Tarifas: Pichetto, Crexell, los chats, y los furcios de una sesión caliente

“Mandá al frente” a Miguel Ángel Pichetto, como autor de “nuestra” propuesta, le indicó Frigerio a Pinedo.



#

Twitter

50 oradores y doce horas de sesión (antes del veto de hoy). La sesión de ayer en el Senado se extendió hasta la madrugada y fue bastante agitada: desde el furcio del tucumano José Alperovich, que dijo que “nadie quiere que le vaya bien al Presidente”, hasta la filtración de los chats entre Federico Pinedo y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

“Mandá al frente” a Miguel Ángel Pichetto como autor de “nuestra” propuesta, le indicó, haciendo referencia al proyecto para reducir el IVA en las tarifas. “Así lo haré”, aseguró Pinedo.

Alguien le avisó a Pinedo que habían fotografiado sus conversaciones, por lo que no esperó su turno y pidió la palabra.

“Cuando yo era chico, interferir en las comunicaciones o violar la correspondencia era un delito. Ahora ya no, ahora es una cosa normal. Hay unos señores que sacan fotos de las conversaciones privadas de los senadores en los chats y quiero adelantar un segundo mi futuro discurso: cuando decía en una conversación privada que tenía que ‘mandar al frente’ a mi amigo el senador Pichetto, es porque él es el autor del proyecto de rebaja del IVA que nosotros impulsamos. Así que voy a reconocer con toda caballerosidad y con toda amistad al senador Pichetto los derechos de autor sobre nuestro proyecto”, aclaró.

En otro momento de las comunicaciones virtuales entre ambos, Frigerio le advirtió a Pinedo que “Lucila (Crexell) amenazó con la abstención”, y agregaba: “Creo que la convencí”. “Está macaneando”, le respondió Pinedo.

La senadora Lucila Crexell, mencionada en los chats, asumió que se trató de una negociación. La legisladora aclaró: priorizo “los intereses de mi provincia”, en relación a la ley de emergencia frutícola, que es de su autoría y estaría en condiciones de ser prorrogada.

El ex mandatario de Tucumán, José Alperovich, cometió uno de los furcios del día de la sesión.

Habló 4.34 minutos para explicar que apoyaría la iniciativa aprobada por la oposición en Diputados.

“Yo goberné Tucumán doce años: la recibí muy mal, pero los años que goberné tuve superávit y nunca se lo hice pagar a la gente humilde”, comparó Alperovich. Pero sobre el final, deslizó: “Nadie quiere que le vaya bien al Presidente”.

Como se armó un revuelo en las redes, después salió a aclarar: “Lo que quise decir es que nadie quiere que le vaya mal al Presidente”. “Yo soy un hombre de bien, y quiero que a él le vaya bien porque al país le va a ir bien”, cerró.


Comentarios


Tarifas: Pichetto, Crexell, los chats, y los furcios de una sesión caliente