Un dólar alto, el motor del superávit comercial

En lo que va de 2019 las expo suben 5,4% y las impo caen 25,6%. Sobresale la caída en las compras de bienes de capital.



Pocas son las credenciales que puede exhibir en materia económica la gestión Macri, cuando restan apenas dos semanas para el fin del mandato. Entre ellas, puede contabilizarse que el presente año finalizará con un superávit comercial en torno a los u$s 13.000 millones.
No se registraba un escenario similar desde el año 2012, cuando el resultado comercial fue positivo por u$s 12.008 millones.
El principal motor del resultado positivo, es sin lugar a dudas la devaluación del 100% que tuvo lugar en Argentina durante el último año. Ello genera que sea más caro para los argentinos comprar en el exterior, y que al mismo tiempo las exportaciones argentinas sean más competitivas.
Los datos publicados el jueves por el Indec, confirman esa tendencia. En efecto, en los primeros diez meses del año, las exportaciones crecieron un 5,4% mientras que las importaciones cayeron un 25,6%. Es la principal explicación para el saldo comercial positivo que entre enero y octubre de 2019, llega a los u$s 11.265 millones.
El detalle de la evolución de las exportaciones y las importaciones, también es revelador.
Las ventas argentinas al exterior estuvieron movilizadas este año principalmente por la exportación de productos primarios que creció 27,9%, mientras que las ventas de manufacturas de origen agropecuario crecieron solo 3,3% y las de combustible un 5,7%. Las exportaciones de manufacturas de origen industrial en tanto, cayeron 7,5%.
Respecto a las compras en el exterior, resalta el derrumbe de la importación de capital, lo cual refleja el enorme parate de la industria nacional. La importación de bienes de capital en los primeros diez meses del año cayó 32,5%, la de bienes intermedios lo hizo un 14,4%, mientras que la de piezas de bienes de capital (insumos), retrocedió un 17,2%. Las compras de bienes de consumo en el exterior cayeron un 28%. Esto último refleja el golpe al bolsillo de quienes hasta hace dos años estaban habituados a los viajes de compras, generalmente para adquirir indumentaria y tecnología liviana (celulares, computadoras, tablets).
Capítulo aparte merece la importación de vehículos, la cual experimentó un verdadero derrumbe, retrocediendo un 56,3% en lo que va de 2019. Dicha dinámica acompaña la evolución de la industria automotriz en Argentina, que en la actualidad trabaja al 38% de su capacidad instalada.

En números

u$s 11.265
El superávit comercial argentino (en millones) acumulado en los primeros diez meses de 2019.

Comentarios


Un dólar alto, el motor del superávit comercial