Tomar conciencia de la enfermedad, primer paso para salir

El reconocimiento de la patología y el posterior tratamiento son lo principal para arribar a una curación. Por ello, el primer paso consiste en que el paciente tome conciencia de su problema. En el caso de los varones, esto pareciera ser mucho más difícil que en el caso de las mujeres con trastornos alimentarios.

«Cada vez que hay un varón en la consulta tratamos de informarle sin decirle exactamente lo que tiene porque a ellos les cuesta mucho pensar que tienen una enfermedad que es patrimonio de las mujeres, cuando además ellos a esa edad están tratando de definirse como varones», manifestó la doctora.

La familia también debe aceptar la patología. «Hay muchísimas familias que les cuesta poder pensar que el chico, teniendo para comer, no coma y aluden a que son «cosas de adolescentes». Además esto se ha transformado en una epidemia oculta ya que en una población no sólo de adolescentes, sino de adultos jóvenes y niños, la dieta se transformó en una epidemia. Parece que estar sano es hacer dieta. Por eso cuando uno habla de trastorno nutricional, a los papás les cuesta pensar que el chico tiene una enfermedad y no «cosas de chicos». Solamente en los casos más graves causa alarma, especialmente en los casos de anorexia o trastornos restrictivos».

Sin embargo, los más frecuentes son los Trastornos Alimentarios No Especificados (TANE), que ocupan el 50 por ciento de los trastornos, mientras que el segundo en frecuencia es la bulimia y el último la anorexia, alrededor de un 1 por ciento de la población afectada. «Pero es éste el que causa mayor alarma porque el chico llega a pesar 30 o 40 kilos. Aunque se debería apuntar a que los papás nos demos cuenta cuando el chico tiene un TANE o una bulimia, donde el chico tiene un peso normal», señaló Sáez.

Ante una duda o cuando ya la enfermedad se ve confirmada, los especialistas recomiendan concurrir a un médico que conozca la patología.

«Todos estos trastornos agarrados a tiempo, son muy fáciles de resolver. En cambio cuando llevan mucho tiempo son muy difíciles, llevan mucho tiempo de tratamiento, recaídas», explicó Sáez.

Para llevar adelante el tratamiento, Río Negro cuenta con un centro especializado y Neuquén con dos. Además, desde la Fundación Jóvenes se capacitan a los profesionales de la salud pública para apoyarlos en la formación de equipos de profesionales.

Los mismos están formados generalmente por un médico, un clínico, una nutricionista y por lo menos dos psicólogos y psiquiatras. Esto, según la especialista, para controlar el riesgo psicológico que conllevan este tipo de trastornos.

Nota asociada: Cada vez hay más varones que sufren trastornos alimentarios

Nota asociada: Cada vez hay más varones que sufren trastornos alimentarios


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora