Tailandia se abre para las cerezas y uvas argentinas

Desde el Centro Pyme Adeneu aseguraron que el país asiático es muy demandante de fruta fina y exige calidad. El permiso es sanitario pero se debe pagar un 40% de arancel.



En la última temporada Río Negro participó de un 20% del volumen total de cerezas exportadas. Neuquén del 16%.

En la última temporada Río Negro participó de un 20% del volumen total de cerezas exportadas. Neuquén del 16%.

Las cerezas suman otro nuevo mercado internacional. A la apertura de China este año que ya recibió los primeros cargamentos de fruta fina de la región se agregó en las últimas horas Tailandia. El hecho se dio a conocer desde Nación y este paso habilitó a Argentina a exportar uvas y cerezas al país asiático.

Es un mercado que tiene una demanda creciente, es bastante exigente en calidad e interesante para nuestra fruta que viene siendo cotizada muy bien y siendo reconocida en el sudeste asiático”, destacó Aníbal Caminiti, coordinador del Programa de Frutas Finas del Centro PyME-Adeneu, organismo dependiente del ministerio de Producción e Industria de Neuquén.

Igualmente expuso que la dificultad que tiene es que posee un arancel comercial del 40 por ciento. “Los competidores que tenemos del hemisferio sur no tienen arancel en Tailandia. Por los cual es la mayor dificultad que vamos a encontrar para expandir ese mercado”, expuso Aníbal Caminiti.
Explicó que los principales competidores con Argentina hacia este destino son Australia, Nueva Zelanda, y Chile que tiene un Tratado de Libre Comercio con Tailandia.

“Se ve con mucha satisfacción la apertura del mercado desde lo sanitario pero desde lo comercial hay trabas que se están trabajando para reducir el arancel. Este año se volvieron a realizar gestiones ante la embajada de Tailandia”, informó Caminiti.

El dato

6.500 toneladas
de cerezas se producen en Argentina. De este total 3.000 toneladas son aportadas por las provincias de Neuquén y Río Negro.

En enero partió el primer cargamento hacia China con 160 toneladas de fruta de Neuquén, Río Negro y Chubut. Fue después de firmar un protocolo fitosanitario en diciembre pasado.
De esta manera se unió a los otros destinos de la cereza como Malasia, Singapur, Hong Kong e Indonesia.

El coordinador del Programa de Frutas Finas del Centro PyME-Adeneu apuntó que la producción del valle de Rio Negro y Neuquén va creciendo a un ritmo de 10-12 por ciento anual y marcó que “con la apertura del mercado chino hay nuevos proyectos de ampliación y las perspectivas siguen siendo de expansión”.

Especificó que en la última temporada Río Negro participó de un 20 por ciento del volumen total de cerezas exportadas de Argentina y Neuquén estuvo en el orden del 16 por ciento.

Las empresas productoras y exportadoras de Río Negro y Neuquén tienen más del 75 por ciento con calidad exportable.
“Se está trabajando para abrir Japón y en esta temporada se iniciaron nuevos estudios que pidieron las autoridades sanitarias de Japón. Ahora con el INTA Alto Valle se va a realizar un monitoreo de carpocapsa y se va hacer desde Mendoza hasta Santa Cruz”, anunció.

Los otros mercados que buscan sumarse para la cereza argentina son Mexico, Corea del Sur, Taiwán y Vietnam.

Se exportó 148 millones de dólares en uvas durante 2018

La apertura de Tailandia se trata de una gran oportunidad para la región. Basta mencionar que durante el año pasado el país asiático importó 867 millones de dólares en frutas (frescas y secas) de los cuales 148 millones de dólares fueron uvas frescas y 16 millones de dólares por cerezas.
A fines del 2017 representantes del Departamento de Agricultura tailandés visitaron el país para auditar el sistema de control de exportación de cerezas y uvas de mesa argentinas. En ese momento, mantuvieron reuniones con equipos técnicos del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).
La delegación recorrió las zonas de producción de esas frutas en donde comprobó la implementación del Programa de Erradicación y Control de la Mosca de los Frutos (Procem) y verificó los procedimientos de certificación fitosanitaria de ambas producciones.
También auditó establecimientos productivos, plantas de empaque y frigoríficos en las provincias de Río Negro, Mendoza y San Juan. El itinerario incluyó laboratorios de la red oficial, la Bioplanta de producción de insectos estériles, barreras sanitarias y se verificó trampas urbanas y en las zonas de producción.


Comentarios


Tailandia se abre para las cerezas y uvas argentinas