Testigo de un crimen impune de la Triple A, acusado por calumnias



Alberto Rodríguez, testigo del asesinato -hace 32 años en un pasillo de la Universidad Nacional del Sur- del estudiante roquense David "Watu" Cilleruelo, fue querellado por el camarista federal Néstor Montezanti, a quien vinculó con la organización paramilitar Triple A. Fue citado a juicio para los días 17 y 18 de abril, en Bahía Blanca, cuando Rodríguez deberá afrontar la demanda por calumnias e injurias que le inició Néstor Luis Montezanti.

Alberto Rodríguez fue testigo el 3 de abril de 1975, del asesinato de David Cilleruelo, "Watu", militante de la FJC y secretario de la Federación Universitaria del Sur, en los pasillos de la Universidad mientras se encontraba distribuyendo volantes a los estudiantes ingresantes. Lo mató Jorge Oscar Argibay -parte de la custodia del rector Remus Tetu-, quien al ser indagado designó como abogado defensor a Néstor Montezanti, quien en esa época y posteriormente asesoró al militante de la Concentración Nacionalista Universitaria Néstor Beroch, al interventor de la UNS Remus Tetu, al responsable de La Escuelita general Acdel Vilas y al médico acusado de prestar servicios en ese centro clandestino Humberto Adalberti.

En el año 2002, durante una reunión del Consejo Superior de la UNS, de la que participaba como delegado de la Asociación Argentina de Actores, Rodríguez dijo "en lugar de poner trabas al ingreso de alumnos habría que analizar de una vez el plantel docente. Aquí hay personajes de la Misión Ivanissevich que fueron cómplices de los crímenes ocurridos en esta universidad, como Néstor Montezanti, impulsor de la pena de muerte y partícipe de la Triple A".

Por esa frase, Montezanti le inició juicio por calumnias e injurias recién dos años después, en 2004, luego de ser designado camarista federal. Rodríguez rechazó las intimaciones a desdecirse, y así llega a juicio oral por calumnias e injurias, sumado a la exigencia de un resarcimiento económico de 10.000 pesos más intereses.


Comentarios


Testigo de un crimen impune de la Triple A, acusado por calumnias