“Sólo los ricos podrán”



PEKÍN (DPA) – La noticia de que se deroga la política de un hijo topa con la incredulidad del taxista Wang. Este pequinés de 38 años asegura: “No habrá diferencia alguna. De todas formas sólo los ricos se pueden permitir hoy un segundo hijo”.

Él tiene un hijo de 11 años y, aunque ahora se le permite tener otro, asegura: “No podría criar a un segundo hijo”.

De hecho, la medida fue tomada porque la última flexibilización de la norma en 2013 no generó el aumento de natalidad esperado. Ya entonces la respuesta fue tibia debido a los elevados costes de las viviendas y de la educación de un hijo en esta “economía de mercado socialista”. “Podemos tener más hijos, pero no nos lo podemos permitir”, se afirma en foros de internet. “¿Quién puede defender la tradición de que más hijos significa más suerte en vista de los crecientes costes de la vida?”, dijo. Otros temen que la medida llegue demasiado tarde para solucionar los problemas. “Dos hijos supondrían el fin de la familia”, señaló un usuario en internet, que recuerda que hoy todos los familiares contribuyen con dinero para la vivienda de un chico que quiere encontrar pareja. Para muchas chinas jóvenes, un departamento es un requisito indispensable para casarse. Y si se tiene coche, mejor.


Comentarios


“Sólo los ricos podrán”