Sorpresivo giro en un caso de homicidio en Rincón

Ahora enfocarán la búsqueda hacia otros sospechosos.

Archivo

NEUQUÉN (AN).- La investigación del asesinato de una mujer ocurrido en agosto en Rincón de los Sauces tuvo ayer un inesperado giro: el hijo de la víctima, un adolescente que figuraba como principal sospechoso, fue sobreseído. Cuando ocurrió el hecho trascendió que el menor, de 17 años, había admitido ser el autor del crimen ante la policía. Esa supuesta confesión no tiene valor judicial, y ahora surgen dudas sobre por qué la hizo. El ADN encontrado en la soga con la cual estrangularon a la víctima no le pertenece. Tampoco el encontrado en sábanas y otros lugares de la escena del crimen, ni le corresponden las huellas de calzado que dejó el homicida. Las pericias psiquiátricas y psicológicas, a su vez, tampoco lo incriminaron. Ante este cuadro, ayer el defensor del Niño y el Adolescente, Raúl López, pidió su sobreseimiento. El fiscal Germán Martín estuvo de acuerdo y el juez Dardo Bordón lo concretó. El expediente pasará ahora a la fiscal Sandra Ruixo, quien deberá reorientar la pesquisa hacia otros posibles sospechosos. El asesinato fue descubierto el 13 de agosto, aunque habría ocurrido el 11. La víctima fue una mujer de 38 años, empleada de la municipalidad de Rincón de los Sauces, que vivía en el barrio Adus de esa ciudad. La encontró un vecino tirada en el piso de su habitación, estrangulada con una soga. También presentaba golpes y quemaduras que habrían sido efectuadas con cigarrillos. Enseguida trascendió que había problemas de alcoholismo y violencia intrafamiliar. La policía detuvo a las pocas horas al hijo de 17 años de la víctima. El joven permaneció todo este tiempo internado en un hogar, donde reconstruyó sus vínculos con una abuela y empezó un tratamiento para sus adicciones. Mientras tanto la investigación avanzó. Se recolectó abundante ADN del escenario del crimen y fue enviado para su análisis en el laboratorio forense creado por el ministerio de Justicia de la Nación en Bariloche. Los resultados estuvieron en 25 días (una fuente judicial destacó que cuando iban al Pricai, en Buenos Aires, demoraban tres meses). Según esos resultados, el ADN masculino que hay en la soga con la cual estrangularon a la mujer no pertenece al adolescente. Tampoco coinciden las muestras tomadas de una sábana, ni del hisopado realizado a la víctima. Las huellas de zapatillas que quedaron en la vivienda no se corresponden con el calzado del menor de edad. Y por último, las pericias psiquiátricas y psicológicas también lo favorecieron. El adolescente fue sobreseído en forma definitiva y se acordó que se irá a vivir con su abuela a una localidad del interior neuquino. En cuanto al homicidio, la investigación enfocará hacia otros posibles sospechosos.


Comentarios


Sorpresivo giro en un caso de homicidio en Rincón