Una playa con ostras fosilizadas para meterse en la máquina del tiempo, a pasitos de Las Grutas

Está a 20 kilómetros hacia el sur del centro del balneario. Es un rincón para descubrir

Recorrer algunas playas de Las Grutas es ingresar a una máquina del tiempo, que nos puede transportar a 12 millones de años atrás, cuando el mar ocupaba espacios que ahora están cubiertos por un delicado colchón de arena.

A 20 kilómetros del centro, por ejemplo, se encuentra un museo al aire, que está frente al mar. Se llama Cañadón de las Ostras y podés ver ahí miles de ostras fosilizadas. Algunas, incluso, están cristalizadas, y deslumbran con un brillo vidrioso.

Está ubicada muy cerca de El Sótano, otra de las playas que deslumbran en esta zona. Pero en este caso la sorpresa es grande porque, formando parte del acantilado, se ven miles de ostras fosilizadas.

Las ostras fosilizadas deslumbran en el barranco

El lugar nos lleva al momento en el que el mar ocupaba espacios que fue ganando la arena, a medida que el agua se retrajo.

Para visitarlo es importante recordar que no está permitido llevarse piezas fosilizadas del barranco, porque se trata de un valioso patrimonio que es de todos.

Piezas fósiles en plena playa

La playa que se encuentra en el sector es una delicia para disfrutar. La suave arena es la que conduce al agua y el mar gana protagonismo, mostrándose tan inmenso como imponente.

Como es un sitio agreste, carece de servicios. Por eso hay que aprovisionarse de todo lo necesario para pasar el día, y no olvidarse de llevar protección solar y suficientes bebidas para hidratarse.

Un paisaje y un mar que invitan

El camino es otro punto clave. Es una huella de arena y ripio, que parte del barrio de los pulperos, ubicado a la altura de la séptima bajada. Por eso lo ideal es ingresar con vehículos todoterreno, para evitar encajarse con móviles que no estarían preparados para la dificultad del trayecto.


En todos los casos hay que recordar que descubrir costas así requiere del compromiso de siempre, pero con una cuota extra. Es decir, el cuidado de no circular por lugares inhabilitados para vehículos, el de no perturbar a la fauna marina y el de mantener limpio el entorno. Después, todo será el disfrute de paisajes soñados, que están al alcance de los que busquen conocerlos.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios