STJ rechaza recurso de la defensa y exjefes policiales, a un paso de ir a prisión

El Superior Tribunal de Justicia rionegrino denegó la posibilidad a la defensa de acceder a la Corte Suprema para que examine la sentencia que condenó a 4 años de prisión a los imputados. Por eso, irá en queja ante el máximo tribunal del país.





Los imputados en una de las audiencias del juicio que se desarrolló en octubre y noviembre de 2018 en Bariloche. (foto archivo)

Los imputados en una de las audiencias del juicio que se desarrolló en octubre y noviembre de 2018 en Bariloche. (foto archivo)

El Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Río Negro denegó el recurso extraordinario federal que había presentado el defensor particular Sebastián Arrondo. La defensa pretendía que el STJ le permita acceder a la Corte Suprema para que examine la sentencia que condenó a principios de diciembre de 2018 al exsecretario de Seguridad y Justicia de la provincia, Víctor Cufré, el exjefe de la Policía rionegrina, Jorge Villanova, el exjefe de la Unidad Regional Tercera de Bariloche, Argentino Hermosa, y los policías Víctor Darío Pil, Marcos Rubén Epuñan y Víctor Hugo Sobarzo.

Arrondo interpuso justamente el recurso extraordinario federal en representación de Cufré, Villanova, Hermosa, Pil, Epuñan y Sobarzo. El STJ dictó el martes la sentencia. El fallo deja a los imputados a un paso de ir a prisión porque fueron condenados a 4 años de prisión.

La defensa anticipó este jueves que irá en queja ante la Corte Suprema para tratar de que se revierta el fallo. Es la última alternativa. Si el máximo tribunal del país desestima el recurso, la sentencia condenatoria quedará firme y deberán cumplir la pena en una unidad penitenciaria, explicaron fuentes judiciales.

El tribunal de juicio que condenó a los exjefes policiales lo integraron Emilio Riat (a la izquierda) Marcelo Barrutia (centro) y Juan Lagomarsino. (Foto archivo)

Los jueces de la exCámara Criminal Primera de Bariloche condenaron el 4 de diciembre de 2018 a Cufré, Villanova y Hermosa a 4 años de prisión como coautores de los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público, junto con el de homicidio culposo y lesiones culposas (leves y graves).

Los jueces que juzgaron a los exjefes policiales concluyeron que incumplieron los deberes asignados a los cargos que desempeñaban y actuaron con negligencia durante la violenta jornada del 17 de junio de 2010.

Para el tribunal que los condenó, Cufré, Villanova y Hermosa no impartieron las órdenes adecuadas a los policías que actuaron de manera descontrolada esa jornada para reprimir las violentas manifestaciones que había en la zona de la comisaría 28 de Bariloche.

Ese obrar negligente de Cufré, Villanova y Hermosa, para los jueces del tribunal de juicio, causó las muertes de Sergio Cárdenas y Nicolás “Nino” Carrasco y las heridas con postas de plomo de otras 13 personas. Además, les impuso 8 años de inhabilitación parta ejercer cargos públicos.

Pasaron diez años desde aquella jornada trágica que convulsionó la ciudad y mostró una postal de sangre y violencia. Desde entonces, las familias de las víctimas reclaman justicia y que los condenados cumplan la pena.

La tarde del 17 de junio de 2010 fue un caos en los barrios 181, 169, 171 y 153 Viviendas y alrededores, en el Alto de Bariloche. (Foto Alredo Leiva)

Los hechos sucedieron tras el homicidio de Diego Bonefoi, que fue asesinado la madrugada del 17 de junio de 2010 por el cabo de la policía provincial, Sergio Colombil, durante una persecución. El adolescente estaba sospechado de un robo. El cabo le disparó a la cabeza. Diego tenía 15 años.

El homicidio ocurrió en el barrio 181 Viviendas (Boris Furman) a pocas cuadras de la casa de la víctima. Colombil fue condenado un año después del crimen a 20 años de prisión.

Tras el homicidio de Diego, familiares y amigos atacaron esa mañana del 17 de junio de 2010 la comisaría 28, que funcionaba en ese momento en Onelli y Pablo Mange. Arrojaron lluvia de piedras y todo tipo de elementos contra el edificio, con los policías en su interior. Horas después, ese sector del alto de Bariloche era un caos, con decenas de heridos.

En ese contexto, Cárdenas recibió esa tarde una posta de plomo de rebote que lo mató y Carrasco recibió cuatro postas de plomo que causaron su muerte. Cárdenas tenía 29 años, estaba en pareja con Karina Riquelme y tenía 2 hijos pequeños. Carrasco tenía 16 años. Para el tribunal, las postas las dispararon policías, aunque la investigación fiscal no pudo identificar a los autores.

El tribunal de Bariloche condenó además a Pil, Epuñan y Sobarzo como coautores materiales de los disparos en agresión que recibió Cárdenas antes de morir, en orden al delito de homicidio en riña, agravado por el uso de arma de fuego. Y les impuso 8 años de inhabilitación para ejercer cargos públicos.

En el juicio fueron absueltos los comisarios Delmiro Fidel Veroiza (exsegundo jefe de la Unidad Regional Tercera) y Jorge Carrizo, a cargo de la comisaría 28.

El STJ revisó la sentencia condenatoria y el 28 de noviembre de 2019 rechazó los recursos de casación que habían presentado el defensor particular de los imputados y los abopgados por las querellas, que habían cuestionado el monto de las condenas y la absolución de Veroíza y Carrizo.

Los imputados en el juicio, que se hizo en octubre y noviembre de 2018, en Bariloche. (Foto Archivo)

Ahora, el STJ sostuvo que Arrondo había planteado en el recurso extraordinario federal que la participación del Fiscal de Cámara Martín Lozada afectó el debido proceso, el derecho de defensa en juicio y la garantía del juez imparcial. La sentencia tiene los votos de los jueces Ricardo Apcarian y Enrique Mansilla y de la jueza Adriana Zaratiegui. La jueza (y presidenta del máximo tribunal rionegrino) Liliana Piccinini y su par Sergio Barotto se abtuvieron.

Arrondo planteó que Lozada habría participado como juez de Instrucción cuando comenzó a investigarse los hechos. Además, mencionó que debió aplicarse la Ley 5020, más favorable a sus defendidos, porque separa los roles de juzgador y acusador. Alegó que la sentencia es arbitraria, dado que carece de una motivación adecuada. Y sostuvo que los montos de pena impuestos a sus defendidos son excesivos e injustificados.

El Fiscal General Fabricio Brogna y los querellantes pidieron rechazar el recurso de la defensa. El STJ sostuvo -en el fallo que dictó este martes-, que el recurso de la defensa fue desestimado porque no cumplía las requisitos formales establecidos por una acordada de la Corte Suprema.

Afirmó que el defensor “vuelve sobre agravios que, como observan el señor Fiscal General y las partes querellantes, ya fueron debidamente tratados en instancias anteriores”. “No introduce argumentos nuevos que pongan en evidencia la configuración de arbitrariedad o de alguna otra cuestión federal suficiente que amerite la excepcional intervención de la Suprema Corte de Justicia de la Nación”, afirmó el STJ.

Recordó que Lozada no había tenido participación alguna en esta causa, “sino en la investigación del homicidio de Diego Bonnefoi”. El STJ aseguró que “se revisó de modo amplio la decisión de condena, a través de un razonamiento motivado y sustentado en las constancias de la causa”.


Comentarios


STJ rechaza recurso de la defensa y exjefes policiales, a un paso de ir a prisión