegura que “no se registran roturas, fisuras, manchas de corrosión ni deformaciones que afecten su estabilidad”.

Una señal tranquilizadora, en medio de la incertidumbre de los vecinos del barrio que está sobre la margen norte y de los visitantes al Área Protegida ubicada al sur del río Negro, que desde hace meses advierten sobre las vibraciones y ruidos que aparecen cuando comparten el tránsito con esos vehículos pesados.

Ahora bien, la “buena salud” del puente no significa que el ir y venir de 300 moles por día no provoque impactos negativos.

El precio más alto lo está pagando hoy la Ruta Provincial 6, que fue escenario de una obra de mejoramiento el año pasado y este verano ya muestra importantes ondulaciones.

Desde el gobierno rionegrino apuestan a dejar atrás todos los problemas con la repavimentación integral de ese camino que conecta el Alto Valle con la Región Sur, a partir de la licitación que tendrá su apertura de sobres en diez días y que prevé también la renovación de la Ruta Provincial 8.

Ese proyecto -que espera concreción desde el 2019- será fundamental también para la vigencia del puente, porque dentro de las inversiones aparece una estación de control de pesos, para garantizar en todo momento que los camiones circulan dentro de los márgenes legales permitidos.

Hasta ahora la verificación de las toneladas que se mueven desde las canteras del sur hacia las plantas de tratamiento de arena instaladas sobre el Alto Valle se cumple con operativos aleatorios de Vialidad Rionegrina, que no estuvieron exentos de problemas hasta pocos meses atrás, porque -según indicaron desde el propio organismo- los camiones hacían fila en la zona de bardas para esperar que se fueran los inspectores y luego bajaban en tándem, complicando aun más la circulación por la Ruta 6.

Las conclusiones sobre el estado del puente

Ese paso en fila también fue parte de las escenas que preocuparon a los vecinos del barrio Paso Córdoba, quienes reclamaron durante mucho tiempo saber si el puente con el que la mayoría de ellos convive desde que nació corre riesgos de caerse o de sufrir daños graves por la creciente actividad del transporte de arena.

El gobierno finalmente respondió con acciones en el segundo semestre del año pasado y contrató a una consultora privada, que trabajó en noviembre y que pocos días atrás entregó un informe de 60 páginas.

Según un reporte elaborado por la Dirección de Vialidad Rionegrina al que accedió Diario RÍO NEGRO, el documento contiene cinco conclusiones principales:

– “La infraestructura del puente se encuentra en buen estado de conservación. No se registran roturas, fisuras, manchas de corrosión ni deformaciones que afecten su estabilidad estructural”.

– “Los resultados de los ensayos dinámicos de carga, realizados con vehículos cargados con peso medido y reglamentario, indican que el puente presenta un comportamiento en un todo de acuerdo con la geometría y características elásticas del hormigón que forma la estructura”.

– “Si bien las juntas de dilatación se encuentran cumpliendo su función, algunas de ellas requieren reparación para restituir su nivel de servicio, aunque esta situación no compromete la estabilidad del puente”.

– “Se observan situaciones puntuales de deterioro por el paso del tiempo en desagües y barandas, las cuales no forman parte de la estructura resistente del puente”.

– “Los esfuerzos máximos calculados mediante el modelo numérico para las cargas permitidas por eje en los vehículos que transitan de manera frecuente sobre el puente, son ligeramente inferiores a los correspondientes a las cargas normativas vigentes para el diseño de puentes carreteros con Aplanadoras A30”.

En virtud de esos resultados del estudio estructural del puente y una serie de recomendaciones de la consultora, desde Vialidad Rionegrina anunciaron que ejecutarán distintas tareas para mejorar la transitabilidad y las condiciones de seguridad del puente.

Ese listado incluye desobstruir los desagües del tablero y mantener libre de piedras y escombros la zona de apoyo del tablero sobre las pilas; y demarcación horizontal del puente en toda su longitud mediante la utilización de tachas reflectivas.

También aseguran que habrá señalización vertical preventiva y prohibitiva, reparación de las juntas de dilatación del puente de manera progresiva y gestionar la reparación de las barandas del puente como también los desprendimientos del recubrimiento en los cordones de las veredas.

Los estudios sobre el puente se hicieron en noviembre del 2023.


Una inversión que duró poco y deberá repetirse


A la espera de la obra grande, que renovará todo el camino desde la rotonda que une con la Ruta 22 hasta La Esperanza, camino a Los Menucos, el año pasado se llevaron adelante trabajos “mejorativos” sobre la Ruta 6, al sur del puente de Paso Córdoba.

En mayo del 2023 se informó oficialmente que, con producción y traslado de material asfáltico desde la planta de Allen, la intervención consistió en la ejecución de una carpeta de 4,5 centímetros de espesor. Además, se realizaron trabajos de recalce de banquinas con aporte de material y se complementó el proyecto con señalización vertical.

Apenas nueve meses después, lo único que se mantiene en buen estado son esos últimos carteles mencionados.

Las altas temperaturas del verano y el peso de los camiones hicieron que esa prolija carpeta de asfalto que dejaron los empleados de Vialidad Rionegrina se convirtiera en un terreno con importantes deformaciones.

Ante una consulta de este diario, desde el organismo indicaron está en marcha un proceso de compra de insumos y de reparación de equipamiento, para cumplir con el mantenimiento que requiere ese tramo.

Las ondulaciones en el tramo que va desde la rotonda al puente.

El movimiento de arena

300
camiones por día están circulando por el puente de Paso Córdoba, según datos de Vialidad Rionegrina.


Más de $ 15.000 millones para 185 kilómetros


Cinco años se cumplirán en mayo desde que se realizó la “consulta significativa” en Roca, paso previo formal para que organismos internacionales aprobaran el financiamiento para renovar por completo las rutas provinciales 6 y 8, a lo largo de 185 kilómetros.

Ese proceso atravesó diferentes tormentas, desde la pandemia hasta la inflación, incluyendo una primera licitación fallida, en la que ofertas y presupuesto oficial estuvieron lejos de conectarse.

Ahora se espera, para el 28 de febrero, una nueva apertura de sobres.

Fuentes del gobierno provincial indicaron que al menos cuatro empresas manifestaron interés durante las últimas semanas, abriendo expectativas sobre la posibilidad de concretar finalmente las obras.

El proyecto está dividido en dos tramos: uno para 128 km, con un presupuesto oficial de $ 8.124.060.810,55 y otro de 57 km, con un costo estimado a octubre del 2023 de $ 7.206.222.026,58.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora