"Terminator: Destino oculto": Sarah Connor vuelve enojada y poderosa



"Terminator: Destino oculto” es la nueva entrega de la icónica saga de acción y ciencia ficción que llegó a las salas de la región, que con el regreso del realizador James Cameron al rol de productor y de Arnold Schwarzenegger y Linda Hamilton a sus papeles originales intenta recapturar la magia de los inicios de la franquicia.
La primera decisión de Cameron: dejar en el olvido las tres últimas secuelas y plantar esta película como una continuación directa de “Terminator 2: el juicio final” (1991), que fue un éxito arrollador de taquilla y consiguió ganar cuatro premios Oscar.
Para esta suerte de relanzamiento de la franquicia, Cameron decidió quedarse en el rol de productor y guionista, y convocar como director a Tim Miller, quien con su “Deadpool” de 2016 propuso una mirada refrescante tanto del género de superhéroes como del de las películas de acción en general.


“Destino oculto” sigue dos décadas después de que Sarah Connor (Hamilton) y su hijo John evitaran el Juicio Final y cambiaran el futuro, aunque éste sigue siendo oscuro.
Aunque Sarah Connor pudo evitar que existiera la inteligencia artificial Skynet, que se rebelaría contra la humanidad y se trazaría la tarea de exterminarla, el destino parece, una vez más, inexorable.
En este nuevo ciclo, los seres humanos crearán un sistema de defensa inteligente llamado Legion tan avanzado que, por supuesto, como ocurrió con Skynet, también cobrará y consciencia y decidirá que lo mejor es acabar con la vida en el planeta.


Cameron y Miller dudaban acerca de qué personaje acarrearía la trama sobre sus hombros o de cómo insuflarle vida a una franquicia a todas luces agotada, pero sabían que querían mantener aquella estructura triádica que le trajo éxito, compuesta de una presa, un cazador y un protector.
Finalmente se decantaron por sacar del mapa a John Connor y, con una buena dosis de corrección política ajustada a los signos de la época, enfocaron la trama en una chica latina y un grupo de protagonistas mujeres de armas tomar.
Ahora es Dani Ramos (Natalia Reyes), una joven que vive una vida tranquila en México junto con su hermano Diego (Diego Boneta) y su padre, la que es el objetivo de un letal terminator proveniente del futuro.
El Rev-9 (Gabriel Luna) es enviado para cazarla y matarla, y la supervivencia de Dani y el futuro de la resistencia de la humanidad frente a las máquinas dependerá de que sume sus fuerzas con las de dos guerreras: la entrada en años y siempre enojada Sarah Connor y Grace (Mackenzie Davis), una súper soldado mejorada cibernéticamente enviada para protegerla.
Entre explosiones y espectaculares persecuciones en auto, helicóptero y hasta aviones, las tres buscarán la ayuda del último T-800 (Schwarzenegger), un exterminador que quedó atrapado en el pasado y que, ya sin misión, vivió las últimas décadas como un ser humano común y corriente.

Ficha técnica

Título original: Terminator: Dark Fate.
Dirección: Tim Miller.
Reparto: Linda Hamilton, Arnold Schwarzenegger, Mackenzie Davis, Natalia Reyes, Gabriel Luna, Diego Boneta, Enrique Arce, Tristán Ulloa.
Guión: David S. Goyer, Billy Ray, Justin Rhodes (Historia: James Cameron, Charles H. Eglee, Josh Friedman, David S. Goyer, Justin Rhodes.
Música: Junkie XL.
Fotografía: Ken Seng.


Comentarios


"Terminator: Destino oculto": Sarah Connor vuelve enojada y poderosa