Muebles patagónicos

Tradición y vanguardia reúnen dos firmas de excelente factura y diseño.

Por Redacción





diseño

U

n día, a través de un encargo, surgió la posibilidad de elegir muebles. Acto seguido nos pusimos a pensar cómo tendrían que ser y qué debían ofrecer. Se me vino a la mente que tendrían que poseer comodidad, ser racionales, modernos y representarnos de un modo auténtico (esto, tal vez, era lo más difícil). Fue allí fue donde me puse a indagar para encontrar la respuesta: “Un mueble de vanguardia y con un significado auténtico de la Patagonia”. En la búsqueda pude apreciar la obra de dos jóvenes estudios de diseñadores con mucha fuerza: “El Catango” de Patricio Machado con sede en San Martín de los Andes y “Designo Patagonia” de Manuel Rapoport y Martín Sabattini que residen en Bariloche. Lo que llamó mi interés no fueron solo sus líneas y mobiliarios exquisitos sino el proceso y lo que me contaban sus muebles, algo que luego fue ratificado por sus autores. En el caso de “El Catango” encontré a primera impresión un mueble sólido, de madera, de líneas directas, tan sencillas como complejas. Imaginaba a un cliente en ella, refugiado en su casa y disfrutando del paisaje. El mueble, casi imperceptible, se fusionó con él y entró en el hogar. Con los objetos de Designo tuve una sensación especial, visualicé un trozo de la Patagonia que podía llevar a ese hogar. Ambos autores me provocaron una sensación de trascendencia, sus visiones se apropiaron de la respuesta a mi hipótesis. Eran cómodos, confortables y tenían una búsqueda muy interesante. Hablando con Patricio de la técnica le pregunté porqué creía que son tan particulares. Al entrar en su taller de chapa, la respuesta fue obvia: “La madera es de nuestra tierra, los carpinteros trabajan en ella del mismo modo que hace décadas, el proceso de fabricación es artesanal, pero el ensamblaje y la producción fueron pensados y diseñados para este entorno”. Dejando la inspiración de lado y con una lógica muy clara, logró hoy un producto contemporáneo que se produce y exporta desde su taller en la Vega a cualquier lugar del planeta. Designo orientó su búsqueda con otros temas: “la poesía”, lo sorprendente e inesperado de nuestro territorio. Una búsqueda en los recuerdos, un efecto casi cinematográfico que plasma nuestro paisaje. No me sorprende que sus diseños estén publicados y premiados por todo el mundo, esa postal emblemática de la silla matera en la estepa lo dice todo. Pero en ambos casos se eligió un mismo camino, lo que llamo la experimentación, la vanguardia y lo auténtico, algo que puede ser leído desde la periferia al centro, desde la Patagonia al mundo en un único idioma. estudio@slarquitectos.com.ar http://serventelarrazabalarquitectos.blogspot.com

TEXTO: Santiago Servente

1 y 3) Interior de “El Catango”, una firma más que imprescindible, en San Martín 2 y 4) Los mentores de Designo


Comentarios


Seguí Leyendo

Muebles patagónicos