Tres candidatos en busca de un esquivo voto de centro en Brasil

Buscan romper una polarización entre el exmilitar y ultraderechista Jair Bolsonaro y Fernando Haddad, la opción del PT, en las elecciones de mañana.



#

147 millones de brasileños elegirán el domingo presidente y vice, diputados, senadores, gobernadores y legisladores regionales.(Foto: archivo )

Tres candidatos principales
–Ciro Gomes, Geraldo Alckmin y Marina Silva– trataron de dar expresión en la campaña de las elecciones presidenciales de Brasil a posiciones menos polarizadas que las del diputado ultraderechista Jair Bolsonaro y del izquierdista Fernando Haddad, que lideran los sondeos.

Ciro Gomes: en busca del PT

Un temperamental abogado y caudillo del nordeste, de 60 años, fue visto como el dirigente capaz de capitalizar el voto de izquierda tras la detención del expresidente Lula da Silva, que purga desde abril una pena de 12 años de cárcel por corrupción. Pero el líder histórico del Partido de los Trabajadores (PT) decidió designar a Fernando Haddad. En su tercera tentativa de llegar a la presidencia, Gomes, del Partido Democrático Trabalhista (PDT), se estancó desde entonces en los sondeos, quedando en torno a un 11%. Fue alcalde, gobernador, diputado y dos veces ministro. Ocupó la cartera de Hacienda en 1994.

Alckmin: sin carisma

El exgobernador de Sao Paulo de 65 años, dice con orgullo: “No soy un showman”.

Miembro fundador del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), junto al expresidente Fernando Henrique Cardoso , se alió con partidos de centro y de derecha. No supera el 10% en las encuestas. En 2006, Alckmin ya intentó la aventura presidencial, pero fue derrotado en la segunda vuelta por Lula.

Marina Silva: sobreviviente

De 60 años, superó una pobre y dura infancia en la Amazonía y trabajó por la causa ambiental antes de entrar en el mundo de la política brasileña, dominada por hombres.

De fe evangélica, fue senadora del PT y ministra de Medio Ambiente de Lula, antes de romper con su mentor. Compitió en las presidenciales de 2010 y 2014, terminando en tercer lugar. A inicios de la campaña se situaba también en tercer lugar en las encuestas –y en segundo en los escenarios sin Lula– pero en las últimas semanas perdió más de la mitad de intenciones de voto y quedó en quinto lugar, con un 6% de intenciones de voto.

Estas son las octavas elecciones que se realizan desde el retorno de Brasil a la vida democrática. Pero es la propia democracia la que se ve cuestionada

Hacia un escenario de balotaje

Los brasileños celebran mañana la primera vuelta de una elección presidencial que puede poner al frente al ultraderechista Jair Bolsonaro, aclamado por sus admiradores como “el salvador de la patria”.

Los sondeos prevén una segunda vuelta el 28 de octubre entre el diputado Bolsonaro y el excalcalde de Sao Paulo Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, preso por corrupción.

Quien resulte electo sucederá a Michel Temer, el más impopular de los mandatarios desde la restauración de la democracia en 1985, y tendrá por misión recomponer la credibilidad del Estado después de años de crisis económica, violencia y escándalos de corrupción.

Datos

Estas son las octavas elecciones que se realizan desde el retorno de Brasil a la vida democrática. Pero es la propia democracia la que se ve cuestionada

Comentarios


Tres candidatos en busca de un esquivo voto de centro en Brasil