Televisión Comunitaria de Cipolletti, de lo analógico a lo digital

Lleva más de 26 años entregando programación, pasó de la tevé tradicional a las redes sociales. Entre lo regional y el intercambio cultural.

1
#

Siempre con la comunidad. El salto tecnológico y el cambio de audiencia en la TVCC la transformaron, pero mantiene su esencia.(Foto: Gentileza )

2
#

Música. Siempre presente, tanto en el viejo estudio para transmitir por cable o en las redes.(Foto: Gentileza )

En 1992 un soñador acompañado de su familia y de varios colaboradores imaginaron que la televisión podía ser de todos, y no se trató de una metáfora o un eslogan publicitario. Juntaron donaciones y montaron un estudio de tevé para que los vecinos de Cipolletti hagan sus propios programas y se mantengan informados.

Las asociaciones comunitarias siempre cumplieron una función que resulta clave y posee un enorme valor para las sociedades. Fortalecen los lazos y vínculos entre sus integrantes, fomentan la producción cultural y magnifican la difusión del arte. Se destaca en ellas el compromiso con los propósitos de interés grupal y mediante ellas se busca que los pueblos mejoren sus realidades.

Por aquellos años, Lorenzo Kelly, acompañado de Alberto Vilanova y con la ayuda de su familia y la de muchísimos colaboradores, consiguieron una antena y todo el equipamiento necesario para hacer televisión. Se instalaron en la histórica sala Saulo Benavente y convocaron a los cipoleños para que acerquen sus proyectos para la programación de la Televisión Comunitaria Cipolletti . Empezó así a emitirse por aire, y de forma gratuita un programa de cine, más adelante llegaron las charlas de café, un noticiero, luego un segmento de videoclips con una formidable tarea de producción. Programación por y para mujeres, un magazine deportivo y hasta documentales regionales con realizaciones locales empezaron a ser consumidos por una comunidad que necesitaba conocerse y fortalecerse.

Te puede interesar | Lorenzo Kelly, el cineasta que reflejó la Patagonia

Sumando. Residencia artística e intercambio cultural.

Pero nada se mantiene invariable cuando se somete al paso del tiempo. Empezó a volverse difícil sostener seis horas de programación durante cuatro días a la semana. Además, el mantenimiento de los equipos era muy costoso, y como supo sintetizar la actual directora de este espacio, “Timón” Ávila, “si hay algo que no sobra en un proyecto comunitario son los recursos”. Al cabo de seis años pasaron a emitir sólo los domingos, mediante de un convenio con lo que en aquel entonces era Cablevisión del Comahue. Esto se extendió hasta hace no mucho, sobre el final de 2017 se pudieron ver los últimos capítulos y cerró así un ciclo, que de ninguna forma marcó un final para la Televisión Comunitaria.

Pasaron muchos años y las caras nuevas empezaron a ser cada vez más, tras un intensivo programa de becas que realizaron con el Instituto Universitario Patagónico de las Artes (IUPA), con el que becaron hasta 60 alumnos por año. En ese camino apareció Andrés Sandoval, quien actualmente se ocupa de “la parte técnica”, tal y como lo pintaron sus compañeras, y Rocío Venditti, al frente de la producción, que junto a Timón y Federico Kelly pasaron a ser la cabeza de esta organización.

Seguí leyendo | “Lanín de Oro”, un premio neuquino

Trabajo. La vieja TVCC analógica recogió las voces de los pobladores del Valle.

Reinventarse

El formato de televisión tradicional empezó a mostrar sus deficiencias, y esto fue patente en la devolución que recibieron de su audiencia: Bajo consumo por cable, altísimo en las redes sociales. Era evidente la necesidad de implementar cambios. Como parte de ello, desde 2012 la programación pasó a ser únicamente cultural. Nació así “Play”, la primera apuesta en esta migración, que también se reflejó en un refuerzo de lo virtual.

Esta iniciativa mutó a un segmento que fue ampliamente conocido en la región y por el que pasaron más de mil músicos: “Desconcierto”. Se trataba de un programa en el que producían a bandas de la zona, con las que grababan 6 videos de sus canciones, más una sesión de fotos para los integrantes. ¡Y todo gratis!

“Tuvimos un equipo muy profesional: sonidista, dirección de cámara, de luces, de backstage, éramos cerca de 20 personas. Con este programa ganamos un Lanín de Oro, en 2015”, recordó Rocío. Con el lanzamiento de esta nueva propuesta, la Televisión Comunitaria se empezaría a orientar a los públicos digitales, con la explosión de las redes sociales, el canal de YouTube, de Instagram y de Facebook se convertirían en el plato fuerte.

“Nuestra apuesta empezó a estar del lado de la tecnología. Entendimos que todo fue cambiando y activamos otras plataformas, apuntamos a ese público específico que circula en los celulares y la web”, precisó Andrés.

Más información | El canal de tevé de Cipolletti empieza a festejar sus veinte años de vida

Proyecto en marcha. “Sembrando realidades” en una escuela de la India.

De gira por el mundo

Armados de producciones como “Desconcierto” o “Charlas de pool”, otro ciclo que también se volvió popular en la zona, se fueron a recorrer el mundo. “No fuimos a ‘turistear’, sino que hacíamos una tarea, y en muchos países fue un choque ver a dos mujeres viajando y trabajando”, reconoció Rocío.

Durante poco más de dos años recorrieron 10 países y realizaron intercambios culturales en varios de ellos.

“Llevamos la bandera de Lorenzo Kelly, pero queríamos conocer el mundo. Despertarnos en la jungla en Indonesia, por ejemplo. Queríamos volver y compartir con la gente de acá, mostrarles que hay algo más allá de la ruta 22, y que pueden conocerlo”, contó Timón.

Las bases más sólidas se forjaron en Indonesia, Vietnam e India. En este último país fueron recibidos por una comunidad, con más de 500 alumnos de una escuela. Empezaron así a subir este contenido al canal de YouTube en micro relatos con una gran labor de edición, para registrar el intercambio cultural. A su vez becaron a músicos, fotógrafos y artistas plásticos locales, hasta ahora 12 personas que viajaron a exponer su producción a esos destinos. Una verdadera experiencia antropológica y cultural que devino en avanzada de vanguardia con soporte en los medios de comunicación.

Por estos días se encuentran realizando convocatorias para nuevas residencias en los mismos países, y sueñan además con abrir una oficina en Barcelona, por donde según ellos, “pasa toda la cultura del mundo”.

Datos

Sembrando realidades

“Sembrando realidades” se llama el programa de becas mediante el que artistas regionales viajan y exponen sus producciones, además de concretar en el destino una realización audiovisual de calidad para “dejar a la comunidad”, señaló Timón Ávila con la pasión que lleva como marca personal.

“Cuando llegamos a India recibimos un premio, nos recibieron en una escuela y pasamos por todas las clases explicando cómo vivimos acá. De repente vimos que se empezaron a cuestionar la razón por la que sus padres decidían casi todo en sus vidas. Nos dimos cuenta de que ya no era una semilla sino una realidad”, relató Rocío, uno de los pilares en este proyecto que generaron en el sudeste asiático.

Comunitario y global

26 años de presencia en el Alto Valle de Río Negro y Neuquén.

60 becados por año entre 2012 y 2015.

53 programas conducidos y realizados por gente de la región.

10 países recorridos.

3 intercambios culturales que actualmente están activos: India, Vietnam e Indonesia.

Gentileza

“Nos detenemos muy poco en lo que no se da. Miramos más allá y vamos a lo que si podemos, y lo que no, serán piedras en nuestro camino, pero nuestro objetivo es otro. Como realizadores que amamos lo que hacemos”,

expresó Timón Ávila, directora de TVCC.

Datos

1.287
músicos pasaron por el estudio. Muchos de ellos participaron del ciclo “Desconcierto”.
1.754
horas de grabación se generaron para el archivo que recoge la historia audiovisual de TVCC.
“Nos detenemos muy poco en lo que no se da. Miramos más allá y vamos a lo que si podemos, y lo que no, serán piedras en nuestro camino, pero nuestro objetivo es otro. Como realizadores que amamos lo que hacemos”,

Comentarios


Televisión Comunitaria de Cipolletti, de lo analógico a lo digital